MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

lunes, julio 06, 2009

Grandes Heroínas de Ficción: Puck


Bente Winter, prota de una serie de 29 libros que me encantaba de peque, es una chica danesa huérfana de madre. Su vida cambia (y la historia de los libros empieza) cuando su padre, ingeniero, es destinado a Chile y decide que su hija se quede en Dinamarca, estudiando en un internado.

Primera parte: el pensionado de Egeborg

Es un cole bastante guay. Es mixto, los directores son demasiado encantadores para ser reales (los Frank, que son un matrimonio superperfecto en plan los padres de "La Tribu de los Brady" pero sin hijos), la escuela es superchula, está en medio de un bosque superchulo, con un lago superchulo, con montañas superchulas, con actividades superchulas y alumnos listos y simpáticos... y al principio Bente odia estar allí.

Está triste, echa de menos a su padre, se siente abandonada, discute con todos... y sólo está a gusto paseando sola por el bosque. De hecho los compañeros de Bente la "rebautizan" Puck, como el duende de Shakespeare, por su tendencia a desaparecer en el bosque cada vez que puede.

Pero todo esto pasa en el primer libro. Al principio del primer libro. Porque Puck en seguida hace amigos: Karen, la más complicada y aparentemente gruñona... y en realidad llena de problemas familiares a la que Bente se gana y se hacen las mejores amigas. Inger, la más seria y estudiosa y calmada... y aburrida. Navío, la más alocada y diver y cuya frase preferida es "¡formidablemente palpitante!". Alboroto y Cavador, los chicos más traviesos del cole, que tienen con Puck unos piques competitivos que siempre gana ella (¡me encantaba que ganaran las chicas!). Anelisse, la pija y pelín repelente hija del hacendado dueño de la finca de al lado del internado.

Puck deja de estar enfadada con el mundo, le coge el gusto a Egeborg, hace amigos y se convierte en la líder del grupichi guay del cole. A partir de aquí es una sucesión de aventuras chachis, misterios resueltos, malvados derrotados, vistorias deportivas, nuevos amigos. Puck es perfecta, lo hace todo bien, es la más lista, la mejor esquiadora, la mejor patinadora, la que nada más rápido, la corredora más veloz. Se gana a mayores y pequeños, baja los humos a los listillos (mayores y pequeños) y come chocolate.

Y así pasan los meses, los años y los libros, todo esto salpicado de alguna que otra visita de su padre, que por cierto en el libro 11 se vuelve a casar con Ellen, la profe preferida de Puck.

Y no, después de la boda tampoco se la llevan con ellos a Chile: Puck se queda en Dinamarca y sigue estudiando, ganando carreras, resolviendo misterios y atrapando ladrones y contrabandistas. Y cuando termina el cole en Egeborg se marcha a Copenhague.

Segunda parte: el instituto Clara Moeller

Puck, Karen y Navío siguen estudiando y viviendo juntas. Van a clase, aprenden cosas nuevas, siguen nuevas normas y reciben nuevos castigos cuando las rompen, hacen nuevas amigas (como Torbellino y Karina), corren aventuras nuevas pero parecidas a las de la primera parte... con un pequeño componente más: los chicos.

En la primera parte había chicos, sí, pero eran amiguetes y ya está, no había novios por ningún lado. En esta parte hacen su aparición las fiestas, los bailes, las citas, los novietes... pero no para Puck.

Mientras todas hacen planes de futuro, personales y profesionales, y algunas hasta se comprometen para casarse... nuestra heroína sigue ayudando a sus amigas en sus cosas, descubriendo misterios y atrapando secuestradores, defendiendo a compañeras (no recuerdo si era una princesa india o africana) de ataques racistas de otras compañeras, dando chascos a profesoras malvadas... pero no se enamora hasta el último libro de la colección.

Yo, que caí rendida a los encantos de Alboroto desde casi su primera aparición, no entendía que a Puck no le molara. Se reencuentran en el libro 26, "Puck y los Contrabandistas", pero nada, oye. Siguen siendo amigos y ya. Un trauma.

Un trauma casi como que sea la pedorra de Amy y no Jo la que se quede con Laurie en "Mujercitas", para entendernos.

Y es que no es hasta "Adiós, Puck" que Bente conoce a Ole Bang.

Y a pesar del nombre, se enamora de él.

Ole es el hijo del jefe de su padre, es alto, guapo, listo, trabajador, deportista, y con los ojos azules.

Y entonces el coeficiente intelectual de Puck baja 100 puntos de golpe. Se vuelve torpe, no sabe cómo actuar, está hecha un lío, llora, está de los nervios...

Por suerte para ella, su adorado Ole no se fija en esas cosas. Él la ayuda con el misterio que tiene entre manos, gana una importantísima competición de remo, triunfa en su trabajo y la tranquiliza cuando ella sufre un miniataque y está toda llorosa por la inseguridad ("Ole, que yo te he dado un beso y tú a mí no... y sólo me hablas del misterio que me estás ayudando a resolver, ¡buaaaaaaaaaaa!"). Ole, en vez de sacar el lexatín, le seca las lágrimas... y la besa.

Y, a pesar de que todos nos alegramos por Puck, el último libro de la colección es anticlimático. Bente no se lo piensa dos veces y ¡dos semanas después de conocer a Ole! se pira con su padre, su madrastra y su prometido a la India sin haber terminado los estudios.

