MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

miércoles, enero 21, 2009

Quédate a Cenar (y a cocinar): hoy con Cattz


Estas pasadas navidades, además de recibir muchos regalitos por parte de los Reyes y tal (es que he sido tan buena como otros años o más) he comido superbien.

En la línea de lo que va de otoño/invierno, la verdad, que he cocinado y me han cocinado asados con setas, castañas, calabaza y manzana, sopitas invernales, legumbres (que me rechiflan), pollo al melocotón, empanadas, pasteles… y he fichado a una nueva amiguita a quien le encanta cocinar para los demás (te quierooooo) y que además lo hace de muerte: Cattz.

Esta encantadora señorita, cuyos dos únicos defectos son (1) no dejarse secuestrar para salir en Nochevieja y (2) empeñarse en fregar todos los platos y cacharros a la vista nada más pisar mi casa (cosa que la verdad le agradezco porque las comidas/meriendas/cenas de 12 personas dejan la cocina como si hubiera pasado un huracán, aunque tampoco hay que pasarse), nos ha alimentado a mí y a mis amigos varias veces ya.

Uno de los días, el de las arepas, abri la puerta, la acompañé a la cocina y me volví a la cama a dormir un par de horitas más (la noche anterior había sido la cena de Navidad de la empresa y cuando Cattz llamó al timbre yo prácticamente me acababa de acostar...), cosa que hasta la fecha sólo me había atrevido a hacerle a Sark. Y ella aún me habla y parece que hasta le caigo bien...

En fin, que pensé que iba siendo hora de que se marcara una pequeña colaboración en este nuestro blog. Lo que pasa es que ha cocinado tantas veces que de pequeña nada: la colaboración parece más el libro de Simone Ortega que un post invitado.

Mil gracias, niña. Por la comida y por las recetas. Y por ser tan guay. Y a los demás, prueben ustedes en casa y que les aproveche.

La simpatiquísima señorita Be me ha pedido un post para Quédate a Dormir y he aceptado encantada.

En realidad ha sido una forma sutil de solicitar unas cuantas recetas de cocina, pero como debe quedar mal lo de "¿me das las recetas?" ella lo ha llamado "post invitado". De todas formas siempre ha sido una estupenda anfitriona y no cuesta trabajo porque casi todas las recetas ya las tengo escritas en algún lado. Además, yo SÍ me he quedado a dormir, literalmente, por culpa de una comida un poco más larga de lo habitual.

La primera vez que me planté en Casa Be decidí llevar el postre. Había que romper el hielo, no conocía a muchos de los invitados y se me da fatal lo de llegar con las manos vacías. Quedó estupendamente porque resultó que había un doble cumpleaños (dato que personalmente desconocía) y nos juntamos con 4 tartas distintas, pero las dos que yo hice fueron:

Tarta de queso o limón:
- 1 tarrina de queso Philadelphia
- 1/2 litro de nata para montar
- Zumo de 3 limones
- 1 paquete de gelatina de limón
- 1 vaso de azúcar
- 200 gr de margarina
- 300 gr de bizcochos

Se calienta 1/4 de litro de agua y se disuelve la gelatina sin dejar que hierva. Dejar enfriar y añadir el vaso de azúcar, el zumo de los limones y el queso. Batirlo todo para que no queden grumos. Montar la nata (tiene que estar muy fría) y añadirla a la mezcla anterior, lentamente.

Desmenuzar los bizcochos, reservar 1/3 y mezclar el resto con la margarina derretida. Con ello se forra el fondo de un molde de tartas desmontable, se añade con cuidado la mezcla y se mete en la nevera como mínimo 8 horas. Decorar con el resto de bizcochos desmenuzados.


