MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

lunes, marzo 16, 2009

La horrenda noche de la lejíiiiiiia

Por fin ha pasado, ya he actuado con la compañía de danza oriental. Después de todos los nervios me he quedado agotada y dolorida (mi cuerpo se ha relajado y me duelen hasta las pestañas) pero estoy contenta. La función salió bien y tuvimos bastante público.

Pero no todo fue tranquilidad y buenos alimentos. No. Se trata de mí, no podía hacerlo todo bien, o por lo menos, normal. La lié parda, pero bien liada, una noche antes de la representación.

Así que, de la autora de "La espantosa noche de la estadística" llega...

LA HORRENDA NOCHE DE LA LEJÍIIIIIA

Al día siguiente era la famosa representación. Meses y meses ensayando y casi todo preparado. Sólo me faltaba acabar de preparar la ropa. El primer traje que llevaba era un bombacho blanco y top blanco con mangas anchas, con un fajín verde y un pañuelo marrón. Decidí lavarlos, porque de los ensayos estaban un poco guarros (vamos, que se podían mantener ellos solos de pie, incluso bailar algunos números. Se sabían las coreos mejor que yo...). Los metí en la lavadora, con programa de prendas delicadas y a 0 grados.

¡Erroooooooor! cuando saqué la ropa tenía un pañuelo marrón, un fajín verde, un bombacho blanco y, y, y... ¡UN TOP ROSA! Bueno, no del todo rosa: como las mangas y el cuerpo eran de diferente material, tenía el corpiño rosa y las mangas abombachadas blancas. No sé de dónde salió el rosa, si no había nada rojo. Supongo que del marrón, pero en fin.

Tuve un primer momento de histeria. Pero en el segundo momento pensé en mis clases de yoga e intenté centrarme, relajarme y recitar un mantra para tranquilizarme. Lo conseguí si consideramos "centrarse y relajarse" correr por toda la casa agitando los brazos con el top mojado golpeándome la cara y entendemos como "mantra para tranquilizarse" gritar "ohdiosohdiosohdiosohdiosohdiosohdiosohdios".

En ese momento tenía claro el desastre: se suponía que yo tenía que salir de blanco impoluto al escenario e iba a salir rosa, porque no sabía bien si podría desteñir el desteñido y en caso de que no pudiera no sabía si habría en la tienda un top igual. Planeaba sobre mí una bronca de la directora de la compañía, evidentemente...

Pensé en mi madre: cada vez que pasaba algo de este tipo, decía la palabra mágica: lejía. Para desteñidos, lejía. Y en Hermano, que ponía Kalia para que su kimono fuera blancoblanquísimo. Os juro que hasta fui a este post by Gato for Mortadela de Luxe a ver si ponía algo de desteñidos, pero nada. Y era demasiado tarde para llamar a Gato, a Madre o a quien fuera que no estuviera en Nueva York.

Metí el top rosa en agua caliente, lejía y kalia.

Y me senté en el sillón a esperar. Diez minutos.

Fui a ver el top. Seguía rosa.

Volví al sillón.

Diez minutos después fui a ver el top, seguía rosa.

Me fui al sillón.

Llamé histérica a mi chico.

Fui a ver el top. Seguía rosa.

Intenté que la gatina no se bebiera el agua con lejía, kalia y algo de colorcillo rosa ("di no a las gatinas rosas").

Así durante una hora.

De repente, enmedio de todos los nervios, me vino una inspiración divina. Pensé que las cosas siempre pueden empeorar. Me acordé del maldito examen de estadística. Supe, en ese momento, que las notas habrían salido y que sería un suspenso como una casa. Después de un mes y pico esperando las notas, de haber mirado por internet esa misma mañana y que la dichosa nota siguiera sin salir, en ese momento me dio esa sensación y lo miré. Efectivamente, la nota había salido ¡y suspensa, claro!*

Si es que tengo una capacidad de ir añadiendo mi*rda y de ir empeorando las cosas que ni el Murphy ese.

Jo. Sabía que tenía muchas probabilidades de suspender, pero aún así se me juntó todo y empecé a suspirar, a hacer pucheritos y en un minuto el "ohdiosohdiosohdios" se transformó en un inmenso "buaaaaaaaahhhhhhh". Mis idas y venidas entre el sillón y la bañera se empezaron a ver más borrosas y ahora mismo podría hacer un exhaustivo y riguroso estudio científico demostrando que los lagrimones no eliminan los desteñidos rosas.

A las cuatro y media me fui a dormir, agotada de tanto viaje sillón-bañera, y me desperté a las ocho. En esas tres horas y media os juro que dormí, pero con la imagen de cierto top rosa fijada en mis sueños. Me fui a la bañera y mi top ya no era rosa.

Era rosita.

