MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

martes, septiembre 05, 2006

Buenos días, preciosa

Cuando tenía dieciséis años, tenía un gran amigo en el instituto. Cada día, al llegar a clase, teníamos el mismo diálogo:
- Buenos días, preciosa.
- ¡No me llames preciosa!
- ¿Por qué?
- Porque no soy preciosa.
- Sí que lo eres.
El diálogo solía acabar con un bufido de mi parte o dándole un carpetazo en la cabeza, dependiendo de las energías con las que me hubiera levantado (menuda era yo en esa época). Me sentaba fatal porque yo era plenamente consciente de que NO era preciosa.
Al año siguiente vine a estudiar a un instituto de Madrid: clase nueva, ciudad nueva, amigos nuevos. Encajé bastante bien. Pero seguía añorando muchas cosas. Y una de las que más echaba en falta era esa pequeña conversación matutina repetida hasta la saciedad. Ya nadie me regalaba un "preciosa" para empezar el día.
Desde entonces, saludo a mis amigos con un "hola, guapo", o el consabido "buenos días, preciosa". Hay gente que lo considera simplemente cursilería, pero ¿qué le voy a hacer si aprendí a valorar lo terapéutico que es oír algo agradable de alguien a quien aprecias?
P.D. Una persona, que también conoció a aquel chaval, está de enhorabuena estos días. Felicidades, Quelitas (aunque más bien debería decir "felicidades, Maicol").

19 comentarios:

Panfleteer dijo...

A todos nos va bien una dosis diaria de cariño. A veces incluso mejor que un buen meneo a cuatro patas.

Seguro que eres un encanto :)

Mikaelina dijo...

Buenos días, preciosa.

(Ser preciosa es un estado de ánimo o una actitud frente a la vida)

Un saludo

EmeA dijo...

¡Aaah, que el "hola, guapo" no quiere decir que tú necesitas ir al oculista!

Zhalim dijo...

Casi todas las mujeres son preciosas. Especialmente si son majas, simpáticas, agradables y/o adorables.

Entonces el "buenos días, preciosa" te sale sin esfuerzo alguno. Es la manera natural de saludar.

Fernando* dijo...

Claro que si :) siempre alegra el dia.

A mi suele salir el "buenos dias, guapísima" que tambien es bastante válido, no?

Icaro dijo...

Coincido con fernando* ... lo malo es que las hay que lo consideran sexista, insultante.... poco a poco estoy perdiendo costumbres como esa, abrir la puerta("que crees, que no puedo abrirmela yo solita?"), y alguna que otra cosita. ole por las mujeres que lo aceptan con una sonrisa. Y doble para las que responden en consonancia.

mauve dijo...

Preciosa entrada, me ha hecho recordar cuando iba a entrar a clase y esa chica que tanto me gustaba estaba en la puerta esperando al profesor. Yo agachaba la mirada y se me salía el corazón. Que bonito era, que pena...

Perlita de Huelga dijo...

Ay, Mauve, que majo! A mí me sigue pasando lo mismo, no soy capaz de aguantar una mirada, y mira que hace años que dejé el instituto...

misia, sin ninguna duda, tu amigo te decía la verdad. Es muy agradable saludar con un 'guapo', o un 'preciosa'. Le alegra a uno el día.

davgard dijo...

¡¡Buon Giorno, Principessa!!

(Y sí, también me hubiera gustado ser Roberto Benigni en "La vida es bella"...pero el lado oscuro de la fuerza es taaaaan fuerte...)

El Hombre Malo dijo...

...y la de corazones rotos que hay hoy porque se han enterado que misia no les llama guapos solo a ellos...

Achab dijo...

¿"Hola, bella dama" qué tal queda?

Be dijo...

Sr. Davgard, tiene usted un lado no-oscuro de lo más tierno. Decir esa frase con capa suena... como a fantasma de la ópera.

Gato dijo...

Icaro, a veces no se aceptan los piropos (craso error) no porque se tenga un estúpido orgullo de género, con el consecuente estado de ofendida crónica, sino por falta de autoestima. Es muy propio de adolescente acomplejada pensar que te lo dicen porque se quieren reir de tí o porque les das pena, porque tú eres tremendamente horriiible y nadie puede decirte nada agradable, y la vida es un asssco, y todo eso.

Y es verdad que se agradecen las sonrisas y los piropos- de buen gusto- para mejorar el día. Especialmente si lo has empezado mal.

davgard dijo...

Jaja, cuando tengamos más tiempo, escribiremos un post sobre el pobre Erik, el ángel de la música, el inquilino del palco nº 5,... (El de la novela: lo siento, no me gustó el musical)

Misia dijo...

Qué gusto de commentaristas: "Principessa", "preciosa", "encanto", "guapísima", "bella dama"... son MÁS que válidos (se aprecia el estilo personal de cada uno, eso sí). Seguro que las mujeres que tenéis alrededor están encantadas.

Mikaelina, gracias, bienvenida y quédate a dormir cuando quieras.

EmeA, ¡veo perfectamente, hombre de poca fe!

Fernando*, ¿usted por aquí? qué agradable sopresa. Quédese a dormir cuando quiera.

Ícaro, es que las hay que confunden el tocino con la velocidad.

Mauve, que lindo... Es que eso de la adolescencia es difícil (aunque ese tipo de timidez suele prolongarse hasta edades insospechadas, a veces).

Hombre malo, jiji, no creo (de todas maneras me he sentido como un poco... poligámica, yo por ahí repartiendo "guapos" a los hombres de mi alrededor).

ZaraJota dijo...

Es que a veces uno se olvida de decir lo obvio :)

Fernando* dijo...

gracias, guapísima :D me pasaré a menudo.

Tambien vuelvo a coincidir con Icaro, lo de abrir y sujetar la puerta es algo que me han enseñado desde pequeño, siempre que puedo lo hago.

Anónimo dijo...

Poliándrica.

Que si no, vaya bollo.

Misia dijo...

Usuario anónimo, en realidad la poligamia abarca la poliginia (un hombre con varias esposas al mismo tiempo) y la poliandria (una mujer con varios esposos al mismo tiempo). Al menos en términos antropológicos no sería incorrecto lo que he dicho. Pero en el lenguaje común se suele usar la palabra polígamo para designar la primera situación porque es más frecuente.

Pero vamos, que el resultado es el mismo: si es complicado encontrar un tío con el que quieras casarte y que se quiera casar contigo... no te digo nada buscar un par más. Y si encima me tengo que buscar varias lesbianas... apaga y vamonos, que incluso hay menos y seguro que más difíciles de conquistar.