MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

lunes, marzo 02, 2009

Contadores de historias


Compadezco a los niños a los que no cuentan cuentos de pequeños. A mí, mi padre me leía un cuento todas las noches antes de dormir. En cuando mi hermana MeriLein tuvo uso de razón, mi padre empezó a leernos dos, uno elegido por cada una. Y a partir de que nació Ro, tres. Qué tiempos.

Lo mejor era cuando se los inventaba él. Los cuentos que inventaba mi madre era más bien moralizantes, ya sabéis, del tipo "La niña que no quería comer coles de Bruselas" y cosas así, pero los de mi padre eran algo completamente distinto. Se inventaba historias y les ponía nuestros nombres a las protagonistas. Algunas trataban de aventuras por Europa en plena segunda guerra mundial, otras eran más simples y sucedían en el Parque de Atracciones, o en el campamento, o yendo de visita a los abuelos. Molaban infinito.

Puede que por eso, a pesar de que mis hermanas y yo seamos muy diferentes y tengamos gustos muy distintos en casi todo, a las tres nos gusta leer. Leer, y otras cosas.

Llamadlo complejo de Electra, si queréis, pero hace muchos años, cuando me eché a mi primer novio "en condiciones", una noche cualquiera le pedí que me contara un cuento mientras me quedaba dormida. Él no sabía qué contarme, y como el chico era rolero le sugerí que me contara, a trozos, alguna partida que le hubiera molado mucho. Terminando en cliffhanger, a poder ser.

Resultó espantoso.

Bolas de energía y cosas rarísimas así como random.

Fatal.

Para la siguiente vez, él optó por buscar inspiración en libros de relatos de terror y yo gané con el cambio.

El novio pasó a la historia, con el tiempo, pero la perversión eléctrica no. Porque si cierro los ojos y me pongo a diseñar el hombre perfecto… quiero… quiero… un chico que sepa contarme cosas y apasionarme con sus historias.

Un chico que pueda tanto inventarse un cuento para dormirme como tenerme hablando hasta la madrugada.

Que si me pierdo el capitulo de House me lo sepa contar de forma que mole casi tanto como si lo veo.

Que si me cuenta una novela que no voy a leer porque, por ejemplo, sólo se encuentra en chino mandarín, idioma que casualmente desconozco, me den ganas de escribir a todas las editoriales para que la editen en español y así la pueda releer yo cada vez que quiera.

Que me mate de la risa al contarme sus batallitas.

Que me cuente sus viajes por el mundo y me haga vivirlos como si estuviera allí.

Que si se arranca a contarme sus sueños o sus planes, los haga tan reales que los vea.

Y, por supuesto, que sepa hacer llamadas guarras de las que te arrastran, te llevan, te traen y te dejan sin aliento.

No pido nada, ¿a que no?

34 comentarios:

Vida Dospuntocero dijo...

Que te cuenten historias de peque es genial. A mi hemano y a mi nos las contaba mi hermana (es 11 años mayor que nosotros), y molaba mil porque hasta ponía efectos de sonido. Incluso a veces las grabábamos en un cassette para luego oirlas los tres. Era lo más.

En este mundo hay que tener imaginación, si no nos relega a un rebaño de corderitos que no haríamos otra cosa que balar.

Por cierto, yo soy escritor en mis ratos libres, si te sirve, me lo dices ;)

Para que veas, un regalo. El primer párrafo de uno de los dos libros que estoy escribiendo en mis ratos libres:

"Despierta enredada entre el edredón y la sábana. No recuerda cómo ha encontrado fuerzas para arrastrarse hasta la cama, ni mucho menos cuándo fue exactamente. El ambiente está cargado de sudor y alcohol a partes iguales, eso la devuelve en parte al mundo real. Todavía está vestida con la misma ropa del día anterior. ¿Acaso la ha llevado varios días seguidos? Hace un esfuerzo por recordarlo. Aunque lo único que consigue es notar una terrible migraña. Miles de agujas invisibles perforan sistemáticamente sus ojos y todas las terminaciones nerviosas de su cabeza. Un corto gemido se escapa de sus labios al notar la luz que se filtra a través de la ventana. Ya es de día ¿Cuánto ha dormido esta vez? El sueño y ella últimamente no son buenos compañeros de cama. Y las diferentes pastillas prescritas por su terapeuta no han conseguido mucho más que hacerle perder más el mundo de vista, si eso es posible en su caso."

redronin1b dijo...

Aunque no recuerdo que mis padres me contaran cuentos cuando era pequeño, si me acuerdo que siempre he sido un contador nato.

A veces relatos ajenos (de hecho Neil Gaiman es la persona que más ha hecho por mi vida sexual) y a veces me los inventaba yo mismo (aunque lo de las catastroficas desdichas, sin embargo, es real como la vida misma (y ya tengo alguna nueva jurjur)).

