MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

sábado, mayo 14, 2011

Artemisia

En los últimos tiempos he estado medio pocha, así que estoy bastante desconectada del mundo, del blog y de muchas de las cosas que suelo hacer normalmente. Me he perdido todas las exposiciones de la temporada y me da la impresión de que en los últimos meses no he hecho nada interesante con mi vida.

Ya me encuentro mejor y voy arrancando poco a poco y eso tiene recompensa: hoy me ha pasado algo tan maravilloso como inesperado (maravilloso para mí, ya veréis qué chorrada es).

Estaba dando un paseo por Madrid a primera hora de la tarde cuando sin darme cuenta me he encontrado frente a la fundación Caja Madrid. Del edificio colgaba un cartelón enorme anunciando la exposición actual: heroínas. Vi en la prensa de lo que trataba y pensé en ir, ya que el tema me gustaba y el par de obras que vi en los anuncios me parecieron interesantes. Pero no encontraba el momento o las ganas. Hoy por primera vez en meses me ha apetecido y he entrado a verla.

Magas. Bien. Pintura de finales del XIX. Bien. Y de repente...

La Santa Catalina de Caravaggio. Me encanta Caravaggio. Y volver a verla... esa luz, ese volumen, esa expresividad.

He subido las escaleras pensando que ya merecía la pena haber entrado, sólo por ver algo de Caravaggio. Que por fin volvía a no ser indiferente, después de mi mala racha. Que me alegraba de estar ahí. He girado a la izquierda y me he encontrado con Sofonisba Anguissola (con su autorretrato, en realidad). Pero los ojos se me han ido tres cuadros más allá...

Y la he visto a ella y se me ha encogido el estómago, ni me imaginé que estaría allí.


El autorretrato (como alegoría de la pintura) de Artemisia Gentileschi, la pintora de la que sale mi nick. Una de mis artistas favoritas. El cuadro que tengo de fondo en el twitter. Su autorretrato. Nunca lo había visto en directo. Es de los Windsor y no es tan fácil acceder a él (egoístas. Tenéis muchos. Regaladmelo).

Me he plantado delante del cuadro y no me he movido en más de quince minutos, empapándome de todos los detalles y disfrutándolo. Estaba muy emocionada (pero emocionada bien, por fin, después de una época de alteración de la mala) y sé que soy una boba, pero no he podido que un par de lagrimones como puños se me cayeran. El cuadro es estupendo y significa mucho para mí. Menos mal que en esos momentos la exposición estaba medio vacía y los pocos que pasaban ni reparaban en el cuadro y menos en mí.

A mi pesar, me he movido (empezaba a ser sospechosa de robo para la de seguridad... y no digo yo que no lo pensara) y he acabado de ver la exposición. Después he ido a hacerle otra visita a Artemisia y me he ido (al concierto de Ara Malikian en la fnac, por cierto. Muy chulo).

En fin. Qué bueno es estar bien, enarbolando mi cetro de la cursilidad y alterándome como fan de Justin Bieber frente a su repelente ídolo, pero delante de la mía.

12 comentarios:

missmole dijo...

Me alegro mucho de que ya estés más animada y de que hayas podido disfrutar de ver esa obra en vivo.

Un abrazo enorme!!

Anónimo dijo...

Hola!
Sólo quería decirte que no estás sola en el mundo, yo también sé lo que es llorar cuando se ve una obra de arte y el ridículo que se siente...y me he sentido muy identificada contigo hoy ;-)

Un saludín

PD: me encanta el blog y siempre os leo, pero es la primera vez que comento

Nona

Doctora Anchoa dijo...

Ne encanta. No eres boba en absoluto; la primera vez que tuve la suerte de ver Las Meninas en El Prado casi caigo inconsciente después de aguantar la respiración sin darme cuenta delante de ese cuadro. Me alegro de que estés mejor.

_Xisca_ dijo...

Siempre creí que tu nick venía de una cantante portuguesa, qué cosas XD

En cuanto he leído tu post, me ha venido a la memoria este otro, y he pensado que puede que tanto post como blog te interesen, a veces el Sr. Flórez habla de arte, por ejemplo.

Ahí va:

http://encirculos.blogspot.com/2011/04/they-were-always-there.html

el chico de la consuelo dijo...

madre mia Agosto del 2006 y ya estabais escribiendo entradas.Por aquel entonces yo no sabia ni abrir una cuenta de correo.

Esta bien lo de ir de museos cuando estás depre...en cualquier caso más barato que la opción corte inglés que te sale la depresión por un guebo.

abrazos

Kino dijo...

A mí me pasó lo mismo en el Guggenheim de Bilbao, delante del cuadro "Círculos" de Kandinsky. Lo tengo en mi cuarto, copiado por mi padre (que pinta estupendamente bien) y lo llevaba en la carpeta del cole, junto a un cuadro de Dalí; es que a mí eso de llevar a los BSB no me molaba nada XD

Poco más me tienen que echar del museo porque se pensaban que lo iba a robar; de hecho, le dije a mi madre que se lo cambiaba por el de casa, total, eran iguales ;)

Un beso, estas cosas engrandecen el alma ;)

Kino dijo...

Bueno, en el comentario pone Kino, pero soy Queen... alguna que otra vez ya dejé huella por aquí :D

Misia dijo...

Missmole, sí, ya me encuentro mejor en muchos aspectos y es un gusto volver a disfrutar de las cosas.

Nona, jaja, gracias, compañera de llantos. Ya sabes, comenta y quédate a dormir cuando quieras.

Doctora Anchoa, ¡no me extraña! lo bueno de estas obras de arte es que las ves en libros... pero no se puede comparar a lo impresionantes que son en realidad.

Xisca, ¡gracias por el enlace, me ha encantado!

ECDLC, no era depresión ni puramente desánimo el asunto (al que debo un post, por cierto) y... sí. Parece que llevamos eternidades por aquí.

Queen, es que ese momento de estar delante de algo que te gusta tanto es muy emocionante. Hay gente que no lo entiende muy bien... y algunos de ellos suelen ser precisamente los que se cogen unos enormes berrinches o exaltaciones por el fútbol. Esto es igual que ganar la liga... pero sin pantalones cortos.

Adalias dijo...

Nadie como tú enarbola el cetro de la cursilidad. Me encanta;)
Beso fuerte.

JuanRa Diablo dijo...

Cada vez son menos los grandes misterios sin resolver. (Nos queda el de la fórmula de la cocacola y poco más)

Misia es Artemisia ¿sin arte?
Eso lo dirás tú, que yo el arte sí te lo veo.
Transmitiendo muchas cosas cuando escribes, por ejemplo.

Speedygirl dijo...

Esas pequeñas cosas son lo mejor de la vida... volver a disfrutarlas significa un montón y se merece un par de lagrimones (o más) de los buenos. XDDDDDD

Misia dijo...

Adalias, en ese aspecto soy única :P

Juanra, mil gracias, nene.

Speedygirl, sí,pero por ahora basta de llorar.