MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

miércoles, noviembre 26, 2008

Un café de más

Cosas del destino, he vuelto a mis orígenes. Estoy trabajando en el instituto en el que estudié un curso hace mogollón de años. *^&! años, para ser exactos.

El instituto sigue siendo el mismo. Mi antigua clase sigue siendo la misma, aunque ahora la veo desde la tarima y a la inversa. Los profesores... no siguen siendo exactamente los mismos. Cuando me mandaron a mi nuevo destino, estaba muy emocionada por encontrarme con tres profesores que me encantaron. De ellos sólo queda uno, los otros dos se han jubilado. Es curioso, porque hace *^&! años no tenía la percepción de que fueran tan mayores. Pero es que *^&! años son muchos años.

Mi antiguo tutor sí que sigue dando clase. Estábamos charlando, y pasó por allá otro profe del instituto. Mi tutor le paró y le dijo:

- Pedro, ¿te acuerdas de Misia? Estudió aquí y ahora vuelve como profesora.

- No sé... ¿fuiste a clase conmigo? El caso es que me suena tu cara.

- No, no fui a clase con usted – entonces fue donde tendría que haberme callado, pero a veces mi lengua es más rápida que mi cabeza – pero fui compañera de clase de su hijo Jorge.

Jorge. Mi amigo Jorge. El primer amigo que tuve en Madrid y que conocí precisamente en ese instituto. Jorge, ese chico al que yo quería un montón, el mismo que dos años después de conocernos se me declaró en el Paseo del Prado, después de salir del teatro y bajo una lluvia intensa. Ese mismo Jorge al que di calabazas “porque era mi amigo”.

A Pedro se le cambió la cara.

- ¿Tú eres Misia, la chica de Mallorca?

- Sssí.

- La que después estudió Historia...

- Ssssííí.

Me quedó claro que él sabía per-fec-ta-men-te quién fui yo en la vida de Jorge. Me contó cómo le va actualmente a mi antiguo amigo (después de mi negativa a salir con él nuestra ¿amistad? duró dos telediarios, y eso sí que no fue por mi culpa) y me alegré mucho de todo lo que me contó, porque parece que le va muy bien.

En fin, que ahora me encuentro al padre por el pasillo y es muy amable conmigo, siempre fue un hombre encantador. Aunque no sé qué opinión debe de tener de mí, ya que en su tiempo dejé hecho polvo a su hijo durante una temporadita. Involuntariamente, eso sí.

Un amigo tiene la teoría de que hay un punto en el que la amistad con una chica no tiene marcha atrás. Es decir, que hasta ese punto podías intentar ligártela con éxito, pero que a partir de entonces ya no habrá triunfo, porque te habrás convertido en su amigo (¡el horror, el horror!). Vamos, que te tomaste un café de más con esa chica y te convirtió en su confidente, en su amigo, en su osito achuchable... eso significa que cualquier movimiento táctico se saldará con un “es que yo te quiero como amigo... no quiero perder tu amistad, la valoro demasiado”.

Ah, esa frase, la que la mayor parte de mujeres (¿y hombres?) hemos soltado en alguna ocasión. Y sí, es cierta en una parte. La otra parte, la que no se suele decir, es la de “lo siento, es que no me gustas. Te tengo cariño, pero no me atraes, no me pones y no me imagino frinkando contigo... ¿nos vamos al cine?”.

Sabemos que a los hombres os da mucha rabia la frasecita de exaltación de la amistad, ¿pero qué queréis que os digamos? ¿”si tú y yo fuéramos los dos últimos humanos sobre la tierra, la raza se extinguiría”? (la frasecita no es mía, la soltaba una compañera borde de la universidad).

A veces ocurre al revés. De repente, tú, la amante de la amistad, te encuentras pensando más de la cuenta en ese amigo, te das cuenta de que estando con otros te aburres como una ostra, de que estás deseando encontrártelo en el messenger... y te das cuenta de que ese “amigo” te gusta más de lo que quieres admitir. Y cuando dicho amigo te da calabazas, o frinkáis un poco y te da calabazas, comprendes lo que es la justicia divina.

En fin. El eterno debate. Conozco gente que cree que la amistad entre hombres y mujeres no puede existir. Cosa muy peliaguda si, por ejemplo, la que piensa eso es la novia de uno de tus mejores amigos. Evidentemente, yo no pienso así. Tengo amigos, grandes amigos y ninguno de los dos quiere otra cosa diferente. Creo.

Creo que he estado en todos los papeles de las situaciones anteriores: a veces me han rechazado, a veces he rechazado yo. Así es la vida y, si algo he aprendido después de tanto vaivén es que todo pasa. Propia experiencia.

