MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

viernes, junio 30, 2006

Antoñita la Milagrera

Hace una semana hice el primer examen de mi oposición. El lunes, el segundo. Y el miércoles lo leí delante del tribunal. Lo peor de toda esta semana y las precedentes no han sido los nervios (pocos) o la angustia (mucha) sino la vergüenza de tener que dar explicaciones. Todo mi entorno se ha volcado para darme ánimos... y eso está genial, pero claro, lo he pasado un poco mal explicando cada vez que me decían con optimismo "¡tranquila, vas a aprobar!" que no, que no iba a aprobar porque no había estudiado, cosa cierta, pero que sonaba a excusa en el caso de futuro suspenso.
La cuestión es que llegó el examen y allá que fui yo, pertrechada con un boli que no pintaba y una revista de moda, pero sin reloj. Me dieron las prácticas y más o menos me defendí, mediocremente, pero al menos supe identificar de qué me estaban hablando los mapas, el texto y la imagen.
Lo peor llegó el lunes: 72 temas, por sorteo salían dos y se desarrollaba uno. Yo tenía la idea de ver el examen, firmar para dejar constancia de mi paso por allí y largarme. Hasta tenía escrito mentalmente el post del día siguiente: "vini,vidi... suspendit". Y... entró en juego Antoñita. De los 72 temas salió EL ÚNICO del que yo podía escribir extensamente durante dos horas, porque fue mi especialidad en la carrera. Y no sólo eso, sino que, aunque originariamente en el tema se incluía el siglo XVIII americano, de un plumazo el tribunal decidió que en su papel no ponía eso... y lo quitó. ¡Y era lo que peor me sabía del tema!
En fin, que Antoñita hizo lo que estuvo en su mano y la verdad es que se esforzó la mujer. Pero contra el no-estudio y la incompetencia poco puede hacerse. Leí el examen el miércoles delante del tribunal y estuve a punto de abrir yo misma un agujero en el suelo para esconderme por la cantidad de idioteces que los nervios y la falta de preparación me hicieron escribir. Por ejemplo:"gracias a los nuevos materiales, los edificios pudieron ser más altos, por tanto, tuvieron más altura y más pisos". Me faltó decir que "además fueron menos bajitos". Umpf.
Resumiendo: que he suspendido, mi examen era mediocre. Pero no puedo dejar de reconocer los méritos de Antoñita, que sacó la bolita adecuada entre 72... no estuvo mal, punto para Antoñita. Y por lo que nos han dicho Habladoradeperros y Lorzagirl a ellas tampoco les ha ido mal. Antoñita, zri poins.
Así que:

P.D. Ahora que estoy releyendo esto... no somos los de "Amo a Laura" camuflados haciendo campaña de "¡Canonización para Antoñita YA!", ¿eh? Bueno... o quizás sí (no, los de "amo a Laura" no, pero sí lo de la campaña, jijij... Lo que se hace por las abuelas y por aprobar los exámenes).

No a la castración digital de señores como éste...

Tampoco nos gusta que se digi-mutile a los señores que no son así...




... pero precisamente nuestro post de hoy en No a la Castración Digital va de que ...

El nuevo Superman es SuperGuapo

Brandon Routh nació en Des Moines, Iowa, el 9 de octubre de 1979 y se crió en Norwalk. Fué a la universidad de Iowa (...), le gusta jugar al fútbol, al baloncesto, montar en bici y leer, toca la trompeta y el piano. (Sigue leyendo)

jueves, junio 29, 2006

El cetro de la cursilidad

Conversación de hace unos meses:

Be: Entonces, todas de acuerdo: ponemos en marcha el blog.

Misia: Sí, y me veo ostentando la exclusiva de la cursilería.

Be: Vale, la tienes en propiedad pero de vez en cuando nos la prestas.

...

Entre mis amigas tengo fama de ser, a ratos, profundamente cursi. Eso es algo que me espanta, porque lo cursi me pone los pelos de punta, pero tengo que reconocer a mi pesar que la tengo: tengo la vena cursi. No aparece demasiado o al menos eso intento, pero la capulla es traicionera y acaba saliendo cuando menos te lo esperas (y cuando menos la necesitas).

Hace tiempo, cada vez que soltaba una chorrada sensiblera me traumatizaba y quería encerrarme en una cueva, porque ser cursi me parecía totalmente imperdonable: una persona madura podía ser cínica o pesimista, pero nunca cursi.

Después de meter la pata una y mil veces, de soltar frases lapidarias que harían vomitar hasta al más sensiblero ser sobre la tierra y autoflagelarme después por ser tan idiota, he aprendido a convivir conmigo misma. Hay gente que tiene mala leche congénita y no puede controlarlo. Hay gente que tiene tendencia a engordar y no lo puede evitar. Pues yo tengo tendencia la cursilería. Hago lo posible por controlarla, pero si caigo en ella... intento no machacarme demasiado.

De hecho, hace unos meses me dejé la cursilería en un bar y me encontré libre por fin de lo que yo consideraba un peso. Durante un rato pude ser una cínica, una chica dura y cero cursi. Peeero... no era yo. Así que me siento bastante aliviada de que mi cursilería haya vuelto a casa, porque no acababa de reconocerme siendo tan pragmática, tan dura y con esa pose cínica que me pegaba menos que a un Cristo dos pistolas. Porque de los dos extremos... me quedo con el cursi, que por lo menos me hace más feliz que el lado cínico.

Como ya tengo totalmente interiorizada que a veces soy una cursi, aunque sea a mi pesar y sabiendo que es parte inevitable de mi forma de ser, he decidido aceptarla. Por eso hemos creado EL CETRO DE LA CURSILIDAD.

¿Bonito? um... más bien CURSI, que de eso se trata. Un cetro con forma de varita mágica, en rosa y azulito, con plumillas kitch y cintitas. No os creáis, las cintas también su porqué: sirven para flagelarse cuando una toma conciencia de la gran gilipollez cursi que acaba de soltar (que sí, que una acepta que es cursi, pero eso no significa que no quiera que se la trague la tierra cuando ha soltado la gran idiotez potativa).

El cetro está en mi poder y lo enarbolaré con orgullo cada vez que suelte una de mis frasecitas espantosas, pero cualquiera de las miembros de este blog es libre de pedírmelo si le apetece. O se lo pasaré yo a traición, jijiji.
Actualización 9:09: Antoñita tiene a partir de hoy un encargo muy, muy especial. El más bonito que se le ha hecho desde que apareció en este blog allá por... ejem, ¿una semana? M. y Miquel pueden estar tranquilos, que tienen a Antoñita de su parte (ya hablaré yo en un post de si ha resultado milagrosa o no. Próximamente, estreno en su blog...)

Afiliando a Superman

¿Y Superman... a quien vota? Enigmas de la humanidad investigados por expert... Ejem, perdón, diputados españoles. Un nuevo post en la campaña anti-castradora:

Sesudas discusiones

Superman returns... y no sólo a las pantallas de cine. Aparte de frikis y de niñas enamoradas del personaje (ejem, me incluyo) hay otra clase de personajes emocionados con la vuelta de Superman.

Una serie de sesudos pensadores se ha puesto a cavilar, al unísono todos, acerca del "ser o no ser" de nuestro súper (sigue leyendo).

miércoles, junio 28, 2006

El metasignificado

....
-Buff, hace más que no voy al cine... (Buff, quiero quedar contigo pero no quiero ser yo quien lo plantee... asi que aprovecha este comentario e ínvitame)
-Jo, pues soy un poco enfermo, voy como poco dos veces por semana (Jo, quiero impresionarte y que pienses que soy un gafapasta interesante y cultureta pero con un punto misterioso y extraño... pero creo que me ha quedado un poco pedante/gilipollas)

-A mi encanta el cine ¿eh? lo que pasa es que no encuentro nadie con quien ir a ver las pelis que a mi me gustan. Mis amigas son de comedia romántica, ya sabes... (Si soy más directa me quito la camiseta... no pienses que soy una descerebrada que solo va de compras y ve el diario de patricia... soy una culturetilla encantadora como tú pero terriblemente incomprendida... pillas la inderecta: solo tu me puedes salvar de mi autismo cinéfilo.. y sentimental)
-Pues que asco ¿no?... la verdad es que yo prefiero ir al cine solo asi no tengo que negociar con nadie el título y la hora... veo lo que quiero, cuando quiero (soy un tío interesante y con un toque excéntrico, independiente, autosuficiente... e imbecil, porque quiero quedar contigo y acabo de quedar como un ermitaño misógino... en realidad vería la casa del lago con tal de poder meterte mano, chata)...