Gracias a ello, por ejemplo, hoy dia tengo un decente nivel de francés, pues cuando me fui de Leonardo a Lyon (sabiendo unicamente como pedir la hora y un cafe con leche) entretenia a mis amigas italianas, alemanas, austriacas... contandoles cuentos en nuestra lengua comun (frances)... aunque he de reconocer que al principio era mas mimica que otra cosa.

Mi favorito (y el de ellas): Le Conte Bleu de Marguerite Yourcenar (http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/fran/yourcena/cuento.htm)

Txispas dijo...

Es genial que te cuenten cuentos, y más tarde leerlos juntos, no se deberían de perder esas tradiciones nunca.

Deseo que encuentres un chico así, de verdad.. ;)

mariajesusparadela dijo...

Pues a mi , lo que más me gusta es contarlos y notar como nacen solitos, sorprendiéndome.
La literatura es maravillosa desde cualquier ámbito.

Versión09 dijo...

Un secreto Be:

Le he encontrado!!!!

Barbijaputa dijo...

jijijij...
Bienvenida al clan de "quiero salir con mi padre", podíamos montar una asociación en plan "Electras por el Hallazgo de Copias Paternas" o EHCP... seré tu vicepresidenta.


Besos de melón fresquito.

Zirie dijo...

Una de tus pelis de cabecera debe ser Big Fish, de Tim Burton. Me emociono siempre que la veo.

The Inner Girl dijo...

Ser contador de historias no es nada fácil, la verdad, pero cuando sabes hacerlo es... Es... Impresionante.

Ojalá lo encuentres. :D

Inés dijo...

¿Dónde hay que apuntarse para conseguir un especimen de esos? Porque aquí una servidora firma donde haga falta.

Y lo peor es que conozco a uno que puede que caiga dentro de la categoría (determinadas habilidades están fuera de mi experiencia, pero la cosa apunta) pero fuera de mi alcance.

w ² dijo...

Yo también arrastré esa carga durante muchos años, y puedo deciros, que como mi padre, no he encontrado otro hombre en toda mi vida. Busqué, comparé...y volví a buscar y a comparar, pero no había forma..ni siquiera se acercaban. Pero no fue hasta que tuve mi primer hijo cuando comprendí la diferencia abismal que existía (que existirá siempre)entre el amor de un hombre y el amor de un padre. Y esa diferencia se resume en una sola palabra, no es sólo amor, es amor INCONDICIONAL. Es saber que hagas lo que hagas, él siempre estará ahí (aunque un día, aciago día, descubres que "siempre" es demasiado tiempo).
El saber que pase lo que pase, él estará a tu lado, apoyándote y consolándote, enamora a un nivel que trascience lo meramente mortal.
Por tanto, chicas, consejo: no busquéis a vuestro padre en nadie, jamás estarán a la altura.

Barbijaputa dijo...

jo qué bonito w2...

Somófrates dijo...

Esto te acerca otro poquito más a la línea Vicky Mendoza.

Pero si te sirve de algo, a mí mi padre me contaba el cuento del caracolcito Cito. Que era una puta mierda. Pero es que mi papá era Superman, y tampoco se puede tener todo...

Eva Luna dijo...

Mmmm Be, uhmm... y buscarte a una mujer?? no se si te gustará igual,pero seguro que la encuentras antes, jiji.

Achab dijo...

Mi padre me leía cuentos macabros alemanes. Si quieres te presto el libro y ya le haces el lío a quien más te convenga para que te lo lea y te arrope.

Be dijo...

Vida Dospuntocero, los efectos de sonido en los cuentos son geniales, ¡son de cuentacuentos 5 estrellas!

Redro, tenemos que quedar más. ¿Cuándo vuelves por Madrid?

Txispas, ¡gracias! Yo también. Uno o varios.

Mariajesusparadela, y seguro que haces feliz a un montón de gente.

Version09 ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡!!!!!!!!!!!!

Barbija, es lo que tiene que nuestros padre molen tanto.

Zirie, es una gran peli, sí.

Inner, hay mucha gente a la que le gusta contar historias, y muchas maneras de contarlas. Espero encontrarme con muchos así en el camino.

Inés, hay que pedir historias, y escucharlas con atención, y jalearlas... ¿Qué quieres decir con "fuera de tu alcance"?

w², tienes razón. Y yo no busco a mi padre en los hombres, pero sí es cierto que una figura paterna así ha dejado el listón muy alto.

Somo, no lo pillas. Es como tu madre con lo de los bichos en la cama. Pues eso. A ver si esta noche coincidimos un rato en el msn y me sale el post de una vez, que las musas me rehuyen.