Tarta de calabaza:
- 1 huevo
- 50 gr de harina
- 60 gr de azúcar
- 50 gr de mantequilla
- 300 gr de calabaza
- 1/5 de lata pequeña de leche condensada
- Misma cantidad de leche natural
- Ralladura de limón
- Canela en polvo

Hervir la calabaza con un poco de sal hasta que esté blandita, escurrir y triturarla. Mezclarla con la mantequilla, la leche condensada, la leche natural, la ralladura de limón y un poco de canela. Montar las claras a punto de nieve e ir añadiendo de a poco el azúcar, luego echar las yemas removiendo con cuidado, y más tarde la harina, con cautela para que no bajen las claras. Mezclarlo todo y ponerlo en una fuente de horno untada con mantequilla y harina. Precalentar el horno a 200ºC y cocinar a 150ºC hasta que salga seco pinchando con un cuchillo (unos 45 minutos). Las cantidades pueden multiplicarse, ya que con un solo huevo saldría una tarta bastante pequeña, en la receta original se usaban 5 y podías echar el bote de leche condensada entero, pero mi capacidad para engullir tarta menguaba al segundo día de alimentarme sólo de eso.

Las tartas tuvieron un éxito moderado (¡¡eran 4 tartas para elegir!!), pero los espías confirmaron que se finiquitaron sin problemas después de que yo abandonara la capital.

Con bastante más confianza y una morriña desmedida en una charla de MSN a altas horas de la madrugada, me planteé hacer un día de comida canario-venezolana. Un par de ojitos de Josemi y mis propias ganas de meterme en camisas de once varas hizo el resto. Me planté en Madrid casi sin dormir y empecé a preparar:

Carne mechada:
- 1 kg de falda de ternera.
- 2 cebollas.
- 2 dientes de ajo.
- 1 pimiento rojo.
- 1 pimiento verde.
- 1 lata de tomate natural triturado.
- 3 hojas de laurel.
- 1 pastilla de avecrem.
- 1 cucharada de salsa Worcestershire.
- 1 cucharadita de pimentón.
- 1 vaso de vino blanco.
- Sal, pimienta, cominos.

Colocar la carne en una olla con un cuarto de cebolla, 1 hoja de laurel y una pastilla de Avecrem. Cubrir con agua, tapar y cocinar a fuego lento unas 3 horas. Retirar la carne y desmechar cuando esté templada (básicamente consiste en separar las hebras de la carne con los dedos, quitando toda la grasa que te encuentres en el proceso).

En una cacerola pochar el resto de cebollas picaditas hasta que se pongan transparentes y añadir los dos pimientos y el ajo picados. Cocinar unos 10 minutos. Añadir la cucharadita de pimentón, las dos hojas de laurel, una cucharada grande de salsa inglesa, remover y poner el tomate, la carne, el vino y un poco del caldo que quedó de guisar la carne. Salpimentar y poner comino molido y pimienta negra al gusto. Dejar a fuego lento hasta que reduzca el líquido, pero que quede húmedo.


Tengo que decir que terminé hasta las narices de la dichosa carne, pero tuve la suficiente lucidez como para no dejarla para el día siguiente, día de la comida oficial. De modo que con la carne en una tartera y los ingredientes básicos para las arepas en la mochila, volví por segunda vez a Casa Be.

Arepas:
- Harina P.A.N.
- Agua templada/caliente
- Sal
- Aceite para freír

Las arepas son muy sencillitas. Echas harina en un bol, añades sal y vas poniendo el agua poco a poco mientras amasas con las manos. Cuando la masa se despegue sin dificultades pero esté toda húmeda, es el momento de hacer unas bolas que aplastar en plan filete ruso. Se fríen en abundante aceite caliente hasta que estén doradas. Con 2 o 3 arepas la gente suele quedarse satisfecha porque son tremendamente pesadas. Para que sean más sabrosas y aún más pesadas, se puede añadir queso rallado a la mezcla. Se comen abiertas por la mitad como si fueran un panecillo y se rellenan.

