MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

lunes, junio 02, 2008

Mujeres de culebrón

El otro día cayó en mis manos un libro llamado "mujeres de culebrón". En él se relatan las idas y venidas de las protagonistas de los culebrones que más éxito han tenido en España: los ricos también lloran, cristal, pasión de gavilanes o sin tetas no hay paraíso.


Con una simple ojeada, me he enterado de cosas tan, em, interesantes como que el nieto de Verónica Castro se llama Mikhail Zaratustra (¡¡¡!!) , que a ella le robaron las maletas en Moscú (las catorce que llevaba) e hizo una petición "al pueblo ruso" y le devolvieron trece o que Betty la fea se estaba divorciando en la vida real del diseñador gay que la odiaba en la serie (y fuera de ella) y que la llamaba moscorrofio. Vamos, que no sé cómo he podido vivir sin toda esa cascada de datos. El libro es mezcla de "Lecturas", con "Telenovelas" y con "qué fue de...", un tanto raro y rancio, pero que por eso te deja ahí, pegada, sacando lo peor de ti.

Y cuando estaba ahí, riéndome de mí misma por ser tan lerda de haber dedicado quince minutos al libro, me di cuenta de que, a pesar de que siempre me he reído de las telenovelas y sus tópicos (los luis Alfredos, los maquillajes dragqueen de las protas de los años ochenta y noventa, sus cardados, las malas tan malas y todas esas cosas) pues bueno, alguna vez he caído con los dichosos culebrones. Porque por lo general las telenovelas no me gustan, pero siempre han estado en mi vida y alguna me he tragado (ahora mismo Misia está tapándose los ojines con los dedos, a modo de banda negra, para que no se la reconozca).

Cuando yo era pequeña, Dolores, la chica que nos cuidaba, estaba enganchada a "Los ricos también lloran" que ponían en la tele por las mañanas. Como yo era una niña muy repelente y cansina que no se metía un bocado en la boca si no le leían un libro o le contaban un cuento, la pobre Dolores optaba por contarnos las desventuras de Mariana, la prota de la telenovela. Y los días que estábamos enfermos, nos enchufaba la tele, así yo le puse cara a todas esas historias. Lo que es la memoria, sólo me acuerdo de la tía escondiéndose entre balas de paja en la cabecera y de Ramona, una criada de la familia que era medio bruja y operaba con calaveras y pócimas (o eso recuerdo) y que me daba mucho miedo.

Más tarde yo no me enganché a Cristal, que fue la causante del gran boom aquí en España, ni al resto de telenovelas con nombre de mujer-joya. La única que medio vi, al irme a vivir con mi abuela con diecisiete años, fue "agujetas de color de rosa", de la que no me acuerdo de nada, excepto de que iba de patinaje y de que no vi los dos últimos capítulos. Supongo que era mala a rabiar, para que se me haya hecho semejante agujero en el cerebro.

Creo que la única telenovela que he visto más o menos entera es "Betty la fea", que sí, me gustó (aunque no llegué al umbral de enganche de una amiga mía, que dejaba las clases de doctorado a medias para irse pitando a casa a ver a Betty). Me reía un montón y los personajes molaban (esa rubia tonta, ese diseñador snob, el plantel de las feas). Y claro, la historia de amor. Ains.

La protagonista de la versión española de Betty la fea también está en el libro, pero lástima que se haya publicado ya, porque a la autora no le ha dado tiempo a incluir a la nueva mujer de culebrón: Be. No, la nuestra no. Como en la serie la fea va a dejar de ser fea y se marcha y hay que alargar el asunto (supongo que para amortizar su revista), se han buscado a una nueva Beatriz, esta vez guapa, que tiene que demostrar que vale mucho, más allá de su físico, y que se hace llamar Be.

Pero que sepan que a la genuina y original Be la tenemos aquí. Ea.

6 comentarios:

E. Martin dijo...

Todo el mundo sabe (o debería saber) que la auténtica BE televisiva es es la Esteban, la de El Programa de BE.

Be dijo...

Zorras robanicks!!! >_<

geminisdespechada dijo...

no viste cristal? yo estaba en un campamento y corríamos 4 kilómetros hasta la televisión más cercana!! (corríamos porque si llegaban antes los chicos nos ponían el tour de francia)

Illuminatus dijo...

¿Culebrones? ¡Que vulgaridad! En mi casa se veía Falcon Crest, porque aún hay clases, y yo era fan de Richard Channing con mis siete añitos clavados (hay que ver para todo lo que dio el secuestro de su hijo).

Por cierto, no sé qué es peor: si el libro ese o el que me estoy leyendo yo sobre Richard Cuclinsky, (a) el Hombre de Hielo. Edificante que te cagas...

Céfiro dijo...

Yo recuerdo la imagen de las balas de paja siempre que oigo o leo algo de "Los Ricos También Lloran", pero no recuerdo nada más. Me pasa lo mismo con "Doña Bella" y su caballo...ains.
Las que si recuerdo son "Falcon Crest" y "Caballo Viejo".

Salud.

Gato dijo...

Yo me tragu� dos: Cristal y Topacio. Topacio era la ciega pava aquella, a la que se le iba y ven�a la vista seg�n las emociones, que estaba enamorada de un chico con el pelo ca�do en la cara como un tonto y que ten�a obsesionado a un m�dico chungo con media cara quemada. En Andaluc�a caus� furor...