MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

lunes, junio 30, 2008

Mi madre, el sherpa


Mi madre, esa mujer de la que he heredado –entre otras cosas– el llevar las gafas sucias, esa mujer que nunca hubiera venido a verme jugar al baseball, esa mujer que me lee, tiene un sentido de la orientación legendario. De malo.

Ejemplo 1: Un septiembre que dejamos a mi padre trabajando en Madrid y nos fuimos mi madre, mis hermanas y yo una semana a la playa las cuatro solas. Pues en siete días no se aprendió el camino de vuelta de la playa al hotel. Todas las tardes terminábamos en la misma calle sin salida. Todas las tardes durante una semana. No me preguntéis por qué a la ida no teníamos problemas. Sólo sé que menos mal que, A) a las chicas no nos da vergüenza pedir indicaciones, y B) nosotras -que teníamos de 6, 9 y 12 años- nos orientábamos mejor. Al final acabábamos llegando, aunque más por chiripa que por otra cosa.

Ejemplo 2: Cuando nos mudamos hace mil años le costó aprenderse cómo se iba a casa… Los primeros cuatro o cinco días teníamos que pararnos y preguntar el camino a la gente. Que sí, que ya he dicho que no nos importa nada preguntar, pero es que preguntar cómo se va a tu casa cuando ya llevas cuatro días viviendo allí es hasta ridículo.

Ejemplo 3: Cuando estamos en CasaPadres y por cualquier cosa quiere señalar hacia la panadería, o hacia la estación de tren de Cercanías, o hacia el Carrefour… siempre, invariablemente, se equivoca. Nunca acierta, jamás, ni de casualidad. La llamamos Sherpa Tensing.

Así que cuando el otro día paseando al perro nos metió por un campo que no me sonaba nada, me temí lo peor. Pero íbamos tan felices por entre las encinas, la jara y las gramíneas de metro y medio de alto, que me descuidé. Y me pilló por sorpresa cuando empezó:

-Uy.
-Uy, ¿qué?
-¿Me he pasado la salida?
-¿Eh?
-Nada, no te preocupes, pero creo que por aquí ya hemos pasado.
-Mamá, no me digas eso…
-No sé, creo que estamos andando demasiado.
-Mamá…
-No, no pasa nada, vamos bien.
-¿Cómo lo sabes?
-Tú sigue a Gol.

Gol, pastor alemán, cinco años y medio, color negro y fuego, treintaitantos kilos de peso. El héroe que nos sacó de ahí.

18 comentarios:

Jill dijo...

Donde haya un fiel perro marcándonos el camino que se quiten todos los sentidos de la orientación. xD

Sheena dijo...

La mía se orienta bien pero es despistada con los nombres de las cosas. Ejemplo verídico: "dame esa cosa" ??? "si, la cosa esa con pinchos" ????? "eso que pincha comida" ¿un tenedor, mami? "si, eso he dicho, un tenedor"....
Madre no hay más que una.
besukis!!

beatriz dijo...

jajajajajaj
¿y no pones foto del Héroe? ¡ese perro si que vale!!
Osu yo cuando saque al dalmata de mi amiga en sevilla (¿a quien se le ocurre sacar al perro en una ciudad que no conoce, el 1º dia que llegas, nada mas que a mi claro...) si encontre el camino de regreso una hora despues fue gracias a meritos propios y no al condenado can que segia esquivando la vivienda ...y es que si yo me arrimaba un metro a la puerta, como por casualidad, el corria para el otro lao disimuladamente

E. Martin dijo...

Ya que estais, deberíais ponerle un barrilito de ron al cuello. Nunca se sabe...

geminisdespechada dijo...

jajaja pobrecilla.. ya no se va a quitar la fama nunca.. seguro que a veces no se pierde.. pobre.

Eva Luna dijo...

Anoche mogollon de gente coreó a tu perro cuando unos de rojo jugaban al futbol, o algo asi.
Ponle un chip, eh... al perro, digo.

querida_enemiga dijo...

