MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

jueves, junio 14, 2007

Hoy cenamos... Tostones

Una cosa que creo que aún no he contado por aquí es que mi abuelo es cubano. Nació en Cuba cuando Cuba era España. Bueno, no, que no es tan mayor. Pero casi. Mi abuelo, que por cierto se llama igual que mi novio, nació en Cuba y no pisó “la madre patria” hasta los 11 años.

Al llegar mi abuelo pensó que en España hacía frío y que la fruta era una mierda en comparación… Se acabó acostumbrando, pero aún conserva cosas curiosas que de pequeña me alucinaban, como que mezcla plátanos con el puré de patatas. A mi abuela, sin embargo, le parece de lo más normal.

En muchas cenas familiares mi familia pasa de las tradiciones españolas y hacemos comida cubana, que por cierto a mi abuela se le da de miedo. Algunas recetas son más complicadas, pero la que os traigo hoy es muy muy simple a la par que riquísima, y se hace en poco rato. Necesitamos, eso sí, plátano macho. (Las fotos están robadas de Internet).

Desde hace unos años el plátano macho se encuentra prácticamente en todas partes, así que no hay excusa. Se trata de un plátano verde más grande que el plátano común que se cultiva como si fuera una hortaliza en zonas de la selva tropical. Nosotros lo queremos verde, cuando en crudo sabe amargo y es muy indigesto. Nos da igual, porque lo vamos a cocinar (y vereis qué bueno). Vamos a hacer Tostones.

Ingredientes:

-2 plátanos macho.
-Aceite para freir.
-Sal.
-Una sartén.
-Dos tablas de madera (o cacharrito, ingenio o bártulo que sirva para lo que veréis a continuación).

Preparación:

Pelar los plátanos verdes y cortarlos en rebanadas un poco diagonales, de unos 3 cm. de grosor.

Calentar el aceite y freír las rodajas de plátano. Cuando estén un poco dorados por ambas caras -pasando de los lados-, se ponen a escurrir sobre papel de cocina.

Aquí entran en juego las dos tablas -o lo que vosotros os inventéis-. Poner los trozos de plátano entre dos superficies, y aplastar hasta que el ancho de los tostones sea como la mitad o incluso menos.

Una vez aplastados, volver a echar los tostones en el aceite, y dorarlos un poco más. Ojo, no demasiado: para mi gusto, los tostones de la foto están demasiado tostados y demasiado poco espachurrados.

Sacar los tostones y ponerlos a escurrir el exceso de aceite. Tendrán aspecto como de galletas extrañas y doraditas.

Echar sal al gusto, y comer como acompañamiento, tipo patatas fritas. Y como os descuideis, vuelan, ¡como las patatas fritas ricas!

El doble pasaporte le vino bien a mi abuelo en algunos momentos de su vida, pero nunca volvió a la isla. Una vez lo intentó, pero al preparar el viaje en la embajada cubana le llamaron gusano, el nombre que se da -con desprecio y mucha mala uva- a los que no son hijos de la Revolución. Mi abuelo había salido de Cuba mucho tiempo antes, pero eso daba igual.

Lo de gusano le rompió el corazón y le cabreó bastante, canceló el viaje y nunca más habló de volver. Pero cada vez que uno de sus hijos o nietos va para allá, hace mil preguntas.
NOTA DE ACTUALIZACIÓN para que se comprenda mejor lo que puede significar que mi abuelo se "cabreara bastante": Siendo mi padre bastante pequeño (unos 7 años) y teniendo un despiste intrínseco aún mayor que el mío, uno de sus profesores le dio un par de hostias. Él no dijo nada en casa, pero mis abuelos notaron algo y preguntaron al resto de sus hijos. Al día siguiente, mi abuelo se dirigió al colegio y sacó al profe/cura/pegador-de-niños de clase. Cuenta la leyenda de los Sarados Corazones que el cura iba rebotando de lado a lado del pasillo...

9 comentarios:

redronin1b dijo...

Mira que bien, hoy soy el que más madruga (yupii)...

Esto de los platanos machos me recuerda a la diferenciación que hace mi madre entre los melones y las melonas de su pueblo (cientificos de todo el mundo mundial siguen estudiando el caso, las primeras teoria apuntan a un micrclima especial en Almendralejo)...

En la resi de Lyon había un africano (así, en general, no recuerdo de que pais era exactamente, aunque era francofono... creo) que hacia algo parecido, y utilizaba los platanos verdes estos para todo (¿Seran como los picos de aqui, que van con todo...?)

GUANDARRRR dijo...

Jo... este post guarda una historia triste. Me da penita tu abuelo. Mira que haberle llamado gusano... hace falta ser precisamente eso, ¡gusano! Llego a estar yo ahí y le estampo!

Me ha despertado todo esto mis instintos de nieta, que nunca pude sacarlos porque no conocí apenas a ningún abuelo, salvo a mi abuela materna, que de una trombosis estuvo paralítica y la cuidamos en casa durante nueve años... joe qué tiste me he puesto.

Muchas gracias por la recetilla y besitos a tu abuelo de una nieta sin yayo.

EFE dijo...

Por dios, qué cosas más raras haces en la cocina.

Mmm... ¡Eso quedaría bien con bacon!

Anónimo dijo...

Mi mujer es cubanam, y mi suegra hace unos tostones que lo flipas!!! ;)

saludos mariconsones!!

xMon

Zirie dijo...

sé que iría con el post anterior, pero es que la he escuchado hoy: Belle & Sebastian - Funny Little Frog
En el video, por eso, no he visto la rana:
http://www.youtube.com/watch?v=_koHRk793RA
p.d.: vaya tu abuelo, menundo carácter

Sir Villet dijo...

Recuerdo lo que decía el amigo de un colega de un conocido: en el fondo todos los plátanos son machos.

Suyo

Ephedro dijo...

Me relamo. Un día de estos postearé alguna de las mías.
Por cierto, chicas: estoy saliendo de cuentas ya, pero ya...

^_~

Somófrates dijo...

No me he enterado de nada.

Pero lo de espachurrar cosas y freírlas mola.

Siempre mola.

Be dijo...

Redronin, pues es una buena comparación.

Guandarr, ya me dirás si te salen buenos.

Efe, tú los has comido... están buenos con bacon, con arroz con frijoles, con ropavieja, con... ñamñamñam...

xMon, ¡vivan los tostones!

Zirie, ¡mola mil! (Las dos cosas, la canción y mi abuelo)

Sir Villet, er...

Ephedro, si quieres postearlas aquí, abrimos una sección que se llame "quédate a cenar".

Somo, ya verás cuando los pruebes.