MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

lunes, diciembre 17, 2007

Un domingo con Jesús

En mi cole de las monjas había un coro, y en ese coro había una Be pequeñita que lo pasaba bomba cantando en misas, comuniones y eventos varios. Esa pequeña croqueta con coletas que era yo por aquel entonces se preguntaba el por qué de muchas cosas, como por ejemplo de una canción que nos había enseñado Sor Teresita. Decía así:
Todos los problemas se sumergen
en el vino al tiempo de cenar.
No me molestéis, veo las respuestas:
esta noche nada malo va a pasar.

Siempre deseé ser un apóstol
y contar al mundo mi verdad…
Escribirla en los evangelios
para así pasar a la posteridad.
La pequeña Be se hacía dos preguntas:
1- ¿Nos están diciendo que el vino soluciona todos tus problemas? ¿No es esto una invitación al alcoholismo juvenil?
y 2- ¿Quieren ser apóstoles para “pasar a la posteridad”? ¿Pero qué motivos desinteresados y altruistas son esos?

Como no encontraba solución a esos misterios, decidí que sería como lo de lo de los pecados de María Magdalena, que la monja decía que ya nos enteraríamos de cuáles eran cuando fuéramos mayores. En honor a la verdad, así fue; pero espero que Sor Isabel se haya reciclado porque estos argumentos ya no valen con los niños de ahora, que si les dices eso se descojonan y te hacen un croquis detallado. En cualquier caso, no me extraña que el boom de los botellones empezara con nosotros.

La cosa es que asumí que entendería la canción de la posteridad al ser mayor, y así ha sido. Ayer por la tarde, en el teatro, viendo Jesucristo Superstar con La Perri, al principio del segundo acto:

Sí, sé que esto es la peli y está en inglés, pero confiad en mí: es el primer cachito, el que cantan esos chicos que acompañan a Jesús.

La Perri me dio un codazo y dijo: “¡Esto es una canción de misa!”. Y yo: “¡Sí, qué fuerte, me la sé!”. Y ella: “Nuestras monjas eran unas modernas”.

La obra había empezado mal, porque al abrirse el telón te encuentras un grupo de chicos y chicas vestidos de perroflautas y claro, te caen mal (si eres una persona normal como nosotras). Y que te caigan mal los apóstoles no es un buen punto de partida, porque son los amigos del protagonista. Pero a esas alturas ya había mejorado. La canción “No sé cómo quererle”, la que canta María Magdalena, me hizo llorar.

Pongo también un enlace a la misma canción cantada en sueco por Agneta Faltskog (la rubia de ABBA), que hizo de MM en la versión sueca.

Qué canción tan bonita… me recordó a Gato, no sé por qué, porque no tiene nada que ver, pero yo que sé… MM tiene desde el principio una forma muy generosa de plantearse el amor, no sabe como quererle a él, a Jesús, porque aunque para ella Jesús no es más que un hombre y ella ha querido a muchos hombres, a éste no sabe cómo quererle… y luego, según canta, se da cuenta de que más que querer ha huido del amor, y que esto es lo de verdad, y le da miedo… y lo que más miedo le da es lo que pasaría si él también la quisiera: ella se asustaría y huiría, seguro, prefiere no saber.

La chica que interpretaba a MM ayer era maravillosa, y esas canciones… Gracias a ella, si alguna vez tengo un pimponito a mi cuidado (ya sea mío o prestado), ya sé qué nana cantarle.

También Judas era GRANDE, tanto que La Perri y yo nos hicimos fanes suyas y queríamos hacerle la ola con la camiseta (al final me conformé con gritar desaforada en los aplausos).

El fallo de la producción, irónicamente, era Jesucristo. Estamos bastante seguras de que era un suplente, porque no se parece al que sale en las fotos de promoción, y al lado de los demás quedaba “flojito”. Tanto, que casi se carga Getsemaní. Y eso hubiera sido pecado mortal.

Los grititos heavies le salían muy bien, eso sí.

Pero no era suficiente: Perri y yo nos planteamos seriamente esperarnos en la puerta del teatro para darle una paliza a Jesús a la salida. 40 latigazos no nos habían parecido suficientes, no señor, y si alguien hubiera pedido ayuda para clavarlo en la cruz nos hubiéramos presentado voluntarias.

El perroflautismo del principio y los ángeles/gogós doradas del final me chirriaron, eso sí, así que voy a intentar ver otros montajes de este musical. Mi amiga Zuza, por ejemplo, ha visto un montón de montajes de Jesucristo Superstar, 7 u 8, porque es su musical favorito.

Y resulta curioso, porque Zuza es checa, y cuando era pequeña la República Checa no existía sino que era parte de Checoslovaquia, que a su vez era parte de la Unión Soviética (puntualización: mi compañero de piso malvado, cuyo frikismo -aparte de los tebeos y el porno- es la historia, me acaba de indicar amablemente que nunca fue parte de la URSS, sino del Pacto de Varsovia), y su relación con la religión (y con el cristianismo en particular) es bastante fría. En el cole les enseñaban a hablar ruso, a llamar a Rusia “la Madre Rusia” y que la religión era una cosa despreciable que hacían gentes débiles y alienadas… y que estaba prohibido.

Por poner un ejemplo, es como si a mí, que sé que en el mundo hay gente que se frinka ovejas, recuerdo por ejemplo un comment que dejó Don Guri en el post de lover y fucker, pero me parece lo peor y no conozco a nadie que lo haga. Y si veo a alguien en Crónicas Marcianas contando sus andanzas en ese sentido, pues me da mucho asquito y cambio de cadena. Pues a mi amiga Zuza le pasa lo mismo, pero con la religión: no se lo explica y le parece chunguísimo.