Como un sólo relleno me parecía un menú de lo más aburrido, mi pinche Josemi y yo nos volcamos en la preparación de:

Perico:
- Huevos
- Cebolla
- Salchichas frankfurt
- Tomates

Se pican los tomates, las cebollas y las salchichas. Se pochan las cebollas, se añaden los tomates y se deja evaporar el líquido. Se añaden las salchichas y los huevos batidos, haciendo un revuelto que quede suelto. Sal al gusto.

Pollo con aguacate:
- Pechugas de pollo
- Aguacate
- Mayonesa
- Ajo
- Zumo de limón

Hacer las pechugas a la plancha, trocearlas muy pequeñitas. Hacer una mezcla bien batida de mayonesa, la pulpa de aguacate, 1 diente de ajo y zumo de limón. Juntar con las pechugas y remover bien.

Se acompañó con unos aperitivos de queso ahumado semicurado de Benijos con dulce de guayaba y el mismo queso pero con dulce de mango en hojaldre. Los dulces vienen a saber muy parecidos al de membrillo. El Capitán Achab llegó a hablar sobre la capacidad de las arepas de conseguir llenar a unos estómagos hambrientos.

El postre estuvo a cargo de Sheena y consistió en una estupenda mousse de turrón de la que desconozco la receta. Fue una noche muy especial porque Be, además, me invitó realmente a quedarme a dormir en Casa Be. Detalle que agradezco enormemente porque me lo estaba pasando muy bien y no tenía ganas de coger complejo de Cenicienta regresando a casa a las doce de la noche.

La siguiente vez el puesto de cocinero primero ya estaba ocupado por la persona que lo ostenta oficialmente, conocido como Sark, y me limité a hacer:

Falafel:
- 500 gr de garbanzos
- 4 dientes de ajo
- 80 gr de pan rallado
- 1 cucharada de cominos
- Perejil picado
- Cilantro picado
- Pimienta negra
- Sal
- Aceite para freir

En primer lugar tengo que pedir disculpas porque no puse el cilantro picado, ya que el que hay en la península es una basurilla que no sabe a nada y sólo puse perejil.

Se dejan los garbanzos toda la noche en remojo. Poned bastante agua porque los muy mamones absorben una barbaridad. Les quitáis el agua y se añaden el resto de ingredientes. Con una buena batidora o una picadora se tritura todo. Yo usé la nueva
batidora/picadora Taurus de Be, pero la verdad es que me gusta más la mía de la marca Braun porque es algo más sencilla de montar y limpiar. En fin, se deja reposar la masa una media hora y con la ayuda de una cuchara se forman pequeñas bolitas que freiremos en aceite bien caliente.

El falafel queda mejor con salsas, en este caso las aportó el Hombre Malo, persona que confirmó su nick ya que a los 3 minutos de conocerme ya me había escachado un dedo del pie dejando caer una puerta de radiador sobre mí con gesto despistado.

Que yo sepa las recetas son seguras para la salud ya que ninguna de mis cobayas humanas se ha quejado más allá del "no me como otra arepa en 3 años". Incluso siguen invitándome a Casa Be.

Les invitaría a dormir pero yo no tengo sofá-cama, así que un par de besos a todos.

14 comentarios:

PRIMAVERITIS dijo...

El peor momento del mundo para publicar recetas deliciosas, el peor, el peor.
¿pero vosotras no habéis oído hablar de la operación bikini? ¿o es que sois de las afortunadas a las que los excesos navideños no les dejan un regalo de un montón de kilos??????
jo.
pornografía, eso es lo que era este post. pornografía.

redronin1b dijo...

El vivir con post-adolescentes me ha dado un nuevo objetivo en la vida: enriquecer las papilas gustativas de mis compañeros de piso (cocacola y pizza del mercadona NO es una dieta equilibrada... y despues se extraña de tener ardores). Y estos post me vienen estupendos. ¡Gracias QaD!...

PD.- Espero que no le importe demasiado Miss Be, pero me he "apropiado" (ejem) un poquitin de su receta del solomillo (lo se lo se... los ojos de bambi y las pestañas largas me pueden)

Salvia dijo...

