MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

miércoles, agosto 30, 2006

Misia, (Arte)Misia

Ayer, con motivo de mi cumpleaños, Be sacó mi nombre del armario y por fin hubo una explicación a este traje bastante cursi que luzco por la blogosfera (por cierto, guapa, no te lo dije, pero ¡muchas gracias por el post!).
Ese "Misia" no se debe a la cantante de fados, ni a Misia Sert, como intuyó el señor Davgard unos días atrás (aunque no iba desencaminado, porque Misia Sert fue una mujer fascinante, ligada también al mundo del arte, pero como musa de artistas como Renoir, Mallarmé o Toulouse-Lautrec).

Ese "Misia" proviene de Artemisia Gentileschi, pintora del siglo XVII italiano y una de las más importantes caravaggistas del barroco. Su vida fue atípica y alejada de muchas convenciones sociales.

Aprendió a pintar en el taller de su padre, Orazio (también pintor) que reconoció y potenció el gran talento de su hija. Su vida en el taller paterno dio un giro cuando, siendo muy jovencita, su tutor, Tassi, la violó. Después éste le prometió matrimonio, situación que Artemisia aceptó para salvaguardar su honra (era algo bastante usual en la época). Pero Tassi fue escurriendo el bulto, quizás porque ya estaba casado y Orazio le denunció por violación.
Artemisia se vio sometida entonces a un terrible juicio público: en las actas del mismo quedan reflejados los argumentos de Tassi (que decía que era una mujer de mala vida con una larga lista de amantes) y ella contaba cómo había sido violada brutalmente por aquel tipejo. Como solía ocurrir, la que fue interrogada, examinada y torturada en búsqueda de la verdad fue ella. A pesar de todo, Artemisia no cambió ni un ápice su declaración. Finalmente, Tassi fue declarado culpable y expulsado de Roma (aunque como tenía buenos contactos, a los pocos meses estaba de vuelta).


Artemisia fue la gran perjudicada en principio por la humillación pública: fue casada con rapidez con un proyecto de pintor mediocre y se trasladaron a Florencia para tapar el escándalo. Allá entró en contacto con toda la corte florentina, muy refinada y alcanzó un grado de educación y de maestría con los pinceles increíble. Su marido era un crápula sin talento que acumulaba deudas a costa de Artemisia, hasta que la situación económica de la pareja fue insostenible.

Artemisia volvió a Roma y dejó a su marido, que desapareció definitivamente de su vida. A partir de entonces, ella pudo gestionar sus negocios, su arte y su taller sin ningún hombre que la controlara (algo casi impensable en aquella época). Se trasladó a Nápoles en el apogeo de su fama y más tarde a Inglaterra. Fue una pintora muy valorada en su época, las pinturas de su taller fueron muy cotizadas.

Como sucedió con muchas otras pintoras y artistas, su nombre desapareció de la historia hasta hace pocos años: sus pinturas fueron atribuidas a su padre e incluso a Caravaggio. Poco a poco se ha ido recuperando su nombre, su historia y su pintura.

Pintó sobre todo mujeres fuertes, capaces de asesinar por su pueblo o de suicidarse por su honra. Casi nada con las señoras.


Artemisia me encanta. No sólo porque su historia sea fascinante o porque demostrara ser una mujer fuerte que se sobrepuso a todas las limitaciones que le imponía su sociedad, sino sobre todo porque su pintura transmite fuerza y pasión.

Yo tengo el mismo talento artístico que una ameba, así que el "Arte" me sobra. Me quedo sólo con el "Misia".

6 comentarios:

Anómalo dijo...

Si es que te sobra el arte. ¡¡Oleiiiin!!
Ariquitraun.

yizcwx

Zirie dijo...

...y además, como nombre, queda muy bien. Es sugerente.
Ah!! también muchas felicidades.

Perlita de Huelga dijo...

Que historia más bonita... No me extraña que te hayas quedado con su nombre.

Achab dijo...

Escribir bien es un arte, ¿acaso lo duda usted?

Gato dijo...

Estar es un arte. Y Misia sabe estar, que yo la he visto.

Programación neurolingüística, nena: "Yo tengo el mismo talento artístico que una ameba". ESO no se dice. Tontina.

Misia dijo...

Anómalo, me sobra tanto que lo tiro (con esos oles pareces uno de mis alumnos yanquis, que creen que todo el monte es orégano y todos los españoles toreros).

Zirie, ¡gracias!

Perli, es bonita hasta que te describen las torturas, aay.

Achab: este... (¿dónde está el icono ese con las mejillas arreboladas, dónde?) ejem, gracias.

Gatito, muchas gracias... intento desprogramarme (¿o contraprogramarme?)