-Buf, pues yo no podría ir sola al cine... me sentiría superara (como ahora mismo... que acabo de quedar como una frívola obsesionada con el qué dirán... también me siento rechazada... ¿tengo que quitarte el pantalón para que lo pilles o lo que pasa es que no quieres que te quite el pantalón?... ¡ay dios!)...
- A mi me encanta.... (silencio violento)... ¿Has ido a ver la última de kuichiro piro? (Qué complicado está siendo esto... buf... no me apetece hacer más esfuerzos... por favor... que pesado es todo este rollo... esa camisete la hace unas...)

-Pues no, pero tengo muchas ganas de verlo (no se ni que coño es eso.. pero lo que quiero es quedar contigo e impresionarte tanto con mi arrasadora personalidad e increiblemente biensentante y pequeña falda nueva que no seas capaz de ver dos fotogramas seguidos...)
-Es genial... hay un par de escenas.... (¿Qué echaran hoy por la noche en la filmoteca?).....

La perri tiene un problema desde que nació y, aunque patológicamente tímida, es incapaz de mantener este tipo de conversaciones ya que prefiere quitarse directamente la camiseta antes de pasar por este tipo de sufrimientos inútiles....

Salvar a Harry Potter

Ayer, mientras hacía mi detallada crónica bursátil del día (o alguna otra de esas cosas taaan poéticas y creativas que llenan mi jornada laboral), una de mis compañeras exclamó:
¡¡¡J.K. Rowling va a matar a Harry Potter!!!

La verdad es que ella lo dijo con muchas menos admiraciones, y seguramente en un tono menos espantado de cómo yo lo percibí. Pero a mí, durante cinco minutos, se me olvidaron las acciones, los dividendos y las opas. En mi cabeza sólo sonaba un
¿¿¡¡QUÉ!!??

La noticia es la siguiente:
JK Rowling podría matar al personaje de Harry Potter en el próximo libro de la saga Anuncia que dos de los protagonistas podrían morir en el séptimo y último libro de la serie

Por suerte en mi equipo hay una compañera que compartía mi preocupación y enfado por el tema. Mientras nosotras explicábamos porqué eso no debía pasar jamás, las demás nos decían con la nariz hacia arriba “Venga ya, que ya tenéis veintitantos años. Y qué.
No voy a defender los libros de Harry, me molan y ya está. Tampoco es que sea una experta en el asunto (léase friki). Aunque me he leído las 6 entregas en inglés y en español, y mi nivel de conocimiento de la lengua original y de la historia da para haberme dado cuenta de los cutre-cantosos errores de traducción de los dos últimos libros.
Y una vez hice un repor para la edición digital de un periódico muy serio sobre las traducciones piratas de La Orden del Fénix que se podían encontrar en Internet hechas por fans, y tuve el honor de que me linkaran en varios foros y me amenazaran de muerte a mí y a mis descendientes (momento cumbre en mi carrera).

Pero como lectora tengo cosas que decir:
¿¿¿De que va, señora???
Espero que sea un truco de marketing, para que hablemos de la próxima entrega -que será la última- de la saga. Porque si no lo es, la que va a recibir amenazas de muerte es J.K., me temo.

Dice Rowling que van a morir dos personajes importantes, y otro se salvará, y que a los que la diñan “en principio no pensaba matarlos”. Pero los mata, la tia, porque “hay que pagar un precio, aquí estamos tratando con malvados de verdad y ellos no van a por los personajes secundarios ¿no? Van a por los protagonistas”.

Pues sí, pero es una historia imaginaria (de hecho imaginada por usted), no me ponga excusas de que “ha salido así”. Si sale así se borra y se vuelve a escribir.

También dice que no quiere que hagan secuelas de las aventuras de Harry, y pone como ejemplo lo que hizo Agatha Christie, que mató a Poirot… Nonsense! (=menuda gilipollez). Estos libros van dirigidos básicamente a niños y personas fácilmente impresionables como yo. Señora, no pretenderá traumatizar a toda la nueva generación. O retraumatizar a otra que ya lleva (llevamos) lo nuestro a cuestas (lista actualizada):
-Cuando Marisa Cooper se hace lesbiana (ídem),
-Cuando Marco corre por el muelle mientras el barco de su madre sale para Argentina (gracias, Perlita),
-…

No. No se mata a Harry Potter. Ni tampoco a Ron y Hermione, que se merecen una escena escabrosa o dos (eso es tensión sexual no resuelta, y no lo de Médico de familia).

Mate a Daniel Radcliffe, que cada día da más dentera, pero no mate a Harry.

Lo peor es que me temo que una de las bajas va a ser Bill Weasley, con lo que me gusta.
Actualización: En los comments hay spoilers. Muy pequeños (eso sí), pero esto va por tí, Maya, que no sé por donde vas del Príncipe Mestizo.

martes, junio 27, 2006

En busca del cerdo perdido

El viernes di mi última clase a mis señoras. A las mismas de los árboles y las piedras. Y, como no, la última clase fue también de traca. Como excursión de final de curso nos fuimos a Alcalá y se juntaron varios factores en las mismas coordenadas espacio-temporales. A saber:

- La fachada de la Universidad de Alcalá.

- Un acto oficial en la universidad. Por tanto, personalidades: Espe y Leguina.

- Estudiantes.

- Nervios de Misia porque esa tarde a las cuatro tenía el examen de la oposición.

- Señoras.

- Un cerdo.

Con esta mezcla, y mis señoras por medio... ¿cómo podía pretender que la visita fuera tranquila?



Este es el escenario de la tragedia. Por esa puerta salieron los principales protagonistas de esta historia.



Después de ver el interior del Colegio de San Ildefonso, nos dispusimos a ver la fachada.

- Señora 1: Niña, me han dicho que en la fachada hay que ver algo... algo así como la rana de Salamanca, aquí también hay que buscar algo.

- Misia: bueno, sí, se supone que lo que hay que buscar es un cerdo- ya tenía que haber previsto yo que no debía haber dicho eso.

- Señora 1: ¡Un cerdo! ¿Y donde está? ¡Chicas, en la pared hay un cerdo, buscadlo!

Acto seguido, dieciséis señoras se pusieron a mirar por la fachada, a señalar y a reir y a gritarse, con lo que sólo se oía un gran barullo, donde sólo se distinguía de vez en cuando la palabra "cerdo".

- Señora 2: ¿pero dónde está el cerdo?

- Señora 3: ahí, ahí, ¿no lo ves? ah, no, que eso no es un cerdo, es una paloma.

- Señora 4: que no llevo las gafas y no veo el cerdo dichoso.

- Señora 5: que sí, que yo lo vi la última vez que estuve aquí y estaba más o menos por aquí... cerca de la tercera columna... ¿dónde estará el cochinillo?

- Señora 1: oye, chaval - y coge por banda a un par de estudiantes incautos que pasaban por allí- ¿tú sabes dónde está el cerdo?

- Estudiante: Ni idea, señora. ¿Hay un cerdo?

- Señora 1: sí, sí, está por aquí, arriba.

Y se unieron dos estudiantes al grupo. Y después dos más. Y después tres más. Al final, había unas veinticinco personas, todas mirando la fachada y buscando hocicos cerdiles.

Fue entonces cuando comenzaron a salir las autoridades del acto que había dentro de la universidad. Primero, Espe:

- Señoras: Espe, Espe ¡ESPEEEEE!

- Espe: eh, hola, ¿que tal están?, me marcho, adiós.

- Señoras: que maja, mírala, si hasta nos saluda. A ver quien sale ahora...

- Señora 3: ¡Lo he encontrado! ¡HE ENCONTRADO EL CERDO! ¿lo veis? ¡EL CERDO, EL CERDO!- ella seguía en busca del guarro perdido.

Y... ¿quién salía por la puerta? LEGUINA. Un sudor frío comenzó a recorrerme la espalda, porque claro, Leguina miró. Y quizás pensó que lo de cerdo iba por él.

- Señora 3: uy, niña, ¿se habrá pensado que lo de cerdo iba por él?

Yo, yo... no pude contestar. Ante mis ojos habían pasado imágenes y preguntas muy rápidas, así que estaba petrificada intentando controlar el pánico, intentando razonar:

- Si llamas a Leguina "cerdo", aunque sea sin intención... ¿la policía te lleva a la cárcel?

- Si llevan a la señora a la cárcel, tendría que acompañarla, es mi alumna, por tanto mi responsabilidad.

- O ¿quizás la policía me encuentre responsable del ataque verbal de una señora senil y como responsable la que irá a la cárcel seré yo?

- en todo caso, de esta acabo en la cárcel. AAAGGGHH, LA OPOSICIÓN, ¡no voy a poder ir al examen!

- Dios, no he estudiado, pero tengo que presentarme a la oposición de alguna manera, porque no hacer el examen es malo, pero lo peor de todo es... ¿CÓMO LE EXPLICO YO A MI MADRE QUE NO HE PODIDO HACER LA OPOSICIÓN PORQUE ESTOY EN LA CÁRCEL PORQUE UNA SEÑORA LLAMÓ CERDO A LEGUINA!

