MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

viernes, agosto 24, 2007

Sonrisa de miss

Hace unos días recibí un mensaje de una antigua compañera de clase, considerada amiga hasta que me hizo una buena jugarreta en el terreno de la investigación (tengo el dudoso honor de ser el primer cadáver que dejó en la cuneta en su ascenso profesional). Tres años después, recibo un mensaje buenrollista "Hola, Misia. Voy a Mallorca la semana que viene, a ver si quedamos. ¿Qué tiempo hace?". Al ver que lo mandaba ella, flipé mucho y dudé entre mandarle el parte meteorológico o mandarla a la mierda.
Dos días después, entré en una tienda palmesana con mi madre. Después de estar eligiendo durante un buen rato un vestido con ayuda de la dependienta, ésta me dice, con una gran sonrisa:
- ¿Tú ibas al colegio tal?
- Um, sí.
- Claro, tú eres Misia.
- Em, sí. - y volví a mirarla bien. Se me encendió la lucecita y la sonrisa se me quedó helada en la cara.- y tu eres A., ¿no?
- Sí, cuánto tiempo, pero te he reconocido porque estás igual - mientras seguía sonriendo.
A. estaba en mi curso, pero en otra clase. Ella y otros amiguitos me hicieron la vida imposible en el cole, supongo que porque yo no era lo suficientemente mona, ni lo suficientemente guay, ni lo suficientemente pija (gracias a Dios). Y dieciséis años después la tenía delante de mí, sonriéndome como una miss y diciéndome que seguía igual (y si ella sigue siendo igual de mala, eso equivale a "sigues siendo igual de pringada").
A. me preguntó por mi vida (qué gran momento cuando me preguntó si me había quedado en Madrid porque algún madrileño me había robado el corazón, la peazo de hortera) y por un momento tuve la tentación de contarle la verdad, es decir, que todo me va muy bien. Pero cuando fui a abrir la boca me di cuenta de que no me apetecía que aquella idiota supiera nada de mi vida y que en realidad me la suda mucho lo que piense de mí (ups, ¿yo he dicho eso?).
Eso sí, después de estos dos encuentros, las dudas y la estupefacción me invaden, a partes iguales: ¿por qué ellas pueden sonreir como misses y tener el buenrollismo por bandera cuando en determinado momento se portaron fatal? ¿y por qué a mí, que tuve que aguantar sus imbecilidades y malas jugadas, la sonrisa se me queda torcida y tan poco natural como la de joker?
P.D. Cuando al salir de la tienda le conté la historia a mi madre, ella me dijo "bah, hija mía, pero ella tiene juanetes en los pies". Una genio, mi madre.
P.D.2 ¿Recuerdan "francés útil"? Pues aquí tienen la otra visión de la historia.

30 comentarios:

querida_enemiga dijo...

¿Y no te salió el... "Y tú también sigues igual... de malparida"?

Cuánta falsedad. A mí me pasó algo parecido hace unos años con un niñato que me hizo la vida de pequeña y lo mandé a cagar rápidamente.

Anómalo dijo...

La mejor respuesta al "sigues igual" es la sonrisa de oreja mientras dices que sí y la escrutinas de arriba a abajo con aire de conmiseración.
O le das una colleja, que tiene menos clase pero desconcierta más.

fyzruhxa

estrella dijo...

Seguro que incluso piensan que estás encantada de volver a encontrártelas. Hay gente por ahí con la autoestima muy alta... :S

Pimkie dijo...

Pues entonces ni te cuento la cara de satisfacción que se me quedó cuando, en la oficina en la que trabajaba (con mi traje chaqueta y mi inglés impecable 6 horas de cada 8 :D) cuando ví que la de la limpieza era la imbécil que me estuvo amargando la vida en el cole...

Eso sí que fue una sonrisa de oreja a oreja cuando ví que con un mocho viejo y un escupitajo se limpiaba 100 metros cuadrados de oficina. Mi madre decía que el tiempo siempre pone a cada uno en el lugar que se merece.

CRIATURILLA dijo...