Que no es que estudiara medicina ni nada, era como una especie de título de filosofía y letras de un centro para chicas, pero es que cuando toma la decisión ella dice: "Ole no me va a querer más por tener un diploma". Y claro, para una chica que se ha pasado la vida superando a los chicos en ingenio, en destreza, y en deportes... pues puf.

Y cuando se va a la India a vivir en plan superamor se despide de sus amigas, que van a despedirla tristísimas, en plan "hasta nunca" ("¿Crees que volveremos a verla, Karen?" "No, Navío, la India queda muy lejos"). Se despiden en el aeropuerto, ellas venga a llorar, ella mucho menos afectada porque sólo piensa en Ole. Y claro, para una chica que ha vivido unos añitos con su padre lejos y con Navío, Karen, Inger y las otras casi como única familia... pues puf.

Vamos, que como me apuntó Xisca la otra noche dan ganas de coger la pluma que dejara Lisbeth Werner (que no es una señora de verdad sino el alias de Carlo Andersen y Knud Meister -que se encargó del final de la serie cuando Anderson se murió y al que yo culpo de todos los desastres-) y continuar la historia donde la dejaron.

Lo que nunca se escribió: diez años después

Una fondona Puck pilla a Ole frinkándose a la vicepresidenta de la compañía, una que sí acabó los estudios y no dejó de practicar esos deportes que tan bien se le daban.

Entonces se da cuenta de que igual hubiera sido bueno terminar los estudios. Decide plantar a los dos hombres de su vida -el dejado de su padre y Ole-, salir de la puta India y volver a Dinamarca.

Intenta recuperar a sus amigas, proceso que le lleva tiempo porque hace mucho que dejó de contestar a sus cartas y ya casi no se acuerda ni de sus nombres. Al final las encuentra, y se reunen, y ellas la ayudan a no darse a la autodestrucción total (ya sea en forma de drogas o de comida basura).

Vuelve a Egeborg, donde los Frank le dan trabajo de profe de danés (eso no se le ha olvidado). Puck se pone en forma nadando en el lago, corriendo por el bosque, montando a caballo con su amiga Anelisse -que sigue siendo una pija-, esquiando y patinando. Además retoma la fotografía, se presenta a concursos y gana algún premio.

Y entonces, sólo entonces, cuando vuelve a ser una persona independiente, cuando vuelve a tener vida propia (interior y exterior), cuando vuelve a practicar actividades que le gustan, cuando vuelve a ser creativa, cuando vuelve a sobresalir en cosas... se reencuentra con Alboroto. Que es exitosísimo también en lo que quiera que haga. Y al que siempre le ha gustado Puck por lo que era, una chica súper, una "pre-mujer fuerte".

Y se enamoran. Y se casan. Y tienen cachorros.

Y viven felices para siempre.

Y, ahora sí, FIN

68 comentarios:

Inner Girl dijo...

Plas, plas, plas.

PUCK era la serie que DEVORABA cuando era pequeña, me encantaba.

Estoy superdeacuerdo con este post, desde la primera palabra hasta el punto y final. BRAVO.

lironcillo dijo...

¡Sí, sí!!! Yo también devoraba esos libros. Aún los tengo, de hecho. Y también opino como Inner Girl. Siempre pensé, además, que Puck tenía que haberse liado con Alboroto, que era un encanto, la verdad. Hombre, eso no lo pensé la primera vez que los leí, que era muy peque, pero más adelante sí xD

Gracias por este post, ¡me ha encantado!!! ^^

mari dijo...

Pues que queréis que os diga, pero yo a esta chica no la soportaba. A mí me perdían Los Cinco, Los siete secretos y, sobre todo, Los Hollister. Como que una sola... y con esas historietas... no sé, leí uno y no me llamó la atención, y el post de hoy me ha reafirmado en mis ideas... el mensaje subliminal esta claro... a casarse y engendrar. Prefiero a Jorge y sus primos, esos tenían más gracia.

javi dijo...

Cuando era un renacuajo mi hermana, pobre sufridora con la que compartia cuarto, me leia Puck para que dejara de darle el coñazo y me durmiera de una vez. Recuerdo sobre todo Puck en la Nieve... ¡pero jamas esperé un final como ese!

mariajesusparadela dijo...

Be, ya te dí las gracias en el post anterior por el consejo de Helena, pero quizá no lo hayas leído. ¿Puedo, humildemente, recomendarte dos libros que seguramente te gustarán? Uno es "Recuerda, cuerpo", de Marina Mayoral y el otro "Una lectora nada común" de Bennet. No son "betselers"(¿te gusta?), ni falta que les hace. Gracias de nuevo.

Cora dijo...

Ufff, aquí otra traumatizada con el final de Puck!! Mira que debía de tener diez u once años cuando lo leí, y aún así me acuerdo de pillarme un mosqueo que pa qué...

IL1A- EOI Icod dijo...

¡Por fin! Ya puedo quedarme en paz con el final de estos libros, en serio, nunca pude superar que no terminara con Alboroto, ¿en qué cabeza cabe? Cuánta falta hacía un post así, gracias BE!! Los traumatizados por Puck y su escaso-casi-nulo-criterio-para-elegir-hombres te lo agradeceremos forever

Heike dijo...