Bueno, Leguina miró... y se fue. Un alivio me recorrió y ya no me importó que otros dos señores que pasaban por allí se sintieran aludidos con lo de cerdo. Por llamar a un señor normal cerdo no te llevan a la cárcel, ¿no?

SuperHombres con Superpoderes

Una entrega más de nuestra especial cruzada... En el capítulo de hoy, además de decir No a la Castración Digital, la Perri pide SuperPoderes Para Todos:

Y tú, ¿que SuperPoder te pides?
Superman puede volar. También puede sostener puentes sobre sus hombros. Ver la ropa interior a las señoras y cambiarse de ropa en una cabina. Otros superhéroes están más especializados: Tormenta, Spiderman, Lobezno... (sigue leyendo).

lunes, junio 26, 2006

De caracoles y hormigas

Me mudo. A partir del día 1 tengo casa en Madrid -en pleno corazón de Malasaña-, una terraza de 30 metros y un compañero de piso que parece majo.

Y aún así no soy feliz, no del todo… Y no es porque aún no haya encontrado una cama lo suficientemente grande para satisfacer mi lado absurdo y lo suficientemente pequeña para que quepa en la habitación, que tampoco es una suite del Palace. (Aunque viendo como se acerca la fecha, la ausencia de cama empieza a ser preocupante… Tensión!!!).

Ése no es el problema. El problema son los cuadros del salón. Son dos, van de pared a pared y uno es como así...


...pero sin corazones y de un estilo más tribal. El otro es así...


...pero con más rollo cuevas de Altamira.

Si ya lo sé, si es que soy una quejica. Pero es que yo quería algo parecido a la Modesty Blaise de metro y medio por 2 metros que tiene J en su salón. Algo molón, poppie y elegante.

R, mi compañero de piso, me dijo claramente que podía aportar cosas a la decoración… Me da que mi primera aportación va a ser un cuadro (o similar). Pensando que tiene que combinar con la decoración actual, y que los cuadros conceptuales-perroflautas que cuelgan ahora mismo de las paredes de mi futuro hogar son dos óleos enormes de tonos tierras, pardos, azulados… lo único que se me ocurre de lo que me gusta es esto:


Me mola, pero si no recuerdo mal el original es más o menos del tamaño de una tarjeta postal. Necesito sugerencias que sean fácilmente encontrables (por mí) y fácilmente aceptables (por R). Y una estrategia de presentación. No puedo decirle “Oye, R, ¿q te parece si quitamos ese caracol absurdo y ponemos en su lugar esta chica morena comiéndose un corazón?”.

No me voy a atrever.

jueves, junio 22, 2006

Brindis y encuestas

Es final de curso. Y con el final de curso llegan las excursiones con mis señoras y las correspondientes comidas de celebración. Las comidas... y las cervecitas, los vinos... y pasa lo que pasa, que la gente se suelta. Y habla, a veces demasiado.
Un restaurante de Aranjuez. Cualquiera, pero abarrotado de gente. Toda la clase en una mesa larga y alguien brinda:
- ¡Por fulanita, que ha sido abuela!
- ¡Sí, y porque sigamos todos juntos el curso próximo!
Y en extremo de la mesa, alguien lo tuvo que gritar:
- ¡Y PARA QUE EN EL PRÓXIMO CURSO MISIA DE UNA VEZ SE SAQUE UN NOVIO!
Y todos "jijiji". Jo. Ya no hay presión SÓLO en las reuniones familiares, ahora hasta mis clases se me rebelan.
La que gritó lo arregló, pero bien arreglado: "bueno, vale, se te ve bien aunque no tengas novio, pero... búscate a alguien que te haga un apañito y te dé una alegría". ¿Apañito? ¿Alegría? Estoy empezando a sospechar que parezco una acelga que necesita que la sumerjan en agua fría para revivir.
Después, cuando esperaba el tren para volver a casa y estaba pensando precisamente en los comentarios del restaurante y medio alucinaba con la gente, que parece que se empeña en lanzar torpedos contra tu línea de flotación, cuando tú estás bien (eso sí, con toda la buena intención del mundo) ... entonces se me acercó un encuestador:
-Hola, ¿te puedo hacer una encuesta? es para la cadena pituflús de hoteles. ¿Estado civil?
- Soltera.
- Pero tendrás pareja ¿no?
- No.
- ¿POR QUÉ? - me GRITÓ, con cara muy sorprendida.
¿Por qué parezco una acelga, quizás?

La guerra de Superman

Sigue la lucha contra el Imperio de los castradores, y nosotras siempre al lado de nuestro súperhombre favorito, en la resistencia.

Yo soy Superman, ¿no me ves?

Este verano se estrena "Superman returns". Previsiblemente, esto provocará un aumento en los siguientes carnavales de supermanes por metro cuadrado (pasó con spiderman... pasó con Harry Potter...y si el disfraz de Super no nos abandonó nunca, es que volverá con más fuerza)... (sigue leyendo).

miércoles, junio 21, 2006

La santa de mi abuela

Mi abuela es un pedazo de mujer. Criar a 9 hijos y que ninguno te salga gilipollas… Malcriar a 13 nietos y seguir teniendo energía… Llevar casada con el mismo señor 60 años, compartir con él 9 hijos y 13 nietos, y seguir esperando con ilusión bailar juntos El Danubio Azul en cada fiesta… Adorar los milhojas de crema con almendras por encima y los marron glacé igual que su nieta preferida (o sea, yo: mi abuela es una mujer de criterio)… Tener casi 80 años y conservar un genio digno de ser tenido en cuenta.

Cuando yo tenía 4 años me llevaba a La Bilbaína a comer angulas. A mi madre no le hacía gracia por la vergüenza que le hacía pasar (imaginad que tenéis veintipocos años, estáis tomando el aperitivo con vuestros compañeros de la Universidad, uno le pregunta a vuestra hija pequeña -eran otros tiempos- “y tú qué quieres tomar, guapa” pensando que diría trinaranjus y patatas y va la niña y va la niña y contesta que quiere angulitas).

Todo eso es mi abuela paterna (la única que me queda por aquí). A mí me mola mil, pero la verdad es que de santa no tiene nada. Y es que el título del post no va por ella, sino por la mujer que me ha aprobado todos los exámenes desde COU:
ANTOÑITA


Ésta es la santa de mi abuela. Se llama Antoñita y aún no es santa pero como dependa de mi abuela y sus amigas poco le falta –ya han ido a Roma un par de veces a hacer campaña-. No sé su nombre real, que supongo que a las beatas se las llama por un nombre y un apellido, pero llevo una foto suya en el bolso. Mi abuela reparte estampitas a diestro y siniestro entre sus nietos porque Antoñita es muy milagrosa.

Cuando me mudé a Londres me dio concretamente la que he escaneado y puesto aquí. Es una pequeña carterita de plástico azul (estilo monjas de mi cole) con una mini estampa de Antoñita en un lado y un espacio para los datos personales en el otro. Convenientemente eliminados en la foto que ilustra el post, yo escribí mi dirección londinense, lo que me vino muy bien porque me costó Dios y ayuda aprenderme el código postal (HA5 4HF).

En los momentos críticos (el Proficiency, el teórico de conducir en inglés, la oposición de JL...) colocaba la carterita abierta en la estantería y le encendía velas. Nadie a mi alrededor me comprendía, pero el caso es que siempre funcionó.

Yo no suelo ser supersticiosa, pero es que Antoñita tiene poderes. Hacedme caso, que no es sólo amor de nieta. Ahora que hace tiempo que no me examino de nada, la tengo ocupada en diversos menesteres:

· La selectividad de mis pequeños alumnos, que ya se ha terminado por fin…

· Los exámenes de mi hermana pequeña, que estudia Agrónomos. (Antoñita está atenta, sobre todo, a una que tiene pendiente de primero).

· Sobreaviso, aunque sin concretar fechas, de que Lola 3,15 tiene varios exámenes de vital importancia (cuyo resultado último será, además de que España vaya bien, que yo sea invitada a fiestas glamorosas y conozca a Angelina).

· El inminente examen de Misia y LorzaGirl, que ambas van a aprobar.

Chicas, mi lado ¿racional? os manda tranquilidad y energía positiva. Pero, por si acaso, le he comprado a la santa de mi abuela un montón de velas de olor a vainilla.

No a los digicastrati...!