Eva Luna, pues no te digo que no lo haya pensado. No es que esté buscando novia, pero no tengo nada en contra de enamorarme de una chica.

Capitán, también me gusta leerme yo solita, así que tu libro es más que bienvenido ^_^

Anonimilla dijo...

A mí de mayor me han seguido contando cuentos. Algunos ex míos me contaban unos cuentos que no veas!!! y algunos hasta daban miedo y todo!! :p,jeje, pero los que más molan son los que te cuentan los niños a ti :), con esos te ríes un montón. Como verás tengo de todos los géneros :p.
Coñas a parte me encantan los cuentos, desde siempre, y por muchos años que pasen me seguirán encantando los ratoncitos parlanchines, las hadas madrinas, las brujas que vuelan (mi profesión frustrada), y esos mundos maravillosos :D.

El Bichejo dijo...

Aprendí a leer oyendo cuentos, siguiendo con mi dedito regordete las palabras según me las leían...en mi casa nos leían cuentos mis padres indistintamente.

Si estábamos malos los leían entre los dos haciendo voces y efectos de sonido...para las inyecciones mi padre se inventaba las historias del pollito negro, que casualmente se ponía malo a la vez que nosotros.

Ahora, cuando no tengo mucho sueño le digo a Novio "cuéntame un cuento de esos tuyos frikis...abúrreme, a ver si me duermo"!!! (soy puñetera!!!)

Illuminatus dijo...

Algunos hacemos lo que podemos. Me temo que no soy del rollo de historias de cerditos, perritos y otros diminutivos pero he mamado mitos griegos y creo que si uno no conoce su Homero, es que como hombre no vale nada.

Y que conste que no quiero fomentar complejos freudianos de nadie.

Lily dijo...

A mí también me contaban historias. Mi padre y mis abuelos, sobre todo. Mi abuela materna era como muy de historias de moralina y la paterna nunca fue muy niñera.

En cualquier caso, a mí me ha salido al revés lo del complejo de Electra. Le cuento historias a la gente con la que duermo. Y de lo más raro: desde disertaciones sobre el protofeminismo de Jane Austen (ehem) hasta qué opino del nuevo entrenador del Athletic. Cuando duermo sola (o con alguien de mucha confianza) además duermo con la radio. Y, sí, a veces también contesto a Manolo Lama. Soy una enferma... XDDD

Erik D'Lan dijo...

Una entrada muy interesante, con mucha miga. A mi también me dan pena los niños sin cuentos. Merecen una ONG.

Hace algunos años leí el típico artículo chorra de revista que generaliza demasiado, y que venía a contar que a los hombres nos suelen poner mucho más los estímulos visuales, mientras que a las mujeres en general les ponen y mucho los estímulos de tipo auditivo, como una historia o unas cuantas palabras dulces, o saladas, o picantes.

Por supuesto la revista se equivocaba al generalizar, pero tengo que decir, Be, que no eres la única chica de que tengo conocimianto a la que podríamos llamar algo así como cuentófila.

Podría confesar si yo prefiero lo visual o lo auditivo, pero, como decían en La Historia Interminable: "Eso es otra historia y merece ser contada en otra ocasión".

Ana Belén dijo...

Pues yo tengo uno así, y lo conocí por internet contando una historia. Algún día tendré que escribirlo.

Un placer leerte, como siempre guapa.

Storyteller dijo...

Be, aqui tiene un cuentacuentos de niños y adultos, con viajes por el mundo, soñador empedernido, y bueno... llamadas por telefono para dejar las sabanas completamente arrugadas.

A sus pies, para lo que quiera, oiga.

i-boy dijo...

pues no creo que pidas mucho no. Es absolutamente posible. Yo también tengo una lista sencilla para la persona a la que busco:
- Que pueda parar el sol cuando se lo pida.(me encanta el sol de media mañana y así tendría un eterno mediodía en mi vida)
- Que coja la luna y me la entregue (por eso del romanticismo)
- Que pueda parar el tiempo o acelerarlo (que hay veces que necesito lo segundo).
- Que pueda abrir las aguas para pasear por el fondo del mar. (desde pequeño he querido hacerlo).
- Que pueda hablar con los animales y con las plantas (para contarme sus historias).
- Que sea rubio, con los ojos azules y germánico (esto en realidad sabes tu que no es mí tipo, pero bueno para que esta vez me traiga ciruelas).
- Que no deje de sonreir nunca y que me haga reir constantemente.
- Que me monte en un caballo con alas negro (nunca entendí porque Pegaso era blanco, no me gustan los caballos blancos), aunque esto mejor lo dejamos porque tengo vértigo.
- La lista sigue, pero mejor paro
Ves no pido tampoco nada. ¿Tú como lo ves?

