MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

lunes, enero 05, 2009

Terapia conductista


Tengo una psicóloga de lo más maja que me está ayudando a afrontar adecuadamente algunas cosas y a quitarme la pena y el agobio que me vinieron encima hace unos meses. La llamaremos Ele (de Loquera).

Ele me dice cosas que me hacen pensar, me manda deberes complicadillos y cosas más facilitas, como que me dé caprichos de vez en cuando, que piense en cosas que me hagan ilusión y que haga cosas que me hagan feliz, como escribir en este blog.

La consulta de Ele está en un edificio muy pijo de un barrio muy pijo con unos vecinos muy preocupados por la seguridad, y para llegar a las escaleras de su casa hay que atravesar un portal con dos puertas cerradas a cal y canto. Para entrar llamas al telefonillo y desde arriba te abren las dos, y para salir hay un timbre antes de cada puerta que te abre la siguiente.

Lo que pasa es que estos inventos satánicos de la era espacial a veces se estropean y la segunda puerta, la que da a la calle, se atasca y no se abre a no ser que empujes a la vez que le das al botón… que está a cinco metros.

Como no sé si me explico, ilustro el escenario de la historia con un dibujillo/cocris (ya, ya sé que es croquis, pero me mola más así).

En fin, que tenía que haberlo visto venir porque estaba claro que un día tenía que pasar.

Y ese día fue hace dos semanas: cuando me iba a mi casa me quedé encerrada entre las dos puertas. Yo le daba al maldito timbre y corría hacia la puerta, pero aquello no se abría.

· La secretaria de Ele y su botón mágico para abrir puertas estaba detrás de la puerta número uno.

· El telefonillo para hablar con ella estaba detrás de la puerta número dos.

· En el móvil no tengo el teléfono de la consulta de Ele.

· Y por aquel portal no pasaba nadie.

Para hacer tiempo llamé a mi amigo iBoy, que vive en China pero había vuelto a casa por Navidad, y resultó que en ese momento estaba a cuatro manzanas de mi lugar de encierro así que le pedí que viniera a rescatarme.

Me imaginaba la conversación después de que mi amigo llamara al telefonillo: "Hola, usted no me conoce pero soy I., un amigo de Be, que lleva 15 minutos encerrada entre las dos puertas de su portal. ¿Es tan amable de abrir para que pueda salir a la calle?"

Por suerte, antes de tener que llegar a ese extremo pasaron por ahí una señora y sus hijos, y ella pulsó el botón mientras yo empujaba la puerta y le decía: "Mil gracias. Menos mal que ha pasado usted, porque estaba empezando a dudar entre morirme de vieja o de vergüenza".

La madre agarró fuerte a los niños de la mano con cara de pensar: "Dios Mío, ¡ésta ha salido del primero derecha!".

Y yo por fin escapé a la libertad.

Teniendo en cuenta que Ele se dedica a la psicología conductista, me pregunto si el lío de las puertas es un rollo que monta a los pacientes para que te den ganas de ponerte bien rapidito: cualquier cosa para evitar que te vuelvan a encerrar.

16 comentarios:

Er-Murazor dijo...

Ya sé que es lo menos importante del post, pero, ¡jo, me ha encantado el cocris! Qué no daría yo por ser capaz de recoger tanta información con unas pocas líneas... Me encantan los mapas, planos...

Y sobre la aventura, si Ele (de loquera) es conductista, ya me la imagino buscando por todo Madrid un piso así... "mmmhh, este se ajusta perfectamente a mis necesidades... pero es que la puerta es demasiado fácil de abrir, necesito algo más maquiavélico..."

Vida Dospuntocero dijo...

Alguien dijo una vez que los locos son las personas más cuerdas del mundo ya que las barreras de la sociedad no les ciegan en la comprensión del mundo tal y como es, por lo que tienen que encerrarse para protegerse del mundo cuerdo, que es el que está loco en realidad...

0_0 El cafe creo que estaba demasiado cargado


¿Una psicóloga encerrada en un bunker? Algo trama. ¿No será cómo el doctor Philip Channard de Hellraiser II ? Mucho cuidado Be.