Resignada y con la fe perdida (a dios pongo por testigo que jamás volveré a confiar en la lejía) esperé dos interminables horas hasta que abrieran la tienda y cuando llamé, aleluya, había un top igual pero en blanco. En fin, toda una noche toledana resuelta en una llamada (y en un paseo de la tarjeta). Qué alivio.


Pasatiempo: Encuentra las siete diferencias



En fin... que todo ya pasó y ahora vuelvo a tener mis fines de semana para mí. De todo esto me quedo con dos cosas (Misia coge aliento y el cetro de la cursilidad, se lleva la mano al corazón como las misses y modo recoger un oscar on):

Primero, me quedo con las risas en los ensayos. Con mis compañeras. Con Adalias y la doctora B., tan absolutamente bellas por fuera y por dentro. Con un rosario de iniciales (L, V, S, C, N) que lo han hecho todo divertido y fácil.

Y en segundo lugar, y lo mejor de todo para mí, fue bailar sabiendo que estaban ahí mi familia y mis amigos. A todos los que vinisteis, muchísimas gracias. Fue muy importante para mí saber que estabais ahí y cada giro, cada movimiento, cada sonrisa fue pensando en vosotros. Muchas gracias por venir, de verdad. Espero que disfrutarais como yo.

Modo recoger un Oscar off.

*En cuanto al examen de estadística... lo único que me consuela es que me salió tan absolutamente mal que aunque hubiera contestado las dos famosas preguntas que dejé en blanco y las hubiera respondido bien, hubiera seguido suspensa. Pero bueno, el resto de exámenes los he aprobado y bien aprobados. Será que como la estadística es tan aburrida necesita unas vacaciones en un sitio animado como Mallorca. La llevaré a la playa y, si se tercia a la discoteca. Lo que sea con tal de que me apruebe de una vez.

20 comentarios:

Sheena dijo...

Quédate con lo positivo y es que la actuación salió bien, y tú te divertiste.
besukis!!

rivela dijo...

Buena manera de alegrarnos el principio de la semana.Al final no encontré diferencias entre las dos fotos,para mi son iguales, ¿me podrias ayudar?. Saludos

missmole dijo...

Vaya mal rato!!! Los disgustos que nos da la lavadora a veces ...

Suerte que encontraste otro para sustituirlo y así pudiste hacer tu representación triunfal. Lástima que no podamos ver algo,jeje.

Y la estadística acabará cayendo. Si no le das con el cetro!!

ana dijo...

Lo lavaste todo junto??? :S
Por qué la ropa que quieres teñir no queda nunca tan bien como la que NO quieres teñir??
En fin, mejor quédate con el triunfo en tu debut (pero no olvides lo aprendido del "maravilloso mundo de la colada")

Besines.

Gatasombra dijo...

Nunca,nunca,nunca se mezcla ropa de colores vivos u oscuros con ropa blanca!! o_oU
(Y sí, muchos tintes marrones llevan rojo).
Me alegro de que encontrases otro y de que todo fuese bién al final. Vaya nochecita, pobre :_3

ca_in dijo...

En la primera foto faltan:
- El envoltorio.
- La marca.
En la segunda foto faltan:
- La gatina.
- La tarima de fondo.
- Las cortinas.
- El nudo.
Y... y... y me falta una... ¡Ah, ya está! La primera foto es un picado y la segunda no.

¿Cuál es mi premio? :p

Tras mi última experiencia destiñidora, la próxima vez meto la ropa directamente en lejía pura sin diluir ni mezclar y ya te diré qué sucede.

Nahi dijo...

Me alegro de que al final lo solucionaras. Vaya mal rato!

Anonimilla dijo...

Vaya, ahora ya sabemos cómo teñir algo blanco de rosa... y cómo fijó el color, oyes!!

The Inner Girl dijo...

Yo desde que tuve varios desagradables incidentes, lavo la ropa por separado aunque me cueste más tiempo. Me ahorro disgustos.

Siento el berrinche, yo también he pasado por casos así, que tooooooooooodo te sale mal. El Universo es muy cachondo.

Por cierto, me encanta la foto de tu helado de nata y fresa y la cara de la gatina. Me he 'namorao de ella...

BESOTES, GUAPA. Nos vemos en Septiembre con la Estadística a cuestas. ;)

ana dijo...

Por cierto, Gatina no querrá un novio?? Porque mi Wey es igualito que ella, tendrían unos churungatos preciosos....

Vida Dospuntocero dijo...

Suerte que lo arreglaste, porque yo hice una peor. Hace muuuuchos años yo trabajé durante casi cinco años en una de las tiendas de alta costura para ricachonas de Barcelona. Todo a medida y de la maxima calidad, lo juro por snoooooopy oseaaaa...