Me ha ENCANTADO el nuevo fin de Puck. La verdad es que en su día me decepcionó mucho el fin ¿no termina sus estudios? ¿de qué va esta tia?

Gracias, Be.

Olly dijo...

El post me ha encantado aunque no leí los libros de Puck.
Yo era de Enid Blyton: Torres de Malory, Las mellizas en Santa Clara...
Musus

Illuminatus dijo...

Después de haberme leído los dos primeros libros de Larsson, me ha quedado bastante claro que lo del mundo escandinavo y el feminismo no es tan bonito como lo han solido pintar por aquí. En ese sentido, que el tipejo ése cogiera la saga y la terminase como la terminó, no me resulta extraño.

Vicent dijo...

Desde el punto de vista objetivo de alguien que nunca ha leido a Puck y viendo el nuevo final que cuentas... veamos:

Si el fabuloso Alboroto ha conseguido llegar soltero a la edad que debe tener cuando reaparece la innombrable Puck, esta claro que es un tio listo, por lo que no se va a dejar embaucar por una simple, zampabollos (fondono sic) y cuasi analfabeta.
Alboroto seguirá su vida de crápula exitoso, saliendo cada noche con una bella mujer diferente, unos 10-15 años mas joven que él, atleta sexual y sin pensamientos de formar familia, conducirá su flamante Bentley descapotable (me acabo de acordar del reportaje de "Tendencias" de ayer en la 2) y a lo sumo le echará un nostalgi-polvo a Puck del cual probablemente ni disfrute, pero todo sea por recolocar socialmente a la innombrable.

Amen.

Sheena dijo...

Era tan exótico que sucediera en escandinavia...Me enteré antes por estos libros que existía Dinamarca que por clase de geografía XD XD
Me encanta tu final, hagamos como si el otro hubiera sido un sueño (malísimo) de Bente. Si lo hacen en los Serrano nosotras también podemos.
besukis!!!!

Biónica dijo...

Oooh, qué recuerdos...
Yo tenía una buena pila de libros de esa colección incluyendo el de "Adiós Puck" que siendo preadolescente como era, me dejaba pasmada xD, y lo releía una y otra vez.

Mi favorita era Navío, Puck también me gustaba pero estaba demasiado endiosada para mi gusto xD. Navío era la mejor secundaria. Había una que estoy recordando ahora, que tenía muchos hermanos, y gastaba siempre bromas... ummm, Jill podría ser? En fin, pues eso, qué tiempos...

Me ha encantado esta entrada :D

PD: Palabra de verificación "Pedines"

Felisuco dijo...

Un final claramente producto de otros tiempos...
Y no lo digo por la mentalidad, que me consta que mas de uno y de dos siguen pensando de esa forma.
Lo digo porque eso pasa hoy en dia, y aparece una turba con antorcha en la puerta de la editorial y una campaña en internet, que tienen que sacar un libro al año siguiente con otro autor diciendo que lo que paso en el libro anterior fué un sueño, o algo asi.
Y cerrando la saga en condiciones

Barbijaputa dijo...

Yo era más de Enyd Blyton, "Los Cinco" y "Los Siete Secretos". Me pirraban. Ahí nadie se casaba con nadie, ni nadie se enamoraba de nadie, eran mucho más prácticos.

A Puck no la conocía, pero vamos, deberías ponerte en contacto con la editorial y mandar tu final. Porque VAYA TELA, la frase de "Mi churri no me va a querer más por tener un título". WTF???

gemma dijo...

Me ha encantado ,nunca comprendi como Puck se largaba a lavarle los calzoncillos al primer cachas que aparecia, me alegra no se la unica en sentirse asi, me traumatice tanto que no volvi a releer ni un libro de la serie.
Me gustaban mas las de Enid Blyton, Torres de malory y Santa clara.
Muy bueno el final alternativo, ayuda mucho
Besos

jusiluz dijo...

Bravo, bravo, bravo por este nuevo final de Puck! A mí tampoco me cuadró para nada el que le dieron... Además me daba mucha rabia estar llorando (porque sí, me dio mucha pena que terminase la serie) con Navío y Karen y que Puck se fuera, tan feliz ella, olvidándose de todos!

Y sí, yo también era shipper de Puck y Alboroto!

Saludos!

lironcillo dijo...

Bueno, a ver, leyendo otras respuestas, tengo que decir que las que leíamos Puck no sólo leíamos eso. Yo leía también a Los Cinco, Los Hollister, una de misterios que no recuerdo el nombre, Torres de Malory, los de Santa Clara... a ver si pensáis que porque a algunas nos guste Puck (que reconozco que era demasiado guay, como alguien ha dicho por ahí) no podemos disfrutar igualmente de Los Cinco, pedazo de libros donde los haya ;)

Be dijo...

Inner, pues un besazo enorme, nena!

Lironcillo, Alboroto rocks!

Mari, ya hablaremos otro día de Jorge, la chica que se tiene que travestir de chico para poder ser el personaje molón "que hace cosas", y de Ana, la niña femenina a la que le mola limpiar y cocinar y tiene miedo de todo... Pero sí, Los Cinco molaban, no como Los Siete Secretos, donde las chicas ¡se quedaban en casa! cuando había aventuras "demasiado peligrosas" o por la noche.

