MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

martes, diciembre 29, 2009

A very Buffy Christmas: el día que nevó en el sur de California


Angel: It never snows in southern California.
Cordelia: It did once.

Soy de las ñoñas que adoraron a Angel desde el minuto uno (aunque después no pudieran resistirse a los encantos de Spike). Por eso seguí con teleadicta felicidad su amor con Buffy, con fascinación la pérdida de su alma, con pena mora su muerte... y con alegría (joyful, joyful) su regreso.

Angel volvió de los infiernos débil y tristón, pero con su alma recobrada. Y con toda la culpa del mundo sobre sus hombros.

Y en el episodio navideño la culpa puede con Angel. Los fantasmas de sus víctimas, de las pesonas que Angelus mató, se aparecen en sus sueños. Y le incitan a que mate a Buffy.

En realidad se trata del Mal Primigenio tratando de volverle loco, pero Angel no lo sabe. Está convencido de que son sus víctimas pidiendo venganza, de que merece un castigo y de que la única solución es morir. Así que decide exponerse a la luz del sol y morir antes que hacerle daño a Buffy. Y sale de casa para que el amanecer le pille a cielo abierto y le haga arder hasta convertirse en polvo.

Buffy, al enterarse, sale en busca de Angel. Y lo encuentra en lo alto de una colina, esperando al sol. Angel quiere morir, Buffy quiere que se ponga a cubierto. Él cree que ha vuelto a la tierra por acción de algún poder malvado, ella quiere que luche. Él dice que es débil, ella le contesta que todo el mundo es débil. Él dice que el problema no es el demonio que hay en él sino el hombre, ella le dice que si muere ahora no habrá sido mas que un monstruo. Angel cree que el mundo estará mejor sin él, Buffy quiere que se quede, y no se rinda, y compense las cosas malas que hizo. Y discuten. Y pelean. Y cuando el sol debería salir, empieza a nevar. Y la radio informa que una extraña ola de frío va a hacer imposible que el sol salga ese día en Sunnydale.

Angel se salva gracias a un precioso milagro de Navidad y vuelve a casa paseando con Buffy por la nieve.


Mi episodio navideño preferido, el décimo de la tercera temporada de Buffy, se llamó "Amends". "Expiación" o "desagravio", en inglés.

6 comentarios:

davy jones dijo...

Pero bueno, srta. Be...¿Buffy, a qué se dedica? ¿A cazar vampiros o a salvarlos? ¿Tendré que ver la serie para enterarme? Demasiadas temporadas...

Scarlett Witch dijo...

Es que Angel mola tanto, tanto, taaaaanto.
Y está tan, tan, tan bueno.

Ains.

Efe Morningstar dijo...

Anda, contado así mola mogollón. ¡Es épico-garrafón y moñas, mi registro emocional preferido!

Casi me dan ganas de verlo.

Casi.

Es que no puedo con ella.

Illuminatus dijo...

No es tan bueno como el de Hush pero vale.

Si que vi alguno de los capítulos del que intentaron hacer aquí pero no funcionaba. En absoluto. Mezcla de guionistas y artistas, imagino.

Cordelia Naismith dijo...

Angel era mucho Angel, sí señor.
Buffy era un poco/bastante cursi, pero vamos, a mi me pone el Angel esos ojitos de cachorrillo perdido y seguro que me entra la tontera también.
Buffy es una serie mítica, y más porque había que verla en Canal+ cuando se diganaban a emitirla...ayy..aquellos tiempos oscuros sin internet y tarifa plana...

Be dijo...

Mr.Jones, pues depende del vampiro. Pero el body count se decanta por los vampiros muertos.

Scarlett, sí!!! Hoy he visto los dos últimos episodios de la serie, que vuelve a aparecer...

Efe, con Buffy? No puedes con Buffy? No puedes con Buffy... Pues no sé de qué me extraño.

Illuminatus, sí. Y de la idea que tienen allí de lo que es hacer las cosas "bien".

Cordelia, aquello era un sinvivir, nunca sabías si ese año lo iban a emitir hasta el último minuto... Por cierto que yo me dejé la última temporada sin ver, y el último episodio lo he visto esta noche en ClanTV!!