Una nueva entrega de la movilización social por una buena causa de Quédate a Dormir:

Tampoco te pases
"Somos fans. Nos encanta Superman. De toda la vida. Lo hemos dicho mil veces (1,2,3,4...). Pero hay cosas que... no. En serio. NO..." (sigue leyendo).

martes, junio 20, 2006

Trece palabras

Hace unos años, al acabar la carrera, me metí en el lío de las oposiciones. Al principio fue por probar y compaginé el temario con otros estudios. Después decidí tomármelo en serio y dedicarme a ello a tiempo completo.
Después de un año entero sin salir, sin hacer otra cosa que estar en la biblioteca estudiando, fui bastante bien preparada al examen, pero... suspendí. Supongo que no fue suficiente, o quizás fue cosa de la suerte (de la mala). Lo cierto es que da igual.
Éste es el cuadro que hizo que más del 85% (no exagero) de los opositores suspendiera estrepitosamente. Incluida yo. ¿Alguien se atreve? (estoy segura de que por ahí hay alguno/a que lo sabe).
Lo que más recuerdo de ese año es lo sola que estuve. Yo estudiaba en una biblioteca a la que van muchos opositores, pero no conocía a casi nadie. No soy una persona que necesite hablar mucho, pero es que recuerdo muchos días en los cuales mis únicas palabras en voz alta eran "¿me pones un café con leche, por favor? con dos azucarillos, muchas gracias". Y como al llegar a casa no había nadie, pues me quedaba con mis TRECE PALABRAS pronunciadas por día.
Los pocos conocidos que tenía en la biblioteca eran de los que llevaban años allí, con oposiciones mucho más difíciles y me hablaban de sus manías: Uno contaba baldosas. Otro iba por la calle cantando los temas de la oposición y su mayor temor era caerse por una zanja de Madrid. Otro tenía casi un transtorno obsesivo-compulsivo con el orden. Y casi todos tenían un modo particular de relacionarse con su entorno (es una manera fina de decir que eran más raros que un perro verde).
Al cabo de unos meses de estar sola con mis libros, me di cuenta de que yo también estaba empezando a hacer cosas extrañas: me volví una maniática de las rutinas, de los colorines de subrayar y de beber agua. Y lo peor fue empezar a hablar sola delante de mi café con leche. Pero como en aquel lugar la gente no estaba muy cuerda, creo que no llamaba mucho la atención. Supongo que el estudio excesivo en soledad perjudica seriamente la salud mental. Por eso admiro profundamente a los opositores que se toman en serio su trabajo y que son capaces de dedicarle meses y meses, y años, a su objetivo. Sobre todo si consiguen seguir siendo más o menos normales.
Si tengo presente esto hoy es porque dentro de unos días vuelve a ser el examen de la oposición que me preparé allá, casi en otra vida. Iré, más que nada por contentar a mi madre, pero segura de que tengo el suspenso en el bolsillo. Pero aunque sepa de antemano que voy para nada (no he estudiado) no puedo evitar tener una sensación triste, aumentada por el recuerdo del fracaso y porque se me acentúa la angustia por el futuro. ¿Hay algún remedio para eso? ¿Helado de chocolate, quizás? ¿A toneladas?
P.D. Lorzagirl, mucha suerte. Aunque espero que no estés leyendo esto y si lo estás... ¡Vamos, a estudiar! (hombre, yo que tengo todas mis esperanzas puestas en ti).

lunes, junio 19, 2006

Si bebes, no...

Entre el “Jo, estoy supercansada/o, creo que no salgo… Si acaso una cerve y a dormir” y el “Pero ¿¡quien es este/a tío/a que está en mi cama!? ¡¡¡No vuelvo a beber!!!” hay una línea recta… y no demasiado larga.

Éste no es un post de autoescarnio -me estoy quitando-, así que no nos vamos a centrar en los eventuales excesos etílicos de esta blogger -pido a los comentaristas que se abstengan-. Más bien nos fijaremos en la propia línea que une el punto A ("creo que hoy no salgo") con el punto B ("ya no salgo más").

Si hacéis un google os saldrán (en 0,13 segundos) aproximadamente 23.600 resultados de "fases de la borrachera", pero yo me quedo con la clasificación que hizo hace tiempo el Señor Pérez que, además de Ex (mío), fue en su día una autoridad en la materia. Lo añadido en verde es mi pequeña aportación.

Las cuatro fases de La Gran Tajada:

1 · Exaltación de la amistad.
Ejemplos: “eres genial”, “eres de puta madre”, “eres como mi hermano/a”, “antes me caías mal, pero ahora que te conozco…”, “te quiero, tío”.

2 · Cantos regionales.
A cada uno le da por unos hits, pero juro que hay quien DE VERDAD canta el "Asturias, Patria Querida".

3 · Desafío a la autoridad.
Camareros, porteros del local, policías municipales, guardias civiles, curas, médicos, el propio padre.

4 · Llamadas a las ex-novias porque seguro que están deseosas de hablar con uno a las 4 de la mañana.
Ejemplo: "Hola... ¿Eres Be? Cuanto tiempo... ¿cómo estás? ... ¿Qué quién soy? ¿No me reconoces?"

En casos moderados, un sms puede sustituir a la llamada.

Mensaje muy válido a las 16:37. A las 04:37, más bien no.

Si la ex tiene suerte, la fase Degradación del idioma vendrá después. Si no, además toca traducir: “Edez nna día de puda maddre…”

Después del estatut, llega la campaña DEFINITIVA

Ayer se votó el estatut, así que ¡por fin! su campaña se acabó. Pero nosotras... nosotras seguimos con la nuestra:

Milagros digitales
"Las cosas nunca son lo que parecen. Y menos si hay una cámara por medio. Desde que el cine es cine se usaron trucos de iluminación, de encuadre, se usaron filtros (¿alguien se acuerda de la famosa media que Sara Montiel obligaba a poner en las cámaras que la filmaban?) para mejorar la apariencia de los actores..." (sigue leyendo).

sábado, junio 17, 2006

Que NO a la Castración Digital!!!

Seguimos (o más bien retomamos) nuestra campaña contra la castración digital, y hemos pensado que necesitamos más sitio. La plataforma tiene su sede central AQUÍ. Nos encantará veros por allí siempre y cuando luego volváis a quedaros a dormir aquí.

Únete a nosotras!!!

Hemos empezado con ganas...

"Superman ha vuelto. Después de muchos años sin tenerle en la pantalla grande, por fin se ha hecho otra película de la saga. Nosotras, que crecimos con Superman como héroe de cabecera, que soñábamos con que nos llevara volando por los cielos de Metropolis (o Madrid, o Barcelona o Guadalete del Cinquillo, el caso era volar agarrada de un chico guapo)... por fin teníamos a nuestro súper hombre de vuelta..." (Sigue leyendo)
"Para ser un SuperFriki necesitas un SuperOrdenador..." (Sigue leyendo)
"Ya estamos. Primero la castración digital, que ya nos tocaba las narices. Y ahora... ahora esto..." (Sigue leyendo)
"Superman puede parar un avión en marcha, mientras rostiza a un pájaro con los rayos x de sus ojos y hacerlo, todo ello, llevando botas rojas de media caña... Pero, cuando le enseñan un trozo de kriptonita se le pone tieso el rizo y no tiene fuerza ni para gritar cual caperucita roja (con la que comparte estilista, recordemos)." (Sigue leyendo)
...y habrá más.

viernes, junio 16, 2006

La alegría del mundial

La semana pasada comenzó el Mundial de fútbol. Para España empezó antesdeayer y bien (¡sorpresa, sorpresa!). Pero bueno, nada de eso es novedad, seguro que muchos de vosotros vio el partido o por lo menos lo escuchó (radio patio transmite los goles de una forma bastante fidedigna). Seguro que alguno hasta se escaqueó del trabajo para poder ver el partido. Y es que, debido al pesimismo ibérico (hasta que hemos ganado) parece que, o ves a España en esta fase, o no la ves más (bueno, añadido a que a nadie le amarga un dulce ni el escurrir el bulto en el curro). Yo no lo vi, una serie de trabajos inaplazables requerían mi atención urgente (bueno, vale, en realidad dormí la siesta... desde el primer minuto hasta más allá del último). Ahora me siento como una traidora a la causa, una mala patriota, una descastada, una... ups, espera, que a mí no me gusta el fútbol. Da igual. El mundial no es fútbol, es cuestión de estado.