Javi, ¡"Puck en la nieve" es uno de los más chupis! Pues hala, ahí lo tienes, nuestra campeona olímpica lo deja todo. Por amor. A un tío al que conoce desde hace dos semanas.

Mariajesusparadela, ¿te ha gustado? ¡Me alegro mucho! Mil gracias por tus recomendaciones, el de "Una lectora nada común" lo leí hace un año y pico, me encantó. Un besazo.

Cora, no me extraña, guapa. ¡Piensa que no estabas sola! Besos.

IL1A-EOI Icod, jajajaja, jo, ¡gracias a ti! Si hubiera existido Internet por aquel entonces este nuevo final hubiera llegado mucho antes.

Heike, nena, yo quise hablar muy seriamente con Lisbeth Werner, una cosa es ser machista de c*j*n*s, pero es que encima no tenía ni pies ni cabeza, no pegaba para nada con los 28 libros anteriores. Señora, ¡un poquito de coherencia!

Olly, yo también era más de Enid Blyton. ¿Leiste los de "La Traviesa Elisabeth"?

Illuminatus, es que encima los libros de Puck están escritos en los 70 y por ahí, no en algún oscuro periodo de antes de las sufragistas...

Vicent, ejem, según lo que cuentas Alboroto morirá solo... y en la cárcel. Porque en mi "10 años después" él y Puck tienen 30, y las chicas 15 años menores... creo que no están bien vistas. Para frinkar, quiero decir.

Sheena, absolutamente sí. ¡No podía creer que Puck, ella que era tan guay, se convirtiera en el último libro en una menosmola de marca mayor!

Biónica, ¡Navío molaba! De la otra me falla la memoria, se me está mezclando con Torres de Malory mogollón... Chicas, ¿sugerencias?

Felisuco, ¡eso sí que hubiera molado mil! Un fanviaje a Dinamarca para protestar por la mierda de final. ¡Que guay!

Barbija, es que encima no le pegaba nada de nada al personaje ni a la historia, te lo juro. Un drama.

Gemma, jajajaja, ¡un nuevo post de servicio social de QaD! ¿Y con quién te qudas entre Torres de Malory y Santa Clara? Yo con Torres de Malory sin dudar: era super pro Darrell Rivers.

Jusiluz, es que molaban mil y tenían que terminar juntos. ¡No sé en qué demonios estaría pensando este señor!

Ah, y a los nuevos, IL1A-EOI Icod, Jusiluz y los que se me puedan pasar... ¡bienvenidos! Y quedaos a dormir cuando queráis.

Charles M. Towsend dijo...

Vincent es mi nuevo heroe.

El Hombre Malo dijo...

Este post explica TANTAS cosas...


...servidor tambien leía a la Blyton, Guillermo, Verne... pero a los 11 años se pasó a las novelas de Pepe Carvalho y de ahi a la sonrisa vertical. Y ahi no se casaba nadie.

gemma dijo...

Por supuesto Torres de Malory, menudas fiestas se pegaban y la piscina molaba mil, cuando fui a Cornualles inconscientemente buscaba el colegio en cada acantilado.
La que falta del grupi es Inge, que era la empollona y tenia hermanos, no? La muy traidora se fue a la uni.
Palabro de verificación: washaha

gemma dijo...

Error, error, la gamberra se llamaba torbellino, que era una millonaria caprichosa o algo asi.
Os acordais de que habia otro chico que se llamaba Uva seca?

Be dijo...

Tou, ¿te postulas para defender a Alboroto en sus juicios por pederastia con la Defensa Towsend?

Hombre Malo, tu comment explica tantas cosas...

Gemma, ¡Torres de Malory molaba mil! ¿Te acuerdas del quinto libro, que se lo pasan entero montando una función de La Cenicienta?

Claro que me acuerdo de Uva Seca, pobre chaval, ¡menudo mote!

mari dijo...

Be, ya sé que Jorge se tenía que travestir, pero molaba que sus padres le dejaban ponerse lo que quería e ir de chico (a mí mi madre me ponía vestido sí o sí, no había negociación posible). Y obviamente, yo no soportaba a Ana, no pintaba nada en el grupo, era el pegote de turno, así que, sí estamos de acuerdo en que tenían su tema... pero lo prefería a estas chicas... Manías de una.

Una preguntilla ¿nadie conoce una colección de este tipo dedicada a oficios? Cada libro lo protagonizaba una "supergirl" de la época, que se dedicaba a una profesión "poco común". A ver si vuelvo a la biblioteca del pueblo y los veo... Esos sí que eran únicos.

Vida Dospuntocero dijo...

Yo de pequeño leía Julio Verne y Emilio Salgari, y reconozco que intenté leerme alguno de Enid Blyton. Pero a los diez descubrí a Lovecraft, Conan Doyle y Michael Moorcock y "crecí" literariamente.

Gatasombra dijo...