Por cierto, mi madre también me leía cuentos y se inventaba historias para dormirme; y también creo que de ahí viene mi amor por la lectura. Recuerdo que aún cuando había empezado a leer me gustaba que me los contasé y que me leyó la historia intemrinable entera (eso si, si las partes rojas, o verdes no me acuerdo cual de las dos, que eran la historia real y no la imaginaria)
Bs fiebrosos (te lo dije y tengo fiebre real),
Igor

Be dijo...

Anonimilla, hay cuentos y cuentistas para todos los gustos XDDDD

Lo del pollito negro me mola, me parece supertierno, esos cuentos para convenceros de que os dejarais curar.

Illuminatus, no sólo hay que conocer a su Homero, también hay que saber contarlo. Y conste que no estoy dudando de sus facultades.

Lily, una cosas es "contar historias" y otra "soltar rollos". Yo soy muy de soltar rollos, y de despertarme soltando el rollo que lleve toda la noche dándome vueltas en la cabeza... ¡como mi madre! (A Manolo Lama no le hablo, me da cosa, como le conozco en persona y tal)

Erik D'Lan, es que con una buena historia se puede llegar al orgasmo sin más estímulos que el auditivo...

Ana Belén, mil gracias. Disfrútalo tú que puedes y si lo escribes avisa para que lo leamos y nos de envidia de la mala ^_^

Storyteller, ¡menuda oferta! Para lo que yo quiera, dice... pues usted siga quedándose a dormir y ya iremos viendo.

i-boy, que no me digas esas cosas, ni que pidiera la luna...

Heike dijo...

Maldita maldita!

Casi me haces llorar. Mi padre también me contaba unas historias del copón cuando era pequeña. Ahora sigue haciéndolo y yo escucho embobada, aunque me esté hablando sobre la porosidad de la piedra caliza...

Y bueno, ahora la que cuenta historias a la gente soy yo.

i-boy dijo...

be, es que yo si la pido, pero no llega...
por otra parte, mientras sepas que nunca te la van a poder dar, no está mal seguir pidiendo

Inés dijo...

En respuesta a tu pregunta: <<¿Qué quieres decir con "fuera de tu alcance"?>>

Sencillo, ya tiene a quien contarle historias y ese alguien no soy yo, lamentablemente.

PD: A mí me contaban historias los dos, mi padre y mi madre. Eso sí, mi padre se inventaba unas historias sobre una pulguita viajera que eran buenísimos (y duraban de noche en noche). Y cuando no podían ellos mismos, las (aquí voy a delatar mi edad) cassettes del "CuentaCuentos"

davy jones dijo...

Nunca se fíe de un contador de cuentos...¿No ve que podría engañarla muy fácilmente?

"Y, cuando desperté, la srta. Be seguía allí"

Jajajajaja...

Be dijo...

Heike, es que lo bueno de los buenos contadores de historias es que hacen que dé lo mismo si son de hadas o de piedras calizas. Molan y ya está.

i-boy, si por pedir... Además, el que no llora no mama.

Inés, ¡ay, niña! Hay mucho amante de las historias como para complicarse la vida con cosas que no pueden ser. Y lo importante es pasárselo bien mientras lo buscas.

Sr. Davy Jones, debería poner su comment como ejemplo para el post. Por otra parte, como adicta a las mariposas y a más cosas sólo puedo darle las gracias. Me recuerda a algo que me dijeron una vez sobre cruzar mares de blogs.

Be dijo...

Ah, otra de las cualidades que le pondría a mi diseño del hombre perfecto es... que no engañe.

JuanRa Diablo dijo...

Bueno, nueve de cada diez dentistas recomiendan chicles sin azucar. ¡Pero hay uno raro que no!
Con estas premisas anímate que existir ese chico existirá.
De que lo encuentres o no ya hablamos otro día...

davy jones dijo...

Insisto: no se fíe...las palabras son traidoras por naturaleza.

Espero que encuentre usted a su cuentacuentos... pero -hágame caso- apréciele por los hechos.

Y, por favor, no le reclame mensajes guarros...algunos hombres llevan esas cosas muy mal, jeje.

Bueno, me vuelvo al mar...baaaaajo el maaaaarr...

Lily dijo...

Ah, pero es que yo cuento mis rollos como si fueran historias. Es terrible. XD

¿Manolo Lama da cosa en persona? XDDD

Be dijo...

JuanRa Diablo, jijiji, te sorprendería la cantidad de chicos que se han identificado con este post...

Davy Jones, las palabras son traidoras, pero tan tan chupis/sexis... Aparte de que disfrutar de las palabras no significa que no preste atención a los hechos.

Lily, de terrible nada, MOLA. Manolo Lama... no, no da cosa (para ser un periodista deportivo).