A mi me pasó algo así hace poco...y mientras ella ponía cara de " aquí todo normal" yo estaba verde-roja-amarilla-blanca.
Por suerte, me siento muy resarcida contando su `proceso de mutación de capulla " sor caudilla" a abanderada del amor libre en Tasmania.Si la viesen comprenderían de que me río...

saricchiella dijo...

bah, no le des más vueltas... la sonrisa de miss suele encubrir una desmedida envidia personal ("te he reconocido porque estás igual"... ya ¬¬).

Con respecto al sms, no quería el parte meteorológico, quería que la llevaras de bares (porque si no, no lo entiendo). Ay, qué mala memoria tiene la gente a veces...

Ante eso, lo mejor es estar contenta y feliz tú de antes :) Y si no, siempre tienes el plan b de la mirada de conmiseración y/o la colleja...

Saludos! :)

Achab dijo...

Y lombrices, seguro.

La araña Paca dijo...

Qué gran post, Misia!

_Xisca_ dijo...

Viví situaciones parecidas en el colegio, y también me ha pasado esto que cuentas: te encuentras a alguien que no te podía ni ver o que simplemente te ignoraba y de repente está encantadísimo de verte, y no sabes ni porqué...no sabes si está pensando "oh la freak de la clase no se ha suicidado, qué guay" o si se siente tan avergonzado que necesita fingir que no pasó nada; esto último creo que pasa poquito, más bien.

Tú da gracias que no van y te dicen "Te veo bien", como si acabaras de salir de un psiquiátrico, y encima se quedan tan anchos. Cómo no tienen remedio, lo mejor es pasar de esta clase de gente, pena me da el que tenga que vivir con ellos y su necesidad de pisar a los demás.

Y para la próxima, te propones decirles algo gordo, aunque no te garantizo que te salga en el momento ;)

Little canarian bird dijo...

La gente tiene muy mala memoria... No sé por qué hay personas que se empeñan en creer que "el tiempo lo cura todo"... Pues no, el tiempo no cura nada, es lo que sucede en ese tiempo lo que cura a las personas. En resumen (antes de ponerme muy filosófica), Misia, que les den morcilla!!

E. Martin dijo...

La explicación es muy sencilla y triste: para la gente que te puteó y te hizo la vida imposible durante el colegio y el instituto todo aquello fueron "cosas de niños" y ahora que somos adultos y tal podemos saludarnos y hablar como personas.

Pero lo cierto es que a mi me gustaría reencontrarme con toda aquella gente.

En un callejón oscuro y a solas.

ZaraJota dijo...

No está bien vivir lastrados en lo que nos hicieron unas personas en la niñez y adolescencia (esto es cuando somos más crueles). A lo mejor ahora es una bellisima persona y no se siente nada culpable de lo que hizo entonces por que simplemente era una cria estupida. Como lo eramos todos todos.

anonima for ever dijo...

En ese caso, Zarajota, las hijasputas de nuestra niñez tienen la ocasión perfecta para decir:
- Te he reconocido porque estás igual. Yo sin embargo, he madurado y me he dado cuenta de lo cretina que era antes. Te pido disculpas y me gustaría que me dieras varias collejas para poder reconciliarme con mi vida.

Pero va a ser que no. El que es cabrito de pequeño de mayor suele ser cabrón.

Lo suyo es que Misia volviera a la tienda palmesana con un discurso preparado y a poder ser con un maromo de alta frinkabilidad cogido del brazo.

_Xisca_ dijo...

Zarajota, es posible que algunos de esos niños, aún viendo que eso de acosar y ser el jefe de una pandilla de borregos funciona muy bien en esta sociedad, se den cuenta de que está mal y renuncien de forma voluntaria a esa cuota de poder, pero la verdad es que dudo mucho que eso se dé en un porcentaje suficiente. También es cierto que un adolescente tiene más cabeza que un niño, y quieras o no ,hace las cosas más a conciencia, en todo caso yo no disculpo ni disculparé jamás estos comportamientos, y si encima los que fuimos víctimas vamos a tener que pedir perdón por "vivir lastrados" y ellos pues no hay nada que tengan que hacer, por lo visto...puede que debamos olvidar por nuestro propio bien, pero muchas veces esos recuerdos acuden a tu mente e influyen en tu vida de forma irremediable e irreversible, no es algo que puedas borrar, es algo con lo que tienes que vivir.