Otra que nunca ha leído esta clase de libros (así he salido); tengo...cuatro libros de Los Cinco y uno de los Hollister. Y ya. Yo soy de la comparsa del sr.DosPuntoCero y a esas edades estaba leyendo lo que había por casa, a saber:

- Recopilatorios de novelas de Reader's Digest (con grandes éxitos como Pelham Uno Dos Tres secuestrado o Tiburón);
-Cuentos cortos de Tolstoi;
-Las obras completas de Andersen,Grimm y Hoffman (que tiene mérito intentar leerse a Hoffman en la preadolescencia, créanme; es un tostón de tío).
-Cosas sueltas de Blasco Ibañez (cosa de tener las obras completas en casa y aburrirse mucho);
- Todas las que no me sonaban de la tele de Julio Verne (otras obras completas...mis padres compraban muchas cosas de estas).
-Sherlock Holmes, por supuesto. Y algunas de Agatha Christie también.

Luego a los catorce o así empecé con El Señor de los Anillos y Dragonlance y ya me eché a perder definitivamente.

Desde luego faltan personajes femeninos chulos en la ficción infantil/juvenil. Que no se puede vivir sólo de Miyazaki.

(pido perdón si sale repe, he intentado enviarlo antes y no sale...)

EmeA dijo...

Be, tú necesitas una Thursday Next. Y no explico por qué para no destripar nada a los que no hayan leído su primer libro

Cora dijo...

Yo los de Torres de Malory y Santa Clara también me los tragué todos! aunque se me ocurrió echarles un repasito siendo ya mayor, un día que me aburría en casa, y ya lo vi desde otro prisma. Si lo piensas, si había alguna alumna extranjera (recuerdo francesas, españolas y norteamericanas, entre las dos series), a lo mejor coindía que en el fondo era buena chica, pero siempre estaba asilvestrada, o muy consentida, y muy por detrás del nivel de las estupendísimas niñas inglesas; cuando llegaban al último curso eran mujercitas super juiciosas. ¡Que tenían 17 años, leches, que a esa edad aún estás con el pavo subido!" Y si una compañera era gorda y/o mala en deportes, tenías derecho a chincharla, ponerle motes ofensivos o tirarla vestida a la piscina...

Y sí, los de los Cinco también me los leí (qué mal me caía el padre de Jorge, y la tiquismiquis de Ana!). Y los Hollister, Trixie Belden, alguno de los Tres Investigadores... ¿Y alguien recuerda unos made in spain, de la colección Ala Delta, de un detective que se llamaba Ulises Cabal? Yo me los leí con diez u once años y me encantaban! aunque a mí todo lo que lleve misterio por medio me engancha sin remedio...

Somófrates dijo...

Vale, reconozco que llevo veinte minutos dándole vueltas a ver qué te comento de los libritos estos, pero sólo me salen burradas cada una más gorda que la anterior...

¡La de dinero en chicles que me he ahorrado no coincidiendo contigo en el cole!

Bichejo dijo...

Ni idea de Puck, pero ni idea ni idea, que ni recuerdo su existencia.

A mí me gustaban los Cinco y los Siete Secretos, pero sobre todo, Torres de Malory y Santa Clara (que mi madre regaló porque yo "ya era mayor" y del disgusto que me llevé me los ha vuelto a comprar nuevecitos)

Por cierto, "Supercañeras", la monda. El que tradujo el título, para matarlo con una cucharilla de café

davy jones dijo...

Srta. Be, la lectura de este post despierta al Dr. House que habita en mí...

*Resiste, Davy, resiste y no comentes más, que te pierdes...*

Inner Girl dijo...

Por cierto, RECLAMO un post sobre Torres de Malory y la pánfila de Darrell...

davy jones dijo...

Dios, después de releer las andanzas de la tal Puck, Satán se está haciendo cada vez más fuerte en mi interior...Arghhhhhh!!!!

Be dijo...

Mari, yo también prefería a Jorge, Julian, Dick, Ana y Tim, que conste. Sobre lo otro, ¿te refieres a unos libros de tapa dura así como más grandotes, con títulos como "El verano pasado en Cornualles" y así? Yo tenía alguno, ¡pero en la biblioteca de mi cole de las monjas los tenían TO-DOS!

Vida Dospuntocero, es lo que tiene ser polifacética y ecléctica, que se lee lo que citas, lo que cito, y más cosas aún.

Gatasombra, menos Blasco Ibañez, que me daba mal rollo a muerte desde La Barraca. Tengo poni. Visual.

Eme, absolutamente sí. Yo estaba esperando, esperando... No sé si dejar de esperar.

Cora, ahora la pobre Enid está supermal vista en UK porque es clasista, racista, políticamente incorrecta... y la relectura da la razón a esas voces, sí.

Somo, pues mejor, porque ya de peque llevaba supermelenón...

Bichejo, yo me compré el año pasado todo Torres de Malory en un tomaco chupi... Me alegro que te haya molado St.Trinian's.

Mr.Jones, Davy, piense que de no haber leído a Puck y otras cosas igual de terribles, sumadas a otras muchísimas tan terribles o más (en otros sentidos eso sí), no sería tan encantadora y chupi como soy hoy...

Inner, ¡lánzate y hazlo tú, venga!

Gatasombra dijo...

Blasco Ibañez era muy de ponis, sí. Yo me limitaba a las historias cortas y aún así me llevaba unos bajones...
(La Barraca ni tocarla, que ya sabía de qué iba o_oU)

_Xisca_ dijo...

Anteayer, cuando hablé de mis dos únicos tomos de Puck, olvidé señalar que ambos se hallan en mi estantería de no-libros; era en la que todos los hermanos dejábamos aquellos libros que por una u otra razón no nos habían gustado o ya no nos gustaban y por ello, ya no tenían un lugar en nuestras habitaciones.