¡¡¡Tremendas recetas!!!
Muchas gracias por compartirlas.
Saludos

Sheena dijo...

La tarta de calabaza era algo super especial. Me encantó.
Mi postre de turrón la verdad es que no tenía mucho intríngulis. Nata montada, turrón de jijona a tutiplen y unas pepitas de chocolate para decorar.
Besukis!!

Txispas dijo...

Estoy de acuerdo con Primaveritis, esto roza la pornografía culinaria...

Pero tomaré nota, me gustan todas.

E. Martin dijo...

Alternativamente en la masa de arepas se pueden echar un par de lonchas de queso de fundir en trocitos. Ehm... ¿deja vu?

Respecto al relleno, cualquiera que no sea pata de cerdo con tabasco es una blasfemia (pero vaaaale, uno es tolerante con las creencias religiosas de los demás)

Be dijo...

Primaveritis, un montón de kilos, o más. Ya hija, pero es que Cattz me escribió el post hace días y me conozco y entre una cosa y otra iba a llegar el diciembre que viene y yo sin subirlo. (¡Que se lo digan a Sheena!)

Redronin1b, ¡pero qué me va a importar! Me parece fenomenal. Eso sí, luego no te quejes si en cuanto nos presenten te pongo a cocinar.

Salvia, pues eso, los méritos de Cattz. ¿Es la primera vez que commentas o ya te hemos dicho que te quedes a dormir cuando quieras?

Sheena, que sepas que no te pido un post la receta detallada por miedo a que me tires la jarra de la termomix a la cabeza...

Txispas, prueba la del pollo con aguacate. Es sorprendente, sencillísima y taaaaaaaaaan buena...

E.Martin, ¿qué quieres decir con "pata de cerdo"? ¿Jamón o manitas? Y lo del tabasco ¿es en plan una gotita para dar sabor o tabascazo como se lo pone mi compi de piso inglés en todo lo que come?

Vida Dospuntocero dijo...

No sabeis la envidia que me dais porque yo estoy maldito. Cuando nací los gatos bufaron, hubo un eclipse y mil epidemias y se forjó una maldición: cosa que intento cocinar, cosa que quemo. Una vez casi quemo la cocina de mi antigua casa calentando a fuego lento una cazuela con estofado, y como el mismísimo doctor Frankenstein, creé una nueva forma de vida porque el estofado hizo mitosis con la cazuela (ademas de la humareda). Así que todo lo que no sea comida preparada o recalentada en mis manos corre el terrible riesgo de calcinarse. Así que de momento solo friego, corto o preparo lo que sea, pero cocinar no T___T

Lo bueno/malo de estos posts es que le entra un hambre a uno...

_Xisca_ dijo...

A mí la que más me gustó fue la de calabaza, ese tipo de tartas -igual os parece algo marciano, pero me recordó a las de zanahoria- me gustan mucho.

Sin embargo, y hasta que haga una investigación del horno de nuestro piso que tengo pendiente, me temo que sólo podría con la de limón, los postres son mi asignatura pendiente :P

Yo arepas sólo pude con una, es mucho para mí, pero si no siempre puedes comer rellenos.

_Xisca_ dijo...

Ah sí, y los falafel son muy útiles -y muy buenos- para los niños malos de los ochenta que nunca comían legumbres :P

(por cierto, no quería poner "pendiente" dos veces.)

Carlos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Illuminatus dijo...

Algún día revelaré el secreto de mi tempura cítrico de verduras.

Algún día.

Cattz dijo...

¡¡¡¡Yo quiero saber sobre la tempura de Illuminatus!!!!

Er-Murazor dijo...

Yo nací el mismo día que vida dospuntocero, porque en la cocina me pasa lo mismo. Pero aún no he desesperado, algún día aprenderé...

Muchas gracias por las recetas, ¡y qué hambre...!