De hecho, pienso que quién acosa de pequeño va a ser seguramente quién acose de mayor en el trabajo, por ejemplo; además, le doy la razón a anónima for ever, si de verdad fueran conscientes de que hicieron mal se disculparían, y de momento eso sólo lo he visto en las películas.

Gatasombra dijo...

Zarajota: no nos toques los ovarios con el rollo de la madurez y que la gente cambia. Es mentira, que lo sepas, y en el caso de las chicas más.Sólo se vuelven educadas, que es distinto.

Yo comprobé una vez que el buenrollito este de mayores es vergüenza, y lo comprobé temprano, con 17 años o así,a punto de salir del instituto;coincidí en una clase con una chica que hacía ocho o nueve años que no veía y que en egb era una de las líderes e instigadoras del "vamos a pegar e ignorar a las que no son pijas como nosotras". Y me viene la buena mujer "jajaja, jo, es que contigo nos pasabamos mucho de pequeñas" (pausa esperando que la respuesta fuera del palo "jaja, si, bueno, cosas de crias").
Respuesta: sí, os pasasteis mucho o_o". Tierra por medio, fín de la conversación.
Ahora es de las que les da palique a mis padres y a mí me ignoran xD me da igual, hace años que disfruto siendo la rara :3

Misia dijo...

Querida Enemiga, es eso precisamente, la falsedad, lo que me revienta de esas situaciones y que no me sale. Y menos mal.

Anómalo, ensayaré lo del aire de conmiseración pero no sé si me saldrá. Sino sale, me paso a la colleja.

Estrella, jaja, entonces tendrán la autoestima muy alta y la vista muy corta, porque mi cara no era precisamente de entusiasmo.

Pimkie, Criaturilla, en ambos casos... ¡qué vueltas da la vida!

Sarichiella, qué razón tienes. No te había visto antes por aquí: quédate a dormir cuando quieras.

Achab, la vista radiográfica de mi madre no llega a los parásitos intestinales, pero es implacable con lo que las indiscretas sandalias dejan ver.

Jo, gracias, araña Paca.

Xisca, lo mejor es pasar olímpicamente de ellos, sin más.

Little Canarian bird, exacto.

E.Martin, las collejas a oscuras sí que desconcertarían, sí.

Zarajota, no es que viva lastrada por unas cuantas niñatas (y la del mensajito tenía 26 años cuando me hizo la mega-putada, no era ninguna adolescente). Ellas me dan igual, no duelen. Simplemente, no entiendo su hipocresía.

Anónima for ever, esa tía me importa tan poco que ni siquiera me molestaría en darme el paseíto hasta la tienda, jeje.

Gatasombra, es que el buenrollismo a veces toca tanto los pies...

soshan dijo...

Uff, que asco da esa gente.
Ciertamente lo ideal sería poder echarles en cara que tu vida es maravillosa, bastante mejor que la de ella.
En el fondo, ahora que lo pienso, esas personas son un poco como los ex-novios: pasado un tiempo, cuando los ves por la calle y se paran a saludar todas intentamos darles a entender que nuestra vida es genial desde que no estamos con ellos y que hacemos un montón de cosas nuevas.
La intención general es que se mueran de envida y vuelvan llorando a casa por aquella mujer que no supieron valorar...cosa que raramente ocurre, por cierto.

Anómalo dijo...

"es que el buenrollismo a veces toca tanto los pies..."
De ahí los juanetes.

tmzbcc

Sanscrit dijo...