Me encanta 'Gol' como nombre de perro. El sentido de la orientación es algo que no todos tenemos, pero bueno... ¡¡preguntando se llega a Roma!!, es lo que hago yo.

ca_in dijo...

El sentido de la orientación se puede aprender, no sé como, pero tengo pruebas: un amigo mío hasta hace unos años cogía siempre en dirección contraria hacia donde creía que debía dirigirse porque así era más probable que llegara a donde debiera, ahora ha dejado de hacerlo porque su sentido de la orientación acierta más (pero se sigue perdiendo).

¿Tu perro viene cuando se enciende un petardo?

potsis dijo...

Tener un perro con un nombre como ese en un día como hoy es muy fuerte. Y es que además es tu gran salvador.

Un saludo.

ZaraJota dijo...

Eh! A los hombres no nos da vergüenza preguntar... Solo que no nos hace falta... Nos gusta dejarnos llevar...

Illuminatus dijo...

Para orientarse se utilizan, esencialmente, dos tipos de elementos: 1)puntos de referencia, como estructuras o elementos de la localización geográfica que sean más o menos particulares (valen cosas como "la farola verde esa con la bombilla rota"); y 2)los puntos cardinales y cuerpos celestes de posición relativamente fija.

De todos modos, la mayoría de mujeres que conozco no podrían orientarse en un cajón de calcetines...

Efe dijo...

Laaaassss muuujeeeressss nooo se orieeeenntaaaannn jaamásssss, esss biológico.

Por cierto, ¿35kg? No paso yo por tu casa ni-de-coña.

Be dijo...

Jill, lo que pasa es que en medio del campo son fácilmente despistables. ¡Y si llega a haber aparecido un conejo!

Sheena, ¡mi madre también hace eso! ¿Nos volveremos nosotras también así?

Beatriz, ¡jajaja! ¡El pobre quería pasear! (Es que haciendo el post me di cuenta de que notengo fotos digitales de Gol... pero lo solucionaré)

E.Martin, tratándose de mi madre, mejor Gin Tonic.

Géminis, no se pierde siempre, claro que no. ¡Pero se pierde en momentos que no debería perderse!

Eva Luna, sí que es divertido ver partidos de futbol con el perro por ahí. Cuando marcan se cree que le llamas y también lo celebra.

Querida, ¿verdad que mola?

Ca_in, mi perro aulla y se esconde cuando hay petardos o fuegos artificiales de por medio (como casi todos los perros que conozco). ¡No les gusta nada de nada!

Potsis, ¡y además es más mono mi perro!

Zarajota, ¡qué explicación tan creativa! XD

Illuminatus, el sentido de la orientación no es cosa de hombres: nosotras somos tres hermanas y nos orientamos todas perfectamente... mientras mi amigo Jona se pierde en cuanto intenta ir a comprar el pan por una ruta diferente.

Efe, haces bien: por lo que has escrito, si te acercas, te echo al perro.

ca_in dijo...

Estuve haciendo memoria y he conseguido recordar cuando mi amigo empezó a mejorar su sentido de la orientación. Fue tras una temporada en que estuvo obligado a participar en carreras de orientación por el monte. La primera señal fue que dejó de preguntar ¿Para qué #$&$ sirve saber donde está el norte?

Escribo esto por si tu madre, o cualquier otro Ryoga Hibiki, quiere intentar dejar de perderse tanto.

Be dijo...

Ca_in, me parece que mi madre prefiere seguirse perdiendo antes que tener que correr por el bosque con un mapa y una brújula... ^__^

ca_in dijo...

Siempre podéis obligarla ^__^

Be dijo...

Jajajajaja! Ca_in, ¡obligar a mi madre A algo!

E. Martin dijo...

El sentido de la orientación depende de la percepción espacial y se tiene o no se tiene, no se aprende. Yo lo tengo.

(bueno, menos en la zona de confluencia Princesa - Gran Vía de Madrid, que ahí las calles tienen geometría no euclidiana y cada vez que intento acortar yendo de una a otra acabo en la Castellana)