Bueno, al grano, que yo no iba a hablar de fútbol (me lío, me lío... y en vez de post son testamentos). Iba a hablar de esto: una marca de lencería a lanzado una colección inspirada en el mundial. Y ha hecho unos conjuntos de ropa interior que son, son, son ¡taaan FEOS!
Bracito a la cadera, que quede estilizado y deje claro que comemos sólo una uva al día y... culo fuera, hombro arriba, meted tripa, ¡ar!
Las niñas, muy monas (algunas de ellas novias de futbolistas). Los modelitos, de inspiración mundialera obvia: verde césped, baloncitos estampados y el detalle de un llavero de "esférico" colgando entre las mismísimas. En la foto de abajo se puede apreciar otro detalle fundamental: las copas están recubiertas de red tipo-portería. Muy útil si te mandan a supervivientes y tienes que pescar pececitos con el sujetador.
Los conjuntos verdes aún tienen un pase (ejem)... me refiero a si los comparamos con la cosa que lleva la de la izquierda. ¿Qué es eso? ¿Quizás una obra de arte contemporáneo conceptual, técnica collage? Si hasta provoca comentarios entre ellas: (diálogo chica del centro-chica de la izquierda):
- Tía, ¿qué le has hecho tú al estilista de este sarao? ¿Le has vendido droga a su hijo? ¿Has dicho que su pene es pequeño?
- Jo, no, es que mi novio juega en el equipo que les eliminó en el pasado mundial.
Yo, ante esta foto, solo tengo que decir tres cosas:
- Dolor, dolor, dolor.
- NO saltes.
- ¿No había presupuesto para darle a esta niña una talla que le permitiera respirar?
Modelito para las niñas mandonas. Mete a un árbitro en tu cama (algunos soñarían con el trío arbitral de esta guisa). Obsérvese el bolsillito para las tarjetas. ¿Codificación?:
Tarjeta amarilla: "cariño, vas demasiado rápido".
Tarjeta roja: en dos situaciones: por acumulación de amarillas "ya me has hartado. Ponte la tele y déjame en paz" o roja directa "me duele la cabeza. Vete al sillón".
Una última reflexión: ¿de verdad pretenden que nos pongamos eso? Cómodos no son, que se lo digan a la de "salvadme-me-ahogo-con-mis-propias-lolas". Y si se pretende excitar al macho con esas cosas, yo tengo mis dudas (es que... son tan feos... porque lo que salva las fotos son las chicas. Sin esas pedazo de chicas dentro, así en abstracto, los conjuntos dan ganas de llorar). ¿O es que pretenden decirnos que en estos días los machos sólo responden a estímulos futbolísticos y esa será la única manera de llamar la atención de los meo-de-pie?
P.D. A mi hermano le han jamoneado sus notas de alemán y ha aprobado. Lo he sabido en cuanto le he visto recorrer la casa haciendo poses ninjas.

jueves, junio 15, 2006

El P*** Fútbol

No me malinterpretéis, a mí el fútbol me gusta. Bueno, sin pasarnos. Una cosa correcta. Cuando juega el Madrid y los partidos importantes de la selección (me niego a ver un amistoso España-Cantón Cutre). Sé lo que es un fuera de juego y me sonaban de antes 6 o 7 de los seleccionados para este Mundial. Vamos, que no tengo ni idea. Pero no lo odio, ¿eh?

El caso es que llevo una temporada confraternizando por Internet con un compañero de trabajo. Es una confraternización de lo más sosa, que conste, (y con cero tonteo, Parker *, que te veo). De hecho a lo más personal que hemos llegado fue un día que me llamó “pillina” (ya ves tú). ¿Y qué tiene que ver esto con el fútbol?

Pues mucho. Todos los días tengo que enviarle un e-mail con cierta información, y todos los días adjunto algún comentario estúpido (el calor, el solecito, las cañas de fin de semana, el santo del jefe…) que él contesta con salero y brevedad. Ayer me tocaba, como no, el partido de la Selección.

Fue más o menos así:
YO
1º: Saludo
2º: Comentario:
“En cuanto al parte diario, hoy ha jugado la selección española contra Croacia y hemos ganado 4-0. Raúl ha entrado de suplente y he de decir que lleva el pelo rarísimo. Pujol está creando escuela”.
3º: Paso a temas laborales.
4º: Despedida y cierre.

ÉL (directamente, sin introducción)
“Impresionante..., decididamente las posibilidades de España en este mundial van creciendo.
Ha sido capaz de ganarle 4-0 a Croacia. Y eso lo ha hecho sin que Croaciaesté presente, que si llega a estar....
Todo un reto, sí señor, ser capaz de meterle 4 goles a Croaciaenfrentándose a la vez a Ucrania”


Mierda.


Pues qué bien.

Respuesta:
“Bueno, qué más da. Iban de amarillo. Bastante he hecho con fijarme en el pelo de Raúl.
¿Los croatas no son los de la camiseta fea que es como a cuadros?”

Eso, Be, tú sí que sabes arreglar un desaguisado. Eres una chunga. Por lo menos sí es cierto que los de Ucrania van de amarillo...
...y que los croatas tienen la camiseta a cuadros...

Conclusión 1: Lo único bueno de mi tendencia a los momentos Bridget Jones es que no me falta material para posts.

Conclusión 2: Tengo que dejar de hacer el gilipollas. Porque Bridget está pasadísima -y además embarazada- y porque tanto autoescarnio empieza ya a ser repetitivo.

* Parker, hiperbronceada compañera de la radio y lectora (que no commentadora) de este blog, se va a partir de risa al leer el post. Vale, sí, en ocasiones he defendido en contra de la opinión general que este chico debe ocupar un lugar destacado en el ranking de niños monos de la radio. Nadie (NADIE) coincidía conmigo, así que supongo que la culpa la tiene que sólo le he visto una vez y no miré bien.

ACTUALIZACIÓN: Retiro la candidatura de Corresponsal al podium de primates. Ayer me enteré de que antes de ocupar su cargo actual llevaba UNA RASTA.

miércoles, junio 14, 2006

Vámonos al cine, cari

Cine y pareja. Menudo tándem. Bueno, mejor dicho, menudo trío: cine, pareja y domingos por la tarde. Y ¿quién elige la peli? Después de muchos años y de unos cuantos novios en el historial, yo me he quedado con una duda. Porque si hago balance, creo que he ido a ver más pelis que les interesaban a ellos de las que me interesaban a mí, porque me dejo liar, me dejo liar... y acabo viendo "Scream 27". ¿Falta de personalidad o parte del ceder terreno necesario en una relación? Ains, duda cruel.

A mi primer novio le encantaba el cine de terror. Yo odio el cine de terror. Pero me tuve que tragar todas las de aquella época: las buenas, las malas y las peores. Venga sangre, cuchillos, grititos y topicazos (que si tienes sexo mueres... que si te vas sola a la cocina mueres... siempre igual, te mueres por cualquier cosa). En cuanto empezaba la música de miedo yo ya me aferraba al brazo del interesado y se lo retorcía. El pobre se sentía fuerte, pensando "pobrecita, que se acurruque aquí..." aunque en realidad lo que yo pensaba era "coño, que mal lo estoy pasando por tu culpa" y apretaba aún más mis deditos. A veces con uñas. Hasta que oía "mmmppfff" al lado: "¿no querías miedo? pues vas a tener miedo, pero a la amputación de tus extremidades".

Luego vino la época de friki-novios: me vi todas las de los súper héroes. Unidas a algunas de acción. Aunque parezca mentira que diga esto, fue un cambio a mejor: al menos ya no pasaba angustia y, generalmente, los tíos que salen en esas pelis están bastante bien. Ellos se emocionaban con las explosiones y las peleas y yo con los cuerpazos de los actores. De esa época me ha quedado el gusto por algunas de las pelis del género, y ya las voy a ver sin friki-novios (el sábado Be y yo nos fuimos a ver X-men III, ala, las dos emocionadas con Lobezno).

Algunos de esos tíos, por la ley de la compensación, querían que fuéramos a ver películas que me interesasen a mí. Pero siguiendo su lógica, como a ellos les gustaban las pelis "de tíos", a mí me tenían que gustar lo que ellos entendían como pelis "de tías": pretendían llevarme a ver las comedias románticas pastelosas americanas. ¿Y cómo les haces entender que le darías un bofetón a Meg Ryan para quitarle esa expresión pizpireta o que Jennifer Aniston te parece lo peor (cubierta con un estilismo capilar estupendo, pero lo peor en líneas generales)?

Algunos chicos he tenido que se acercaban mucho a la línea de cine que me gusta a mí. Aparte de aprender un montón y ver muchas pelis interesantes, por fin podía decir "¿vamos a ver la última de la Coixet?" sin que me mirasen con cara de "¿estás loca? ¡Pero, pero... si soy un tío!".

Con estos antecedentes, comprenderéis que cuando algún chico comienza a interesarme, procuro enterarme de qué tipo de cine le gusta. No le vayan a gustar las pelis de terror de nuevo o el cine irano-mongol (en V.O., of course) y ya la hayamos fastidiado.
P.D.: Me acabo de acordar de un caso en el que nunca, NUNCA, he cedido ni un ápice. Me niego a ver cualquiera de la saga. Sólo diré una palabra: Torrente.

martes, junio 13, 2006

¿Un anillo para atraerlos a todos?