Sé que no los pedí ni los compré yo, me los regalaría mi vecina en algún cumpleaños por ser "para niñas", la misma que me regaló esos cuentos de Enid Blyton que me enseñaron que jamás en la vida iba a volver a necesitar leer nada de esa señora, aún recuerdo a la pobre Polly que no decía "Por favor" ni "Gracias" con pes y ges de cartón colgadas del vestido llorando y a la niña que mató una abeja con un collar de trocitos de insecto que debía llevar durante no sé cuanto tiempo, que metía las piernas en cal y que se quedaba sin pestañas y encima sus padres se reían de ella, el niño que no podía estar con los demás porque los contaminaría como una manzana podrida contagiaba a las demás del cesto...¿mal vista? Y más que se merece, menuda cabrona moralista sádica y tronada. Si abren su tumba, esa bruja tiene los pies cuadrados como las de Roald Dahl.

Puck no me molestaba, pero me parecía una "Esther y su mundo" danesa, aunque fuese más bien su opuesto; siempre quería ser Alboroto y Cavador, porque hacían cosas divertidas, eran lo que me gustaba del libro. Lo demás, sencillamente no lo recuerdo, sólo esto: "De amigos como Anneliese dios nos libre, que huyen con sólo oler el tigre". Y ni siquiera sé a qué aventura corresponde ni nada, recuerdo algo sobre un ramo de flores amarillas.

Sobre el nuevo final de Puck, creo que podría matizarlo un poquito: Puck, que a pesar de no tener carrera es más culta que muchos a los que les aprobaron porque venían del plan antiguo, decide hacer un módulo de informática y saliendo de bares, se reencuentra con el tal Alboroto, que no ha envejecido ni un día, no tiene barriga ni bolsas en los ojos o los ojos llenos de derrames, ni está medio ido por la factura de los excesos, no es el típico pureta que se ha quedado en los quince años y sigue con su cubata en medio de la pista cada sábado, babeando hasta por doceañeras, mientras los jóvenes se apartan de él o ni le ven: además, cada noche sale con jovencitas espectaculares a las que nadie vuelve a ver jamás, entonces es cuando Anneliese y Puck descubren que Alboroto y Cavador pertenecen a un antiguo culto druídico que habita en el bosque y que se alimenta de la sangre de recién desflorados diversos; les parece una gran idea, por lo que deciden unirse a él y empiezan a desaparecer también jovencitos.

Así y todo, Puck acaba el módulo, aunque desaparece todo un convento y un par de nerds ansiosos.

No hay nada como una buena enciclopedia de Ocultismo al alcance de tus pequeñas manos ochoañeras en una biblioteca municipal...

Be dijo...

Gatasombra, es que yo iba sin avisar, y claro.

Xisca, madre mía... ¡menos mal que el post lo he escrito yo, jajajajajaja!

Aloe dijo...

Be,
no te puedes imaginar lo que he disfrutado leyendo el post (como la mayoria de los de QAD)! Es mi blog de cabecera, aunque raras veces comente.
Yo tb era más de los Cinco, Siete Secretos, T. de Malory, Guillermo,... De Puck solo creo haber leido 1 ó 2 libros, no me molaba mucho, lo mismo que los Hollyster...
Pero que tiempos aquellos, qué veranos devorando libros. Me ha encantado la alusión a Jo, Amy y Laurie de Mujercitas, esa fue otra de mis grandes referencias infantiles. Y la gran decepción al ver la peli (la de blanco y negro del año del catapun): los protas no eran como yo me los habia imaginado... y el libro estaba resumido...
Besos

mari dijo...

Be, efectivamente los títulos de los libros a los que yo me refería eran así. Si en el colegio de monjas los tenías es lógico, en la biblioteca a la que me refiero los dió la Sección Femenina o algo así.
Se está haciendo alusión a que eran libros machistas, o clasistas... A ver que opinan dentro de cuarenta años de Harry Potter o de Kika Superbruja, que es lo que se lleva ahora.
Hasta el siguiente post

Be dijo...

Aloe, ¿y Christian Bale como Laurie en la versión de Winona y Susan Sarandon? ¡A mí me encantó!

Be dijo...

Mari, pues eran monos y nada carcas... que yo recuerde, vaya. Claro que sólo recuerdo bien uno.

El Verano Pasado en Cornualles va de dos hermanas italianas, una de ellas anticuaria, que se van a Londres a por una mesa Sheraton y dos cuadros nomeacuerdodequien, y que la búsqueda las lleva a Cornualles, y hay un misterio, y sellos supervaliosos, y molaba.

Belencita dijo...

Siiii!! Todos esos libros los tenía una tía mía en casa de mis abuelos, y nunca me llevaba nada para leer cuando iba a su casa (de pequeña ya era una lectora compulsiva) porque me encantaba leer y releer Puck, los cinco, los siete secretos, torres de malory...la única norma era que los libros no salían de casa de los abuelos.
Aunque, claro, yo me quedaba con las aventuras y entonces no daba mucha importancia al machismo brutal de todos aquellos libros, en los que siempre la chica más atrevida y deportista era descrita como desgarbada, chicazo...y su apariencia física solía ser la de un niño. Aunque ahora que lo pienso algo de rabia sí que me daba...
A pesar de todo, pienso que podía ser una manera muy de la época de poder meter personajes femeninos fuertes en historias para chicas sin escandalizar a los padres que compraban aquellos libros, vamos, que había un mensaje para todos.
No sé si me ha quedado muy espeso esto, espero que me entendáis...

saricchiella dijo...

