MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

miércoles, julio 11, 2007

El poder hipnótico de la tele

¿Creéis en el poder hipnótico de la tele? yo sí, desde luego. Hay ciertas cosas en la tele que me emboban y que no puedo dejar de mirar. Yo no me engancho al diario de Patricia o a Supervivientes. Lo mío es más difícil de explicar, porque lo que me suele hipnotizar son chorradas poco interesantes y de nivel morbo de menos tres, pero que tienen un poder de atracción sobre mí como el de los imanes gigantescos que salen en los dibujos animados sobre una caja de caudales (de dibujos animados, claro).
Hace años, cuando llegaba de marcha temprano (las siete-ocho de la mañana es temprano. Mi padre nunca pudo rebatir ese argumento) me ponía la tele mientras comía algo y veía el programa de los teletubbies. Es la cosa más repetitiva (repetían misma escena más de cuatro veces al grito de "¡otra vez!") y cursi ("¡abrazo fuerte!") del mundo: normal, es un programa pensado para bebés. Pero a mí me encantaba. No me iba a dormir hasta que acababa, y eso, habiendo dormido cero, con alcohol en el cuerpo y después de haber bailado durante horas, es masoquismo puro y duro.
No me había sentido tan hipnotizada/idiotizada por un programa estúpido hasta que llegaron ellas, las focas de teletienda. Por las mañanas, a eso de las 8:25, en el intermedio del telediario de telecinco, ponen un anuncio de teletienda. Durante meses han puesto uno de colchones que rozaba el absurdo y el horror: mantas de leopardo, pelos cardados, gente hortera sobre las camas. Pero lo mejor del anuncio eran las demostraciones de firmeza: un chino saltaba y daba vueltas sobre sí mismo mientras su compañera leía y pasaba de él.

Pero mi escena preferida era la de las focas: en el lado derecho del colchón había una foca subida y de repente llegaba corriendo otra foca y, alehop, de un salto se subía a ocupar su lugar. Oye, la otra ni se inmutaba.



Las focas en cuestión

Pues una cosa tan absurda me ha tenido enganchada durante meses. Todas estas mañanas me quedaba a ver la foca, porque a pesar de haberla visto centenares de veces me hacía gracia y me iba al trabajo como más contentilla, con un sonrisa al comprobar que la foca se había subido con su consabido saltito al colchón con su compi de acuario. Estúpido, lo sé, pero a veces me da por cosas raras como estas.

Ahora me han cambiado el anuncio de los colchones por uno de fajas, ya no tengo focas en el desayuno y, la verdad, no es lo mismo. Me falta algo por las mañanas.

17 comentarios:

El Hombre Malo dijo...

Mira bien, que en el anuncio de fajas seguro que ves alguna foca...

Alin dijo...

Pues en mi época teniamos a Chuck Norris anunciando el AB shaper el Jander Kanter y el Guander Namber (me he acordao de un nombre... ya es suficiente).

¿¿De todas formas ese anuncio querria decir algo asi como "este colchón te resiste hasta a ti, cacho de foca"??

Little Canarian dijo...

Chicas, hace muy poco que he descubierto vuestro blog, de manera casual.
Enhorabuena!, me encanta.

voro dijo...

Jo Misia da miedo. Te veías los teletubies.

PD: Seguro q algún alma caritativa te lo ha colgado en Youtube y te lo puedes ver antes de salir en el ordenador.

Madame Discordia dijo...

Supongo que soportabas los teletubis del infierno porque estabas medio piripi y agotada después de toda una noche de juerga. Y quizá porque hacían de hiato sedante entre el caos nocturno y tu camita.

Pimkie dijo...

Pues a mí en cambio la tele me aburre hasta quedarme dormida. En general, sin discriminaciones: es encender la tele y en menos de media hora caer redonda.

Tía, busca el video en cuestion en youtube y nos lo cuelgas. Focas para todos! Por cierto, que estoy con Alin, para mí que ese anuncio tenía "algo" de subliminal...

anonima for ever dijo...

Te entiendo perfectamente. Yo fui adicta al chino de los cuchillos.

(buscando al chino he encontrado esto )

PRIMAVERITIS dijo...

jo
yo creía que esos programas eran una terapia psicológica para que por comparación el curro nos pareciera apasionante.

Somófrates dijo...

Menos cachondeítos con los teletubbies, que me lío a dar abrazos fuertes y me quedo solo...

Anómalo dijo...

Sospecho que la cosa tiene que ver con las 8 de la mañana más que con el contenido en sí.
Para anuncio el del Ginsu, que "puede cortar un clavo y sigue cortando así de bien un tomate". Creo que el guionista nunca entendió la polisemia de la palabra "clavo".
Y qué extraña la relación entre los anuncios de colchones y el mar, oiga.

jigrrkpv

Bec dijo...

Lo de los Teletubbies sólo se entiende con alcohol en el cuerpo... De qué otra manera aguantarlo??? jeje

Alina dijo...

jajajaja, Joooooo, yo nunca he visto a esas fotos, en cambio me he tragado un montón de anuncios de fajas y de baba de caracol...

GUANDARRRR dijo...

Evidentemente el alcohol en sangre, las horas sin dormir pueden justificar algo... PERO TÍAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!
Si tienes mono de teletubbie, al menos llama a Somo! (pssss, Somo, a que soy maja ;) jiji )

Sergio dijo...

Hola, es la primera vez que escribo un comment en vuestro blog.
Pues quisiera comentar que me siento totalmente identificado con lo de llegar a casa super temprano (o super tarde) y quedarte embobado/a viendo la tele. Hace mucho que no lo hago ya porque hace mucho que no salgo, pero por aquella época que me pasaba mi programa preferido de teletienda era el de "la cama Restform". Decían cosas del tipo: "Serás el anfitrión perfecto" o "A tus invitados ya no les dolerá la espalda por dormir en camas horribles y blandas" Jajaja.
En fin, como no podía faltar demostración visual ponían a una gimnasta haciendo gimnasia rítmica mientras otro se quedaba dormido a su lado, e incluso llegaban a subir a un oso (oso pardo además) al colchón.
Jo, te comprendo con lo de la foca porque echo mucho de menos al oso!!
Snif, snif
Un placer

Cirtheru dijo...

Hipnótico? baste mencionar el ejemplo de los Teletubbies...

E. Martin dijo...

No puedes decir que conoces las terribles consecuencias del abuso de las drogas si no has disfrutado de un teletienda con Tony Little.

Por cierto, ¿la pija rubia aquella se compró un ordenador de una puta vez?

palitodelasorejas dijo...

Yo me acuerdo del superanuncio de Antena3 de hace unos años de THE POWER OF LOVE... ohhh qué tiempos aquellos de quedarme hasta las mil mirando la tele.
En otra epoca un poco depresiva (bueno, un mucho) me los miraba todos, se me hacía de día y todo, pero no recuerdo los anuncios... Sólo las videntes. Me valía todo TODO lo que les decía a los que llamaban, hay que ver...
Un beso jijiji