Si vas ahora a la farmacia de tu barrio es muy probable que encuentres en el mostrador -entre las Perlas de Ricola y las Juanolas-, un bol con unos sobrecitos rosas dentro. En realidad lo que hay en el tarro es esto:

Anillos vibradores

Los comercializa Durex, dentro de su nueva línea de juguetes sexuales. El texto de la web durex.com dice:

· Novedad. Anillo estimulador con batería.
· Se coloca en la base del pene y cuando se pone en marcha, proporciona vibración.
· La batería dura hasta 20 minutos. De un solo uso.
· Ambos miembros de la pareja sentirán la vibración del anillo.

Clarito, ¿no? Un poco “género seco”. Veamos cómo lo explican en tiendadurex.com:

¡Te vas a estremecer!
· Parte de la diversión radica en encontrar la posición en que los dos podéis notar más la vibración
· 20 minutos de placer
· Fabricado con silicona, totalmente adaptable
· Fácil de encender y apagar
· Batería no reemplazable
· Puede emplearse con o sin preservativo


Lo de que es fácil de encender y apagar tranquiliza mucho. Pero vamos a fijarnos en el estilo de esta segunda versión… Un estilo diferente, igual de explicativo pero más personal. Jo, el que escribe los textos sobre este tipo de productos tiene un trabajo difícil… Hay que darle muchas vueltas hasta encontrar un estilo propio.

El trabajo de investigación al respecto de este anillo no ha incluido a Be acercándose a un Durex Ring, pero sí una serie de entrevistas al respecto del mismo. Por supuesto, ninguno de los sujetos/as entrevistados por esta blogger ha comprado/probado un anillo Durex. Ninguno. Pero por suerte todos/as tenían un amigo que sí tenía una opinión formada al respecto. Y todos querían compartirla:

-Mola.
-No mola mucho.
-Qué asco de chisme.
-Es claramente mejorable.
-Se le acaban las pilas en seguida.
-Para eso te compras uno de verdad.
-Da poca talla.
-Mejor el de acero y titanio de toda la vida.

Vale, reconozco que con 8 encuestados puede que el resultado no sea muy científico, pero qué queréis que haga del lunes para el martes… y trabajando rodeada de Los Happiness. Pero sirve para darnos cuenta de que no es un anillo para atraerlos a todos... principalmente a los chicos, que son los que más se quejan...

Yo, personalmente, lo considero un peligro más que añadir a la ya larga lista de peligros de mi vida diaria, teniendo en cuenta que una vez, cuando era becaria en una radio bastante más progresista que la que trabajo ahora, se me volcó el bolso delante de mi jefe de sección. Pues eso.

lunes, junio 12, 2006

Cerdos españoles

Este fin de semana he estado en un hotel en el que, mientras me duchaba, podía ver a unos 'gochinos' (cerditos) monísimos pastar por la Dehesa.

A lo largo de este fin de semana he aprendido muchas cosas sobre el gochín ibérico. La historia que má me ha impresionado ha sido esta:

Los cerdos ibéricos puros son muy tocacojones. Tardan mucho en engordar y si no hay hierba carnosa pasan de comerse las bellotas (que son lo que hace que el jamoncito sepa tan rico) porque, por lo visto, las bellotas hacen que les arda la boca (les arde pero no pueden dejar de comerlas oyes... tal cual algunos humanos que yo conozco y que saben que, tras una mariscada o una buena fabada, viene un dolor de cabeza salvaje, pero no pueden decir no..) y entonces comen mogollón de hierba en plan sal de frutas...

Como son muy tocacojones y encima son pocos... han importado de EE UU los Sam Walkers (que no se llaman asín exactamente pero tienen nombre como de pistolero y amigo de chuc norris) Los Sam Walker son inmigrantes de ida y vuelta (como muchos argentino-españoles)... fueron en su origen cerditos extremeos que emigraron a EE UU y ahora vuelven a extremadura para hacer más productiva la especie.

Los cerdos estadounidenses engordan mucho más rápido y adquieren un tamaño más grande que los 'tocacojones' extremeños. Los criadores mezclan a cerdos sam walkers con cerdinas extremeñas para obtener cerdinos híbridos que puede que tengan menos calidad de los 'tocacojones' pura cepa pero son más grandes.

Bien... existe una cosa llamada potro... los criadores rocían el potro (fus, fus) con endorfinas de cerdina extremeña, sueltan a los sam walker y estos se lanzan como locos. Con el esmegma (gracias t por esta palabra) que depositan en el potro inseminan luego a las dueñas de las endorfinas...

Pero.... (y aquí viene la historia)... a los 'tocacojones' extremeños el potro como que no... los criadores lo rocían (fus, fus) con endorfinas de cerdina extremeña... pero ellos lo miran de reojo y se dan media vuelta... a los 'tocacojones' extremeños hay que ponerles las cerdinas tal cual para que se pongan manos a la obra... ¡pasan de isneminación artificial!... eso pa los americanos.. oiga...

... son pequeños, 'tocacojones', primitivos, exigentes y nada flexibles... pero saben mejor que los sam walkers...

¿como la vida misma?

A mí, plin...io

Los exámenes son momentos críticos para cualquier alumno. Los nervios juegan malas pasadas y se puede llegar a meter la zarpa mucho. Pero mucho, mucho. Que se lo digan sino a los profesores que han ido recogiendo la antología del disparate. Y seguro que todos tenemos algún despiste de esos garrafales en nuestro historial (o muchos, depende del grado de estudio, despiste y brutalidad).
El mío no fue gracioso, pero sí gigantesco: insinué (y juro que sólo lo insinué) que Plinio (gran autor romano) era griego. Fue una de las pocas asignaturas que he suspendido en mi vida, pero es que aquello no tuvo nombre: al pobre profesor especialista en Historia Antigua le debí arrancar dos años de vida, porque insinuar eso es como afirmar que Cleopatra era canadiense o que Mozart era un especialista en solos de tam-tam allá en la sabana africana. Y lo peor, lo que sí que no tiene perdón, es que el examen era con apuntes.
Bien, una vez eliminada cualquier sospecha de que yo pudiera ser una chica culta y lista, sigamos con el post.
Esta semana en casa nos hemos reído un montón a costa del examen de la escuela oficial de idiomas de alemán de Hermano. Al acabar el examen le llamé para preguntar qué tal le había ido:
- Puf, bien, menos la parte de comprensión lectora.
Pero al día siguiente:
- Hermana, qué angustia. ¡Me he despertado esta noche a las cinco, con el corazón parado y me he dado cuenta de que me he equivocado en una palabra del examen!
- Bueno, pero por una palabra no pasa nada, hombre, no vas a suspender...
- Ummmm...
Hermano cambió una c por una n. Confundió Schinken con schicken. Es decir, "jamón" con "enviar". Así que, traducida, su redacción (que consistía en mandar una carta) dice así:
"Por favor, jamonéame los cd´s que te pedí. Entonces, yo te jamonearé el dinero".
Suspender, no sé. Pero en algún lugar del mundo hay un profesor de alemán que aún se está riendo.
Ala, si os animáis, jamoneadnos vuestros comments contando vuestras meteduras de zarpa en exámenes (jijiji, lo siento, ya sé que es fácil y malo, pero no lo he podido resistir).

viernes, junio 09, 2006

El Ibex del Amor

¿Sobre qué postea una después de la visita multitudinaria de frikis de ayer? Más de 400 visitas, dios qué vértigo (gracias Neithan)… A ver, esta semana no he hecho nada raro con un tanga… va a tener que valer un post que tengo pendiente de escribir desde hace algunos días. Iba a esperar a las musas, pero no terminan de llegar, así que sin musas. (Me sugieren que ponga un par de ejemplos prácticos... lo editado a las 12:30, en rojo)

En un año he aprendido todo lo que sé de Bolsa. Que tampoco es tanto, en realidad. Con lo que no sé se pueden llenar piscinas (digamos mejor estadios, en homenaje a que hoy empieza El Mundial), así que no me hagáis preguntas que no voy a saber contestar.

Últimamente trabajo tanto que el Ibex sigue en mi cabeza cuando salgo de la radio… así que cuando mis amigos/as me cuentan sus penas/alegrías o me consultan cosas, aplico la filosofía del buen inversor para analizar la situación. Y lleno la conversación de símiles sacados de la Renta Variable.

Quiero compartir con vosotros esta filosofía antiprofunda que tantas vidas y corazones ha salvado hasta la fecha (cero): uno elige qué comprar (o con quién salir o de quién enamorarse) según sea su Perfil de Inversor, ya sea conservador o amante del riesgo. Y es que hay muchos tipos de valores.