Secundo la moción de EmeA: coge "El caso Jane Eyre" en cuanto puedas. Es menosmola-girls free :P

Saludos :)

Be dijo...

Belencita, de espeso nada. Pues mira, es una posibilidad interesante...

Saricchiella, EmeA se refiere a que hace falta un post sobre Thursday Next: las lecturas las tengo más que cubiertas. Mola infinito.

EmeA dijo...

No, no era eso. Me refería a lo que hace Thursday Next en el Caso Jane Eyre, aplicado a este post

Nadie dijo...

Qué fuerte, de pronto me siento muy poco original...y muy aliviada, porque de pequeña me miraban como un bicho raro por zumbarme toodos los libros que tooodos comentáis (¡¡somos la generación Enyd Blyton, está claro!!)
Recuerdo como uno de los días más felices de mi vida cuando mi padre me llevó por 1º vez a la biblioteca pública (eso y los montaditos de pringá del Tremendo fue lo úníco bueno que me ha enseñado...bueno, y alguno de sus discos de vinilo...) y allí estaban TODOS los libros de todas las colecciones que yo quería!! Básicamente:
-Puck (completamente de acuerdo con tu post de principio a fin)
-Los cinco, los siete, las colecciones "aventura" y "misterio" de (la súper prolífica) Enyd Blyton
-Suzie la pelirroja
-Torres de Malory y Santa Clara (¡¡sííí!! yo quería estar interna en un colegio inglés y comer galletas de jengibre, que me parecía lo más glamuroso del mundo, se puede ser más pánfila...?)
-¡¡Pippi Langstrumpf!!!
-Mary Popppins (¡¡había muchos libros, viva Mary Poppins y su malajismo inglés!!)
-(La cursi de) Esther y su mundo -confieso que mis amigas me han regalado los nuevos por mi cumple...-
-Unos de una azafata buenorra que no recuerdo cómo se llamaba pero que molaba mucho y estaba muy buena y le daba tiempo de tó

Un orgasmo literario infantil tras otro, vaya...

Por cierto, me pude leer chorrocientas seis veces Mujercitas de pequeña (y la película ni te digo: mi padre me escondió la cinta Beta donde estaba grabada...) y siempre siempre esperaba que cuando Laurie se declaraba a Jo ésta se dejara de estupideces y dijera !!claro, si eres pa comerte!!". Pero nunca pasaba.

Odio a Amy...

MónicaH dijo...

Qué gran heroína era Puck! Y que gran final les has escrito!! No como el de verdad. Recuerdo haber llorado de rabia con 12 años por ese final de mierda al que le destinaron. Después de tantas aventuras, acabar de mujer-florero-dependiente!!

PD. Este finde cae St Trinians, fijo.

PD2. Para cuando un post sobre el Lacrosse?? Ese deporte desconocido que siempre quise practicar

Be dijo...

EmeA, ¡aaaaaaaaaah! Yo pensaba que iba por lo de la incursión de Thursday en otro libro que no mencionaré donde se bebe cerveza de gengibre...

Nadie, ¿los de la azafata buenorra eran tebeos? ¿Se llamaba Natacha? ¡No conozco a nadie que los leyera!

MonicaH, ¡había que cambiar el final de "Puck, mujer florero"! Besos.

¿Os hemos dicho ya que bienvenidas y que os quedéis a dormir siempre que queráis? ¡Pues ya está dicho!

molinos dijo...

jajajajajajajaja. PLas, PLas, Plas....fuerte ovación.

Espectacular post. Me he descojonado. Que tiempos aquellos de Puk...para la nueva versión propongo que se encuentre con sus amigas por un grupo en facebook.

Jajajaja..todavía me estoy riendo.

Genial.

¿ para cuando uno de Esther?

Aloe dijo...

Dios, este post y sus comentarios me están haciendo aflorar cosas que tenia en la última neurona más recóndita: desde el lacrosse a la cerveza de jengibre, el malvavisco (que no tenia ni idea de lo que era y, buscando en google, me acabo de enterar que son "nubes"!!)¡Qué comilonas habia en casi todos los libros de E. Blyton! Desde meriendas campestres, festines de medianoche, copiosos desayunos,...

Y si, Be, Christian Bale SI es Laurie! Genial. Pensar que Jo sólo le quiere como amigo... y luego se enamora del profesor Baher... es de las cosas más incomprensibles de la historia de la literatura universal.

Por cierto, al hilo de Mujercitas, que requetepena y que llorera cuando se muere Beth (qué todavia no he entendido de qué se muere!)

Achab dijo...

Ole Bang es nombre de actor porno. Eso es cuanto tengo que decir.

Charles M. Towsend dijo...

http://en.wikipedia.org/wiki/Natacha_(comics)

Nadie dijo...

