MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

viernes, diciembre 10, 2010

Los que gritan

...siguió gritándome. Al principio no entendía nada, me parecía todo tan absurdo... Aguanté el chaparrón como pude, mientras seguía gritándome.

¿Por qué me gritas? ¿por qué empleas conmigo ese tono agresivo? no hemos cruzado apenas ninguna palabra antes y ahora me gritas. No te entiendo. ¿Qué pretendes? ¿acobardarme, pillarme a contrapié, endosarme algo que no me corresponde? Sé que me atacas porque soy el eslabón más débil, porque me ves más joven, más inexperta y con cara de pringada. ¿Crees que soy débil? Y una mierda, débil. Ya lo verás. Estoy muy tranquila: sé que he hecho las cosas bien. Pero tú sigue gritando. Yo no me pienso poner a tu altura. Seguramente después todo esto me inquiete, me deje un poco confundida. Ya sabes, el consabido "¿y por qué a mí?". Pero calma, que eso se me pasa enseguida. Ya me enteraré después de que no he sido la primera, ni la última, a la que gritas así. Quizás, eso sí, me reproche el no haber sabido reaccionar mejor. En vez de quedarme aquí, escuchándote mientras pienso todo esto, quizás debería dejarte ahí, con tu grito en la boca. Pero me sobra educación, justo la que a ti te falta. Me pondré de mala leche, se me pasará. Porque entiendo que esta es una táctica como otra cualquiera: ¿qué quieres conseguir? ¿qué metedura de pata quieres ocultar? Me da igual. Pero déjame en paz.

Una cosa más: sé cómo es el mundo. Sé que habrá gente que se amilane con tus gritos. Seguramente a veces consigues así tu objetivo: dejas momentáneamente callada a la gente como yo. Y, lo peor, habrá gente que ceda a tu chantaje: preferirán darte lo que quieres, aunque sepan que es injusto, con tal de no tener que enfrentarse a ti y aguantar tus escenitas. Esa es la parte que realmente me fastidia. No que tú me grites.

En fin, adiós. Y, por favor, cállate de una vez.

15 comentarios:

Doctora Anchoa dijo...

¡Primer! Has dado justo en el clavo. La mayor parte de la gente que va por ahí gritando lo hacen para que nadie se atreva a llevarles la contraria; piensan que si te apabullan ellos antes nunca harás nada que creas que les pueda disgustar por miedo. Esa gente se achanta que da gusto en cuanto alguien les responde, pero hasta entonces...

Anónimo dijo...

Así me gusta Misia!! seguro que lo que más le jode es el sentimiento de impotencia al ver que no cedes!!! Ánimo!!

Fdo: Quelitas

Inverosímil dijo...

No hay nada mejor que contestar bajito y tranquilamente a un energúmeno de ese pelo en plena ebullición.

Es casi tan placentero como frenar un poquito cuando viene un prisas dándote las largas para que te apartes...

Illuminatus dijo...

Matones de mierda así los hay en todas partes. No hay que ceder.

Cordelia Naismith dijo...

Gritan por impotencia, porque no tienen razón y pretenden que gritando suene verdadero. El que tiene verdadera autoridad no necesita gritar, el que es inteligente y racional no necesita gritar.
Piensa que quien te trate así es un neardental que debería irse a pastorear ovejas, donde sus gritos sí sean necesarios. Y el chaparrón que se lo aguanten en su casa, lo que quiera decir que lo diga por escrito, a ver si hay cojones.
Llevo un montón si comentar pero os sigo leyendo ;)
Ánimo guapa!

Speedygirl dijo...

Cuanto más grita alguien, más vacías suenan sus palabras. Los que de verdad saben de qué hablan no encuentran razón para levantar la voz.

Adalias dijo...

A veces un BASTA YA! viene bien.
Esto me recuerda a algo que dice una amiga: "Señor, dame paciencia para aguantar y comprensión para entender. Si, dame paciencia Señor...porque como te pida fuerza... como te pida fuerza les reviento la cabeza!!":PPP

Ánimo linda:D

El Hombre Malo dijo...

El grito es violencia. Levantar la voz es una agresion y solo lo entiendo si lo siguiente es llegar a las manos. Por eso los que solo gritan, los que son capaces de agredir sin mas, solo por dejar callados a los demas, me parecen mas miserables que los que directamente llegan a las manos. Menos honestos, mas bravucones, conscientes de que los demas preferimos cualquier otro medio que no sea la violencia y aprovechandose de, como tu has dicho, se termina haciendo su santa voluntad por no aguantar sus gritos.

miguelin dijo...

Ese tipo de gente no tiene ningunn tipo de educación..cuanto más gritan mas poder y razon creen que tienen...no hay que ponerse a su altura, somos maás inteligentes que todo eso. Aunque a veces cueste, y mucho, no responderle un CÁLLATE YA¡¡¡ Un abrazo,

Perlita de Huelga dijo...

Joder, como me ha recordado a un ex jefe...
Me has puesto de mala uva, Misia. Y sí, gritaba para hacer ver que mandaba. Menudo inútil.

_Xisca_ dijo...

Por si acaso, procura que haya testigos de este comportamiento y grábalo si lo ves necesario, especialmente si se repite mucho, si hay compañeros que están de acuerdo contigo, sea superior o igual, mejor. Espero que tu actitud haya dado buen resultado, al menos a este se le ve venir y no parece tipo goteo diario de comentarios maliciosos o un simple inconsciente. Mucha suerte.

Ahora me dirás que es un jefe, encima. Espero que no.

Misia dijo...

Doctora Anchoa, yo he decidido no contestar, sólo ignorar los gritos y hacer lo que me da la gana.

Quelitas, me gustaría ser más decidida con estas cosas a veces, pero la resistencia pasiva es a lo único que parece que llego.

Inverosímil, pues contesté tranquila y con voz bajita. Se debió picar, porque se tomó como una gran ofensa que, encima, yo no sonriera, ¿te lo puedes creer?

Illuminatus, eso intento. Aunque me temo que, en algunos puntos de este caso, otros han cedido por mí. Qué rabia me da.

Cordelia, gracias por seguir pasándote por aquí. Ah, y en este caso si ha habido escrito. Pero una risa de escrito, casi no pude reprimir una carcajada de la cantidad de sandeces que había ahí puestas.

Speedygirl, aunque tengan razón (que no es el caso) la pierden junto a las formas.

Adalias, jajajaja, grande.

Hombre malo, ouh, yeah. Exacto. El problema es cómo neutralizarlos sin ponernos a su altura.

Miguelín, cierto. Lo que me pedía el cuerpo era responder al grito y ponerle como hoja de perejil. Pero eso altera mi zen.

Perli, yo también he tenido jefes así y aún se me gira el estómago del revés cuando pienso en ellos. Bah, lo bueno es que los dejamos atrás, nena.

Xisca, puf, no, menos mal que no es jefe. Me temo que en el futuro habrá más encontronazos, pero me temo que no puedo hacer nada.

sheriff dijo...

Vaya, solo desearte mucho ánimo

Doctora B. dijo...

Misia... Creo que tienes mucha clase y mucha elegancia. Cuesta más mantener la calma y no ponerse a su altura que gritar como respuesta. Pero te aconsejo que no dejes de decirle dos o tres palabritas tranquilas y sonrientes para que no crea que consigue lo que pretende. Así uno no se lleva el "por qué no le dije..." a casa.

O darse media vuelta y dejarle gritando tranquilamente.

Eres estupenda, sí señor.

Misia dijo...

Sheriff, gracias :)

Doctora B! bienvenida, preciosa. Intento que no altere mi zen, pero...