Blue Chips: Aquellos “pesos pesados” que por el tamaño, solidez y consolidación de la empresa, no es probable que se desplomen. No suelen tener grandes vaivenes, y tampoco suelen subir mucho (salvo excepciones)... Eso sí, con una economía estable se espera que vayan subiendo con el tiempo. Te dan una vida tranquila, son inversiones seguras, para medio o largo plazo. Hablamos de esas relaciones estables en las que es fácil dejarse llevar, y que cuando te quieres dar cuenta ya llevais 1 año... Chicos fiables, relaciones en las que sabes cual va a ser el siguiente paso. Quizá son aburridas, aunque nunca te puedes fiar (mira lo que pasó con Enron).
Yo pondría como ejemplo al BBVA, al Santander o a eléctricas como Endesa.

Chicharros: Pues eso, lo contrario. Son valores que pueden sufrir movimientos bruscos de subidas o bajadas, buenos para el corto plazo pero peligrosos para inversores con poca experiencia. Se conocen también como “valores para el intradía” porque a veces no son ni para el corto plazo, sino para el cortísimo. Ese chico tan vistoso que es perfecto para un apaño, pero al que sólo una tonta entregaría su corazón (o la totalidad del capital)... la perfecta aventura de una noche, y que tiene tanto encanto que hay que "controlar" si no quieres perder la inversión.
Aquí incluiría a Service Point, a Urbis, a Sniace... y a mi amigo Canalla.

Valores promesa: Los que todos los analistas recomiendan (tus amigas te dicen “¡con lo mono que es! ¡tienes que quedar con él!”, a tus padres les encanta, objetivamente sabes que es perfecto para ti…) pero no terminan de subir (no te llena, o la cosa no funciona en el plano sexual). Aquellos chicos a los que vas a terminar por decir "no eres tú, soy yo... eres racionalmente perfecto, pero no sé qué me pasa, que me falta algo...". Y, a pesar de lo que digan algunos, estarás diciendo la verdad.
Telefónica, que por cierto parece que empieza a despegar, así que puede que no haya que perder la fe…

Valores de alto dividendo: El dividendo es una retribución que dan muchas empresas a sus accionistas una o dos veces al año, mientras que otras hay años que no dan dividendos. Es independiente de cómo vaya lo demás: la compañía puede estar haciéndolo mal en la bolsa, pero decidir dar un dinerito. En el plano que nos ocupa, un buen dividendo es cuando tu novio dice/hace “algo” y tú sonríes y dices para ti: “Ya me acuerdo por qué estoy con este chico”. Esas relaciones que pueden pasar una época aburrida (o no) pero que, a intervalos más o menos regulares, ambos miembros recuerdan por qué están juntos y qué hace especial al otro. Esos chicos con el don de la oportunidad, que te llaman 3 segundos después de que se te haya pasado por la cabeza que quieres hablar con ellos.
Este año, por ejemplo, Antena 3 y Telecinco.

Valores para tener en cartera: Valores tranquilos, con buenas perspectivas y no demasiado riesgo, que no suban muy de golpe pero que suelen hacerlo mejor que el mercado, y que tengan un dividendo interesante. Los mas recomendables, y los que más escasean. Esos que decimos "yo solo quiero que sea divertido, listo, marchoso, que me trate bien y que me guste. ¿es que nunca se pueden dar a la vez todas estas variables?".
Los bancos medianos (Popular, Bankinter, Sabadell), Arcelor, Gamesa…

Ahora mismo estoy poniendo cara a cada una de estas categorías, jijijiji... Todos los ejemplos los he dado referidos a hombres, pero pueden darse la vuelta y aplicarse a chicas (eso que lo haga ya cada uno si le interesa).

Mi consejo preferido en los últimos tiempos es DIVERSIFICACIÓN. Será porque no lo tengo claro, o será porque mis compañeras más mayores se acuerdan de cuando cada acción de Terra valía 160 euros (y al final lo compró Telefónica por poco más de 5). Voto por diversificar, por poner los huevos en distintas cestas para que no se rompan todos.

Si te decides por no diversificar (que será porque has tenido suerte), recuerda esto que te digo yo y la Comisión Nacional del Mercado de Valores: Rentabilidades pasadas no aseguran rentabilidades futuras. O sea, una empresa puede llevar 20 años ganando un 15%, pero eso no garantiza que el año que viene vaya a ganar otra vez un 15%. Traducción: no te duermas en los laureles.

Oh, dios, estoy hecha una cínica. Y aquí termina la teoría del amor bursátil de Be, no sin antes avisaros de que no hagáis caso de los valores seleccionados por mí a la hora de hacer vuestras inversiones. Que me lo he inventado todo, hombre ya.

Y ahora, después de leer esto (si has conseguido llegar al final), confiesa… ¿eres una chica/un chico Hedge Fund (=fondo alternativo de alto riesgo), o más bien un Bono del Estado?

jueves, junio 08, 2006

Terminator Misia

Cuando me fui a vivir sola (hace ya... buf, sopocientos años). Tuve que enfrentar UNA dura prueba. ¿La soledad, las tareas domésticas, vivir sin tele? os preguntaréis. No. Todo eso pasó, pero no lo llevé mal. Mi gran problema, el que fue mi gran trauma, fueron los BICHOS.
Cuando vivía con mis padres y me encontraba algún horrendo animal pululando por el baño o mi cuarto, yo simplemente chillaba y mi padre o mi hermano, por no oírme, venían y se convertían en Papi "el exterminador" o Hermano "el sucio" (no es que hubiera muchos bichos en casa, pero sí unas pequeñas cosas negras con miles de patas que se movían muy rápido y que parecían viscosas. Tijeretas, creo que se llaman).
Cuando me vine a vivir sola, era evidente que por mucho que gritara nadie iba a venir. Bueno, supongo que si hubiera chillado mucho alguien hubiera llamado a la policía o los bomberos, pero no era cuestión de avisar a los cuerpos de seguridad para ejecutar a un bicho. Supongo que se habrían enfadado bastante. Además, parece el comienzo de un mal cuplé ("señor agente, ¿me podría usted matar a este bichito que me recorreeee?"). Entonces aprendí yo sola a matar los bichos. Parece una tontería, pero si de algo estoy orgullosa es de eso. Porque ya no necesito a un meo-de-pie para sobrevivir.
El proceso fue largo. Primero huyes, luego compras todos los insecticidas del mundo, después ya te atreves a ejecutar a tus víctimas con una zapatilla/periódico y ahora soy capaz de hacerlo delicadamente hasta con una servilleta de papel (para que ni el bicho ni mi pared sufran).
No voy a mentir. Cuando el bicho es lo suficientemente aterrador aún me quedan tics del pasado y mientras voy a matarlo, chillo. Mucho. Pero no lo puedo evitar. En las últimas semanas ha habido una plaga de horrendas polillas, o mariposas feas marrones totalmente asquerosas porque tienen la maldita manía de dirigirse hacia ti como kamikazes japoneses. Y me muero del asco. Me dan tanto repelús que un día tenía en el baño a dos enormes (del tamaño de mi dedo meñique una de ellas) y llamé a Be para retransmitirle mis gritos. Coño, en situaciones de estrés no basta con gritar, alguien tiene que escucharte para que el desahogo sea efectivo. Rezo para que esa noche no llevara el manos libres, porque, ejem, puedo gritar bastante si me lo propongo. Y creo que esa noche mi conversación no fue muy coherente:
- ¡Hola!
- Um, Be, ¿sabes si, si le echo a estas cosas frufru, se desintegran?
- ¿De qué me estás hablando? ¿frufru, cosa?
- ¡AAAHHHGGG, asco, pero es que son como aviogggnes, puaajj, AAAAHHH, ME ATACAAAAA! ¡SOCORROOOOO!).
- ¿¿¿???
Las dos murieron en acto de servicio, las pobres (una de las asquerosas se murió justamente encima de mi esponja. Las dos a la basura). Y menudo susto, porque empezaron a aparecer muchas en mi casa y ya pensaba que tenía el nido de los huevos de Alien en algún armario, pero no. Ha sido una plaga de bichos asquerosos que ha inundado todo mi barrio (mal de muchos... pero es que no me gustaba la idea de ser el nido de unas cosas tan horrendas).
Hermano vino hace tiempo a vivir conmigo, pero ya no le pido que me mate a los bichos (o casi nunca). ¡Ya soy una joven intrépida y audaz capaz de hacer sus propias matanzas!
Por cierto, si tuviéramos categorías en este blog, este post iría directamente a la categoría "súper-ñoña" (pero es que.... un pequeño paso para la humanidad, un gran paso para Misia).

martes, junio 06, 2006

Así se forjan las leyendas

¿No os habéis preguntado alguna vez cómo se crean las leyendas urbanas? Pues bien, yo tengo una ligera idea del proceso, ya que lo he podido observar a pequeña escala en mi propia casa: mi hermano es un creador de historias extrañas. No es que se invente la realidad, es que la toma, le añade unos cubos de exageración, mucho sentido del humor, una buena pizca de imaginación y ¡voilá!, ya tenemos una leyenda familiar.