The Inner Girl dijo...

Esa última teoría tuya tiene su lógica, sí.

Por tu cocris deduzco que no eres la primera en quedarte encerrada, ni serás la última, y encima, que la gente se quede allí está más que pensado. Porque si no, ¿para qué narices está ahí el sofá, para dejar las bolsas del súper? No, para que esperen sentados hasta que alguien rescate los que se queden en ese limbo...

Illuminatus dijo...

No encuentro muy casual ese diseño skinneriano y la corriente de tu psicóloga.

E. Martin dijo...

La próxima vez te encontrarás con un laberinto con una loncha de queso como premio al final.

mariajesusparadela dijo...

Y a mi que me da que Ele va a quedarse sin trabajo, con esa terapia tan arrolladora...Y, luego, por soleares: Ele, arsa
(taconeo y toque de palmas)

ca_in dijo...

Podría ser peor, como por ejemplo, un apagón.
Y que haya un cadáver debajo de los cojines del sofá.
Y sufrir claustrofobia.
Y que suceda durante un puente.
Y el edificio esté en una zona sin comercios, sólo viviendas.
Y que en la esquina descubras un huevo de alien a punto de abrirse.
Y... y mejor lo dejo.

Achab dijo...

Mientras te líe para seguir escribiendo por mí perfecto.

Es más, si hay que pone pasta para que sigas haciéndolo me presto a contribuir.

Anonimilla dijo...

Jo, con lo que te costará de money, tendría que ponerte alfombra roja y echarte pétalos de rosa a la entrada.
Pues nada guapetona, espero que te sirva de ayuda. También fui a una loquera una vez (mucho más barata, como que me la cubría el seguro escolar, y mucho menos eficaz, al menos conmigo)... pero si te anima a darte caprichillos, mala no puede ser ;).
A mí al final lo que me sirvió fue encontrar qué hacer con mi vida, pero yo creo que tú ya haces muchas cosas y vales mucho, seguro.
Como dirían en las típicas terapias: Te queremos Be :p.
Ánimo.

Anonimilla dijo...

Por cierto, estoy de acuerdo con Vida Dospuntocero... Perdón por los dos coment, es que lo leí después :s.

Be dijo...

Er-Murazor, a mí los cocris me encantan. Pondría más si no fuera por la pereza que me da escanearlos...

Vida Dospuntocero, jajajaja, no la he visto pero me voy a informar a ver si hay más paralelismos.

Inner, es que si no fuera por el sofá el encierro sería terrible. Yo de claustrofobia na de na, pero seguro que tiene pacientes con claustrofobia a los que no les viene nada bien que los dejen encerrados en una jaula de cristal sin poder salir...

Illuminatus, entonces hago bien en sospechar, ¿a qué sí?

E.Martin, pues es una suerte que me guste el queso, jijiji.

Mariajesusparadela, ¡arriquitaun! ¡taun taun!

Ca_in, pues a mí tu idea me parece infinitamente más divertida...

Capitán, cada día es usted más encantador.

Anonimilla, no creas (lo de caro), lo cubre el seguro médico. Y tampoco creo que sea por mucho tiempo, sólo necesito un empujoncito... No se te ocurra volverte a disculpar: ¡Puedes dejar todos los comments que quieras!

Somófrates dijo...

Lo suyo es dejar un imperdible/palillo/clip/lápiz/chicle/papel doblado en el botón.

O usar el sofá para reventar el cristal y después mearse y cagarse en él.

JuanRa Diablo dijo...

¿Ele? Ole, ole te digo yo a tí, Be por lo que me has hecho reír.

Be dijo...

Somo, pues mira que te voy a hacer caso... no en lo del sofá, claro. Pero para la próxima me llevo un rollo de celo, por si acaso.

JuanRa Diablo, gracias a ti (para eso hacemos los posts, oiga).

Ruby dijo...

PLAS PLAS PLAS!!!

Aplausos por lo tonto, lo absurdo, lo gracioso, lo surrealista, y el toque conductista de tu post.

Aún sonrío.

Be dijo...

Ruby, pues gracias (sobre todo por la sonrisa).