Pues, pese a haber sido acosada y requeteacosada en el instituto, creo que ZJ tiene razón, más o menos. Es decir, habrá quien siga siendo un cretino redomado y habrá quien se haya vuelto mejor persona. Y lo mismo esos últimos no piden perdón porque no se dan cuenta de que hicieron tanto daño, o de que hicieron daño. E incluso puede que sientan vergüenza. A saber. Desde luego juzgar sin saber no es la mejor idea, porque es exactamente lo que ellos hacían.

anonima for ever dijo...

Pues pese a no haber sido acosada pero sí testigo de acosamientos pienso que olvidarse del tema y encima pensar que "pobrecitos, a lo mejor ahora sienten vergüenza" (y por eso solo pueden sonreir como misses), es una forma de consentir.

Pero si después de los años te importa un juanete todo aquello, pues muchísimo mejor.

ZaraJota dijo...

Hm, vaya...
Asi que los que crecimos en la montaña pisando hormigas, ahora de mayores degollamos perros...

_Xisca_ dijo...

...y además queréis quedar bien.

Gatasombra dijo...

Sr. Zarajota, ¿es eso buenrollismo puro o el plural ese implica experiencia personal?

Porque no sé tú como lo verás, pero una cosa es pisar hormigas y otra agredir e insultar a la gente.Y las epifanías morales no se dan tan a menudo como pareces creer...

ZaraJota dijo...

Solo digo que todo crio y cuando digo todo quiero decir todo, en el sentido más amplio del todo, ignora al niño debil. El niño debil, ese niño del que todo el mundo se rie de él, cuando entra un niño nuevo en el cole más debil se siente fuerte y se rie de él.

Coños, es sicologia infantil de grado basico...

Todos hemos sido victimas pero no nos acordamos nunca de cuando hemos sido los listillos, los arrogantes, los malparidos, por que todos, si todos, somos buenos y, cuando eramos crios se metian con nosotros.

Trasladado a la vida adulta: Que hijoputa el que me ha colado el billete de 50 euros falso... Iré a la farmacia a colarlo alli.

Es que no lo entiendo, todo el mundo dice ser victima del instituto, aun nadie me ha dicho "jo, Toni, que bien me lo pasaba ridiculizando a mis compañeros en clase", no. Todos cuentan anecdotas de cuando ellos eran las victimas y, no se, estadisticamente deberia conocer chulos de clase, ¿no?

Ni buenrrollismo ni digo que yo fuera un cabrón (leer el parrafo anterior, por cierto). Yo tambien he sido victima. Lo que luego he crecido y he aprendido a diferenciar la vida adulta de los niños (los seres más crueles que existen, por cierto) y no amargarme y si alguien con 8 años me hizo daño y mañana me lo encuentro por la calle le sonreiré por que se que en algún momento de mi vida yo he sido un autentico hijoputa con alguien.

Quien este libre de pecado que lance la primera piedra, aunque la etiqueta de "victima since 1984" pueda quedar cool.

ZaraJota dijo...

Y separando, Misia, hombre, si te lo hizo con 26 años la cosa cambia mucho, desde luego. Como hablabas de "colegio" pensaba que era algo más alejado.

Con 26 años, si que tiene más delito.

Gatasombra dijo...

Uh, pues yo sí conozco chulos de la clase; será porque no les gusta ni nada contar sus batallitas sobre cómo puteaban a la gente; pero claro, tal y como lo cuentan muchas veces queda hasta de comedia de benny hill, jojo,jaja, qué risas nos echábamos.Casi parece que hasta al que se llevaba las hostias le hacía gracia y todo.

Mis "experiencias" en el campo no se limitaron a cuando tenía ocho añitos, hijo mío de mi vida, ojalá hubiera sido así;échale diez más, y luego me hablas sobre madurez y eso de crecer.
Que sí, que el mundo está lleno de hijoputas (gran descubrimiento); pero eso no significa que tengas que ser amable con ellos. O que ellos tengan que ser amables contigo si les has puteado alguna vez, ojo.

_Xisca_ dijo...

Toni, creo que confundes el que se metan con uno de forma puntual, o tener una pelea con alguien durante un curso, por poner algo más grave, y siempre dentro de una relación normal con los demás, con lo que es un acoso continuado, en sus diferentes gradaciones.