Bueno, pues uno de los botones de un traje chaqueta que estaba listo para entregar para una boda estaba roto, se había soltado parte del adorno y no teniamos recambios. Pues ni corto ni perezoso cojo el pote de superglue-3 y.... (REDOBLE DE TAMBORES DRAMATICOS...) un enorme chorro de pegamento sale disparado e impacta contra una de las solapas...

¿A que no adiviniais con que lo arreglé?


Con un rotulador azul carioca pintando encima.... Os juro que ni se notó =P

Illuminatus dijo...

El martes pasado me eché un all-nighter hasta las 4 de la madrugada para poder terminar de procesar un archivo de datos y entregar para un curso de doctorado una historia medio acabada. Dormí tres horas y me levanté la mañana siguiente para ir al examen del mismo curso. Entiendo perfectamente lo que es un marrón de esos.

Gato dijo...

La estadística se te ha atravesado porque no has tenido a Velín, el mejor profesor de estadística del mundo mundial. Como mínimo era el más divertido.

Era una mezcla entre Robin Williams y el de cariño he escogido a los niños. Y tenía frenillo al hablar. ABS.

Su primera clase fue:

"Zi tenemoz una bolza de tela negda, intdoducimos en ella una pedota bdanca y tdes pedotas ddojas, ¿qué pgobabididá tenemos de zacad una pedota bdanca y qué pgobabididá tenemos de zacad una pedota ddoja? La eztadíztica ez la ciencia que ze ocupa de dezolved ezte pgobdema."

Te enganchabas para todo el curso.

Er-Murazor dijo...

Ah, el maravilloso mundo de la colada... Yo tengo un bonito albornoz rosa pálido que antes era blanco, por culpa de mi primer lavado y de una toalla roja. Menos mal que no lo ve nadie (espera un momento... ¿menos mal?) y que a base de lavados va blanqueándose de nuevo xD.

Y lo del suspenso en Estadística, ánimo, que las probabilidades son pocas y cobardes. Si te sirve de consuelo, a mi también me han suspendido la Estadística... y era de lo único que me examinaba :(

Palabra de verificación: REDne ¿esto es cachondeo, o qué...?

Misia dijo...

Sheena, sí, la verdad es que me lo pasé genial.

Rivela, jaja, el lunes ya ha pasado, así a lo tonto.

Missmole, ¡buena idea! como le de un cetrazo a la estadística en todas sus medianas, la voy a dejar aviá.

Ana, y mira que estas cosas me han pasado, pero pensé que a cero grados no. Jo, mi gatina ya no puede tener churungatos, la operamos. Pero hubieran salido súper lindos.

Gatasombra, para la próxima ya sé que ni a cero grados ni ná: por separado todo y a mano. Al menos estas cosas medio artesanales que llevan tintes más normales.

Ca_in, te prometería una chapa, pero como me temo que jamás las haremos pues casi que no, así no quedo mal. Así que te premio con mi reconocimiento, jaja.

Nahi, ¡y tanto! casi me da un chungo.

Anonimilla, ahora sólo nos falta perfeccionar el proceso inverso, jiji.

Inner girl, sí a veces el universo es cruel, pero cachondo. Y es que la gatina se mete allá donde vea un poco de jaleo.

Vida Dospuntocero, ¡jar! a mí me hubiera dado un chungo. ¡Qué sangre fría! y que inventiva.

Illuminatus, ains, esas maravillosas noches en blanco gracias a la facultad...

Gato, jo. Creo que voy a morir en septiembre, yo no tengo a Velín.

Er-Murazor, ¡compañero de desgracia estadística! lo del albornoz tiene su punto tierno.

Anónimo dijo...

Me encanta tu blog y lo sigo todos los días, y hasta hoy no me he decidido ha dejarte ningún comentario, pero creo que es bueno compartir los conocimientos "de la abuelita": la proxima vez que tengas ropa desteñida, nada de lejia, hierve agua con hojas de laurel y sumerje la ropa en ella, funciona mejor que la lejía incluso con ropa de lycra!

Misia dijo...

¡Hala, Anónimo, gracias! Por el truco y el comentario ;) Bienvenido/a y quédate a dormir cuando quieras.

JuanRa Diablo dijo...

En mi sofá no, que ya somos doce!!!

Bichejo dijo...

Mi abuela también hierve la ropa desteñida...pero con cuidado, porque como sea de algodón (creo) se queda pequeña, pequeña...

Ánimo con la estadística, pero...de verdad crees que vas a estudiar en Palma??

Besos

Misia dijo...

Juanra, jajaja, no, hombre en el tuyo no, le he dicho que se acomode en el de al lao.

Bichejo, DEBO estudiar estadística. Ains, qué pereza me da simplemente decirlo...