El otro día mi hermano llegó a casa todo emocionado:

- ¡No te lo vas a creer! ¿Sabes que uno de los conductores de la línea de bus ya no está? Pues el que le sustituye me ha contado que está de baja porque el otro día iba con el bus y se detuvo en una nueva parada que está sobre un paso de cebra (es que la han puesto ahí por las obras de la plaza) y un tío atacó el bus: le dio un par de patadas y claro, el conductor se bajó. Entonces el tío la tomó con él y... ¡le mordió! Ahora el conductor está de baja.
- Vaya, estas cosas sólo pueden pasar en este barrio.
En realidad, uno de los temas favoritos de mi hermano para exagerar y reirse un buen rato son mis novios y ex. Hace un tiempo estuve con un chico alto (1,89) y aunque mi hermano no llegó a conocerlo (o precisamente por eso) dio su versión de él al resto de la familia, basándose en unas preguntas que me hizo:
- ¿Y cómo es él?
- Esto parece la canción de Perales... no sé, es alto.
- ¿Alto? ¿Cómo de alto?
- Pues... le llego por aquí (y señalé justo la altura del hombro). No llega al 1,90.
Mi hermano, sobre esta conversación, decidió hacer suya la historia. Y las versiones fueron evolucionando:
Versión nº1: "Jijiji, ¿sabéis que Misia está con un tío muy alto? mide dos metros y se da en el marco de la puerta de casa".
Versión nº2: "Misia ya no está con el tío altísimo... medía dos metros diez y tenía que entrar en casa encogido, porque no cabía por ninguna parte. Hermana le llegaba por aquí ( y señalaba la altura del pecho)".
Versión nº3: "Jo, hermana. ¿Te acuerdas de ese ex tuyo que medía 2,30? casi nos destroza la casa. Ese desconchón que hay en el desnivel del techo seguro que lo hizo él. Pero claro, que se puede esperar si le llegabas a la altura del ombligo".
Al final mi familia cree que estuve saliendo con el chino ese alto que juega en la NBA.
¿Yao Ming? 2,26... bah, una menudencia al lado de mi ex.
Y si mi hermano hizo eso con la altura de un chico, qué no hará con la emocionante historia del conductor mordido. Ha pasado sólo una semana desde que llegó con la noticia y ya le he oído contar la versión nº2:
- Jo, lo que le ha pasado al conductor del bus de mi barrio... Un tío loco se acercó a su bus, se puso a gritar como un energúmeno y empezó a darle golpes, patadas y puñetazos al autobús. Se cargó un par de cristales. Y después atacó al conductor: le dio un pedazo de mordisco en el pecho que hasta parece ser que le arrancó carne y todo. Y claro, el pobre conductor está de baja... sin un trozo de carne y quizás con la rabia.
Tengo ganas de oír la versión nº3. Y la 4. Seguro que Aníbal el Caníbal se queda corto al lado del loco del bus.

lunes, junio 05, 2006

Mi Día de la Independencia (uy, sí)

-No veo ninguna razón por la que te tengas que ir de casa.

A veces mi padre es el mejor.

-Entiendo que quieras hacer tu vida, es natural, pero...

El MEJOR del mundo.

-Bueno, puedes irte un tiempo, de prueba. Y si no te convence la experiencia, pues vuelves a casa y listo.

Yo soy esa pequeña croqueta. Y mi padre, INSUPERABLE.

-Nadie te va a quitar tu cuarto.

Pues mira tú por donde que eso sí me tranquiliza, porque ya estaba yo visualizando a Merilein y Ro (mis pequeñas sisters) tomando por asalto mis aposentos.

-Con tal de que lo dejes un poquito más ordenado que está ahora, claro.

¿He dicho ya que mi padre es el mejor? Y mi madre no se queda atrás.

-Mami... ¿te acordarás de mí cuando hagas guisotes?

-Lo primero que me he fijado de la cocina es en si tienes un buen congelador.

También soy esta pequeña croqueta del lazo en la cabeza.
Tengo que acordarme de comprar "tapers" de varios tamaños (más bien tirando a grandes).
...

Anómalo, desempolva tus escritos sobre mudanzas, porque el sábado cerré el trato y en un par de semanas me mudo a Malasaña.

(Tengo pánico universal al escribir este post anunciando la noticia al blogomundo... ¿Habré hecho enfadar a los dioses y se gafará todo? Estoy hipernerviosa, emocionada... y muy muy acojonada)

viernes, junio 02, 2006

Referentes extraños 1: Aloysius

((Perdón por la pedantería de post que estoy a punto de cometer…)) Editado -en rojo- a las 12:40.

Charles Ryder vuelve a Brideshead por casualidad durante la guerra. Lo que fue la elegante mansión de lord Marchmain, es ahora un cuartel. Charles recuerda los tiempos de esplendor, anteriores a la guerra, cuando era seducido por los habitantes de aquella casa, cada uno a su manera.
Charles conoció a Lord Sebastian Flyte en Oxford y pronto se hicieron amigos, de una forma más bien ambigua y morbosa. Fue Sebastian quien llevó a Charles a Brideshead por primera vez, y quien le presentó a su hermana, lady Julia.
Sebastian es un personaje irresistible y perturbador, de orientación sexual tan poco ambigua como la del jefe de la Perri, que recorre las calles de Oxford conduciendo un maravilloso coche y con un oso de peluche en el asiento de al lado: Aloysius. Sebastian lo lleva a pasear, de picnic, a comer… y por supuesto exige que en los mejores restaurantes pongan un cubierto a Aloysius.
Os voy a presentar a los personajes:

· El de la izquierda que se parece tanto a Jeremy Irons es Charles Ryder.
· La mujer es Lady Julia.
· El hombre rubio que viste de blanco es Sebastian.
· El oso que abraza Sebastian es Aloysius.

¿Dónde está aquí la parte extraña del referente?

· El del collar es Turbo, el raro que salía en Al Salir de Clase.
· El otro es su oso, al que llevaba a todas partes, hablaba y, como podemos ver, customizaba.

¿Qué es esto? ¿Casualidad? ¿Intertextualidad? ¿Momento friki de un guionista de TV? ¿Homenaje de guionista de serie chunga a la serie que le hubiera gustado escribir? ¿Misterio sin solución para Iker?

Y, lo más importante, ¿alguien se acuerda del nombre del (peludo y blandito) fiel amigo de Turbo?

Fuera cual fuera su nombre, qué gran actor era Aloysius II. Qué cara de paciencia.

Maldito Mileurismo

Estoy de enhorabuena: acabo de firmar mi primer contrato de persona (no de persona en prácticas, ni de persona a tiempo parcial, ni de persona pluriempleada: de persona punto). Mis sentimientos se debaten entre el alivio, la satisfacción, el desengaño y la pena que me doy cuando pienso en el futuro.

En el plano práctico, me independizo. No sé cuando, pero en breve. Aprovecho para deciros que busco casa. No agujero con cama, sino casa. Necesito una habitación donde quepa una cama grande, mil libros y todos mis zapatos, con compañeros de piso majos y conexión a Internet.

Si sabéis de algo, mandadme un mail a quedateadormir@gmail.com. Gracias.

jueves, junio 01, 2006

¡Oh, Pagi, Pagi...!

El otro día en clase hablé de ella y me di cuenta de que no me lo había planteado nunca.


Si me gusta o no. La torre, me refiero.
Supongo que hay ciertas cosas que no son bonitas o feas, sencillamente son. Trascienden cualquier categoría original para convertirse en símbolo. Y menudo símbolo.
No siempre fue así. Cuando la construyeron para la exposición de París de 1889, como símbolo de progreso y modernidad, se topó con una gran oposición del pueblo parisino y de muchos intelectuales, entre ellos Zola y Garnier (que había construido la Ópera de París o el Casino de Montecarlo). Éstos firmaron un manifiesto dirigido al comisario de la Exposición, quejándose de que la torre era un armatoste de hierro y que era como plantar una gigantesca chimenea de fábrica enmedio de su amado París.
Cuando estuvo acabada, aunque a algunos les convenció lo impresionante de su estructura y sus 312 metros elevados sobre esas cuatro grandes patas, muchos siguieron rechazándola. Se cuenta que Maupassant iba todos los días a comer al restaurante que estaba en el piso alto de la torre porque era el único lugar de París desde donde no veía la dichosa torre.
Así que se fijó el 1900 como año tope para desmontarla. Y se hubiera hecho, si los ingenieros de la armada no se hubieran dado cuenta de que era un lugar ideal para instalar antenas y equipos de radio. Una vez que se le encontró una utilidad práctica a la torre, ésta pudo respirar tranquila y fue indultada. Y hasta ahora... dile tú a un parisino que la torre no te gusta. Te haría bajar los 1665 escalones de la torre rodando y cantando la marsellesa al ritmo de los ¡ay!