Por lo que respecta a mí, no me hago la "cool" haciéndome la víctima ni creo que nadie que haya pasado por un maltrato así se lo haga, no creo que sepas de lo que estás hablando, por lo que cuentas tuviste una infancia normal con sus peleíllas, no parece que fueras acosado en momento alguno y los que te cuentan que se metían con ellos pueden estar en tu mismo caso, de ahí que te parezca nada y que es algo normal y admisible lo de reírse del "niño débil".

El problema es que al estar el tema tan mediatizado desde el caso de Jokin -el chico que se tiró desde una muralla porque le apalizaban día sí y día también- , me temo que muchos se están apuntando al carro de un acoso escolar que nunca sufrieron, quizá porque no quieran pensar en que ellos acosaron a alguien o no hicieron nada cuando vieron como sucedía o incluso hacerse los guays, por ejemplo, en perjuicio de los que sí nos ha pasado de verdad, que luego tenemos que leer estas cosas, encima.

Una cosa que sí me parece muy infantil es sugerir que "el niño débil" no tiene otra que acabar sufriendo burlas de otros porque esa es lo que dice la psicología...por pensar así existe el acoso escolar, como eres raro te aguantas, vas a tener que pasar por esto por narices.
El problema es que si se ríen cada día de ti, si te menoscaban cada día hasta reducirte a la resignación personificada o cosas peores, si no puedes relacionarte con nadie de forma normal durante mucho tiempo, acabas por creerte que la vida es así para ti, y hasta que no te cambian de colegio o tienes la suerte de entrar en contacto con un ambiente nuevo, no te das cuenta de que no tiene porqué, que eres tan digno de ser escuchado y apreciado como otro.

Tardes lo que tardes, eso deja huellas permanentes en tu personalidad, muchas veces vas a pensar que si no te hubiera ocurrido eso tu vida hubiese sido mejor o más alegre o que ese tiempo ya no te lo puede devolver nadie, que serías menos inseguro o no te darían tanto miedo los demás.

No sé otros, pero yo voy a seguir tirando piedras al acoso escolar mientras viva, porque hace mucho tiempo adquirí el compromiso de tratar a los demás como me gustaría que me tratasen a mí y no como me trataron durante once años cruciales de mi vida, -que no siempre es posible, pero se intenta y se intenta de verdad, al menos en mi caso- si hice algo para merecer eso, según tus bonitas teorías de "todos hemos sido hijoputas alguna vez" debió ser en una vida anterior y debió ser muy malo.

Como ya te digo, no creo que sepas de lo que estás hablando.

toxcatl dijo...

a mi lo que me hace hervir la sangre y saca mis instintos asesinos es la cara de "mira que maja soy" y el aire de buenrollismo...salen por mi boca sapos y culebras (en directo) con lo que la saludante alucina encolores, se hace la dolida, y me da pie a seguir descargando; que yo soy delas que no les tiembla la mano, ni la boca, de poner a cada uno en su sitio en vivo y en directo (y es que ya me decian de pequeñita que tengo una mala hostia acojonante)
Y que conste que en el cole me puteaban a conciencia (y se llevaban unas hostias impresionantes).-
Asi que ahora, si aquellas personas que me han puteado en vida menor no quieren que las conteste como merecen, optan por huirme...

Madame Discordia dijo...

Uno de los momentos más plenos de mi vida fue cuando vi a la que me amargó la existencia en el colegio andando por la calle. Estaba bien, solo que casi calva.

fernandete dijo...

Hola. Soy nuevo por aquí. Muy divertidos los posts y vosotras, ya que os escuché en Radio3.

Por experiencia propia, es muy difícil que las personas cambiemos, aunque se puede.

Si quieres que la que tenga la sonrisa torcida sea la otra, creo que te conviene plantar cara como ya te han comentado. Luego le coges el gusto y brrrrrr ... ¡qué gozada! ¿por qué no lo habras hecho antes? Venciendo la "panidez" que decís vosotras