Be, no, los tebeos de Natacha me los leí luego (qué injusto que las tipas de los tebeos estén tan buenas, así no hay manera de competir...y con el manga, ni hablemos), yo me refería a "Shirley, azafata del aire" (el nombre ya es para morirse, no me digais...):
http://www.todocoleccion.net/shirley-azafata-aire-edward-home-gall~x10336183

Mi favorito era "Shirley y la modelo", cuánto glamur en un solo libro...

Y cómo pude olvidar el gran hito literario de mi niñez: ¡¡Antoñita la fantástica!!
(¿nadie más? ¿sólo yo?...)

Be dijo...

Molinos, ¡gracias! He echado un vistazo a tu blog y mola... ¿por qué no nos escribes tú el post de Esther en plan "Post Invitado"? (Bienvenida y ¡quédate a dormir cuando quieras!)

Aloe, si no recuerdo mal se muere de escarlatina. De algo que hoy, fíjate, es un grupo musical.

Capitán, ¿y tú lo sabes por...?

Tou, ¡thanks!

Nadie, ¡no los conozco! ¡Y tienen muy buena pinta! ¿¡y ahora que hago!?

Anónimo dijo...

Puff, lo reconozco, yo también devoraba los libros de Puck. De hecho tenía casi todos. Pero Puck era repelente. Taaan lista.Taaaaan sensata. Taaaaaaan buena chica. Taaaan capaz. Taaaan popular. Taaaaan buena amiga.Y tan sosa.
La hija ideal.
Puaj.
Lo salvable eran las aventuras que vivía y que ocurriesen en medio de los bosques daneses, escenario que me parecía muy exótico por entonces.

Cigi

Nadie dijo...

Hombre, Be, yo te puedo dejar algunos de los libros de Shirleyazafatadelaire (en uno se va a Canadá y creo recordar que se liga a uno que compite en tala de árboles, grandioso...), pero me parece que esos libros tienen un dispositivo por el cual si los lees con más de 13 años te explota la cabeza.

Y los de Antoñita la fantástica...buf! eso es droga dura...

molinos dijo...

Be, si se me ocurre algo a la altura de este post con el tema de Esther te aviso.

Ay..lo he vuelto a leer y es que me descojono sola.

exseminarista ye-ye dijo...

Bueno, Puck era para niñas, uno iba más bien con Los Cinco, Los Hollister y Enciclopedia Brown. Estaría bien revisitarlos en la actualidad, 30 años después, para ver también como han acabado, no lo descarto.

Be dijo...

Cigi, es que era superexótico, con esos nombres! A su lado, la Inglaterra de Los Cinco parecía el parque del Retiro.

Nadie, vale, es obligatorio que mis amigas se pongan a tener niñas YA para que les pueda leer historias de Shirley. Si se las lees en alto a menores de 13 el efecto queda anulado, ¿no?

Molinos, espero ansiosa e ilusionada. ¡Me mola tu blog!

Exseminarista ye-ye, díme qué libros de Los Hollister tienes, elegimos uno y nos marcamos un post a cuatro manos. ¿Te hace?

exseminarista ye-ye dijo...

La idea es buena si no fuera porque toda mi colección de libros de esa época fue generosamente regalada a mis sobrinos y a estas alturas (que tiene el más pequeño 16) a saber dónde estarán; y, obviamente, de memoria no podría decirte ninguno :-(

luciernaguilla dijo...

Que recuerdos...casi todas las noches los leía hasta muy tarde con una linterna para que mi madre no me pillara y por la mañana en el cole me dormía, hasta 2 veces me leí la colección entera. Los conseguia en la biblioteca de mi pueblo. Ójala los pudiera comprar. Los adolescentes de hoy en día tendrian que leerlos.

Anónimo dijo...

hay una libreria donde todavia tienen esos libros de Puck pero nunca pude comprarlos por estar mu caros y ahora menos-es Argentina- si llegue a leer Hollyster y Shirley en la biblioteca .
una serie donde eran 6 libros y eran todos amigos .habian 2 gemelos varones.
tusagi@gmail.com

Anónimo dijo...

Pues cómo me alegro de no llegar a leer nunca esa segunda parte donde Puck deja de ser tan avanzada a su tiempo para volverse tan idiota.

Beatriz Efe dijo...

Ohhh acabo de encontrar esto y ME HA EN CAN TA DO. Nunca leí los últimos libros así que me perdí el desastre de Puck (del que me acabo de enterar ahora)

Anónimo dijo...

Ja!Ja!Ja! Yo también soy de las que se leyo toda la serie de Puck y se quedo de piedra en el final...Me encantaban, igual que los Hollister, Los Cinco...Y una serie que también era danesa o algo así protagonizada por una chica llamada Veronica, pero de la que no me acuerdo el nombre...Y si el final, que vamos a decir, tenia catorce años pero decidí que mejor ignorarlo, por mi como si no existía...

Anónimo dijo...

Tengo la colección de puck que acabo de desenterrar en la última mudanza. No se si los guardo pa siempre, los regalo , los vendo o los vuelvo a leer. Así lleguè a este blog. Q divertido! Nunca había conocido a nadie que supiera de puck! unmillondeestrellas@gmail.com

Anónimo dijo...

Yo también me los leí,y igual que tú quedé con un trauma igual que tú, si yo también quería a Alboroto. Me dio una rabia, lloré, además ella deja de tener ese carácter fuerte cuando llega el otro. Bueno así lo quiso la autora ��