Pues Jesucristo Superstar es su musical favorito, así que tiene algo en común con las hermanas solteras ultracatólicas de mi madre.

Y con este tema sobre Jesucristo Superstar queda inaugurada la temporada navideña en Quédate a Dormir (sí, el cumpleaños de ese chico que muere en el musical y que se celebra cada año por todas partes).


(Los vídeos son todos de la peli de 1973, porque para no encontrar videos de la representación actual, que no hay, pues pongo la peli. Y además yo prefiero la lengua original).

11 comentarios:

Rebilated dijo...

Joer, yo me acuerdo que de pequeño me vi la pinicula y al final ¡¡¡SALIA UN AUTOBUS (y romanos con fusiles)!!!, hasta que mi madre consiguio convencerme de que en la época de los romanos no habia buses, sino carros de caballos¡¡¡ (yo era muy chiquetito, leñe).

querida_enemiga dijo...

Yo oigo Jesucristo Superstar y me acuerdo de Camilo Sesto... Y luego me acuerdo de lo que ha sido de Camilo Sesto...

toayita dijo...

Yo lo vi en mi ciudad cuando tenía unos 10 años, mi tio hacía de Judas y molaba un montón y J.C era un mindundi...creo que fue ahi cuando empezaron a gustarme los malos :P

E. Martin dijo...

Si señora, ahí, apoyando la V.O.

En realidad EL personaje de JS es Poncio Pilatos. El de la representación original le da cien vueltas al de la película. Y me hubiera gustado ver la segunda representación madrileña (esa que lka publicidad de la de ahora ha borrado de la continuidad) por ver al Javier Gurruchaga interpretándolo.

EFE dijo...

Epa, acabo de descubrir de que mi pueblo, Senolaf, está en Chequia.

Cagontó.

Y Judas, por supuesto, es de lo mejor del Nuevo Testamento. Del Antiguo, Esaú.

Y Abraham tal vez. Y ese chico que se arrastraba por el suelo. Ejhem.

PS: Que sepas que sé que sabes que ESO, por mucho que te nieges, es un PEPLUM. ¡Sufre!

El Hombre Malo dijo...

Solo puedo decir una cosa:

MESIANOFILIA!

http://www.zonalibre.org/blog/maldad/archives/062253.html

Profesor Negativo Junior dijo...

Pues yo me identifico con su amiga chequirepúblicana. Les iba a hablar de los Rollos del Mar Muerto, la manipulación de las creencias y los petazetas... pero lo dejaré para el blog ese en el que no escribo y el rollo va a ser otro.

Antes de la fiebre del musical en Madrid hubo una compañía pequeña y aguerrida que fue encarcelada por un delito que no había cometido... diiiiigo, que preparó la obra Jesucristo Supestar mientras gestionaba los permisos con Andrew Lloyd Webber (que tiene que dar su autorización personal).
Todo iba viento en popa hasta que, a pocos días del estreno oficial, Andrew dijo "Nou".
Estos chicos, lejos de acojo… acongojarse, se pusieron manos a la obra y crearon un nuevo libreto que se llamaba El Rey del Musical. La obra trataba de una compañía que estaba preparando Jesucristo Superstar, de como seleccionaban a los actores (delirante como uno que no pasa el casting se hace pasar por una tía y consigue el papel de María Magdalena), a los músicos, de como amaban, lloraban, se traicionaban y sufrían... hasta que el malvado Rey del Musical les denegaba el permiso para hacer la obra.
En el grand finale todos cantaban y reían, agradecidos por la intensa experiencia vital que habían vivido. El Público, también emocionado, cantaba y reía por haber disfrutado de una buena obra, muy bien interpretada y encima haber pagado el precio de la entrada como una producción casi amateur. Todos contentos.

Después empezaron a aparecer producciones más caras como Chicago y, con esos delincuentes, llegó el escándalo en los precios.

Ya ven ustedes, el Plutonio y las operaciones de cirugía estética si pueden contabilizarlos para el IPC pero las entradas de los musicales no…

Estimada Be, ¿Qué trata de decirnos con estos dos post de forma consecutiva? ¿Forraban usted y sus compañeras de blog sus carpetas con fotos de Jesucristo en el colegio de monjas? Quid pro quo… quid pro quo… me tomaría un burrito de microondas con gominolas y un botellín…

Achab dijo...

la pregunta verdaderamente importantes es:

¿qué piensa le checa del sexo con rumiantes?

cirtheru dijo...

sorprendido por el empleo del término 'pimponito' en este post no puedo si no preguntarte.. ¿que leches era Don Pimpón?

Be dijo...

Rebi, pues en esta parecía que estaban de botellón en Malasaña.

Querida, este Jesucristo se alisaba el pelo, así que...

Toayita, es que molan mucho más!

E.Martin, hay pruebas de eso en tutube? (Por cierto, sigues sin aparecer por el msn).

Efe, no, sufre tú. ¡Mira lo que te pierdes por no molarte ni la música ni el teatro!

Hombre Malo, lo recuerdo. Pero qué cerrrrrrrrrrdo eres a veces...

Profesor, pero esto está grabado en algún sitio? Podré verlo en alguna parte?? Necesito!!! En cuanto a su pregunta, el coro me servía para cubrir ciertas necesidades vitales hasta que conocí LOS KARAOKES. Y luego vino en SingStar.

Achab, pues que cada uno tiene su propia forma de pasar los domingos. No, espera, es al revés...

Cirtheru, jijiji. "Pimponito" era el hijito calvo de Pin y Pon. Don Pinpón creo que era un buho, pero no puedo asegurarlo...

Be dijo...

Por cierto, hoy han salido los actores en La ventana de la Ser.