Ahora estoy con una persona maravillosa, a pesar de que durante unos meses tuve la certeza de que nunca seríamos nada más que amigos. Lo que es la vida, ya hace dos años que aquello dio la vuelta. Ha sido la primera vez que una relación con un amigo me funciona. Y es genial, porque es mi amigo, es mi pareja. Es todo.


18 comentarios:

Chache dijo...

Yo tampoco he entendido nunca eso de "perder la amistad".

¿Es que se puede compartir toda una vida con alguien y NO considerarle nunca un amigo?

A mí me parece una idea horrible. Pero a quién engañar, ya he visto demasiadas parejitas que, sinceramente, no parecen amigos ni por el forro.

Y yo sigo sin ver razón para que ambas cosas no se complementen en lugar de excluirse...

El susodicho dijo...

Que te voy a dar un besaco cuando te vea... ¡Guapa tú!

The Inner Girl dijo...

Me ha encantado el post.

Además, estoy de acuerdo en todo. :) Creo que tu pareja debe ser tu amigo/a, porque de lo contrario no creo que funcionara bien la cosa...

Besotes. :D

missmole dijo...

Como bien reconoces lo de no perder la amistad es muchas veces una excusa para no confesar esa no atracción hacia esa persona, porque cuando realmente encuentras la persona adecuada es tu amigo, tu compañero y tu pareja.

Sr. Paquito dijo...

Lo explicaba bastante bien Pablo Motos (antes de convertirse en mádelman) en el Club de la Comedia. Supongo que será ultraconocido por todos, pero por si queda algún despistado, lo puede leer aquí. Lo siento, el vídeo completo no lo he encontrado.

Illuminatus dijo...

¿Es que se puede compartir toda una vida con alguien y NO considerarle nunca un amigo?

Esta es la clave de todo. Si uno no quiere de su pareja que haya confianza, respeto y desinterés, lo que viene siendo amistad, vaya, entonces ¿quiere sólo sexo? ¿Compañía? ¿Pareja de Mus? ¿Alguien que le planche las camisas y los pantalones?

El problema de usar eso de la amistad es que es intentar pasar una mentira gorda como un camión por un túnel del tamaño de una ratonera. Lo que duele es la mentira, claro, porque resulta obvio que es mentira y si no eres capaz de decir la verdad a alguien a quien le dices que valoras su amistad...

Lo que tengo claro es que con el tiempo uno puede aprender a perder con elegancia, dentro de unos márgenes.

Anónimo dijo...

Interesante post Misia, mucho.

Estoy de acuerdo en la afirmación de que "no puede ser porque somos amigos" significa "no me atraes", pero también creo que es imposible ser amiga de alguien que sí te atrae...

Y sí, al igual que tú y que otra gente que lo ha comentado, no concibo una relación de pareja en la que entre otras muchas cosas no exista amistad.

Respecto a la teoría del "café de más" me parece absolutamente cierta. Lo sé porque hace poco que me tomé ese café de más con alguien.

Ana-ónima

claradriel dijo...

Qué suerte, chica!!

Anónimo dijo...

Hay casos en que se puede rechazar esa amistad ofrecida en vez de... porque la intención es olvidar a esa persona con el fin de encontrar realmente a tu media naranja. Si hay un amor no correspondido (aunque también exista amistad) y el otro lado solamente quiere amistad, entonces no puede ser porque uno sale fatal.
Otra cosa es retomar esa amistad en cuanto el sufridor haya olvidado al amigo/amado.
Es mi opinión.

Somófrates dijo...

A mi no me importaría tener cualquier cosa con una amiga.
Con una de verdad.
Porque si lo es de verdad no se pierde nada de nada, salga bien o no.

Todo lo demás es basura para orcos adolescentes de cuestionario de Ragazza.

JuanRa Diablo dijo...

Misia, vuestro blog me gusta *^&! kilos.

redronin1b dijo...

Jo, soy experto en cafeses de mas. Soy el tipico que todas quieren como novio de una amiga (gracias a Diox, tambien mis amigas tienen otras amigas y a dia de hoy no tengo queja). Pero creo q la amistad bisexual no solo es posible sino que ademas te abre la mente muchisimo. Siempre he tenido muy claro q una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa, asi que nunca me han dicho la frasecita amistatoria (pero si ese otro clasico: no es por ti, es por mi). Aunque si he tenido q desengañar a alguna amiga. Limones!!

ca_in dijo...

Lo que yo no veo nada claro en este magnífico post es qué pinta ahí el cetro de la cursilidad.

Carlos Añejo dijo...

Lo que tienen un tío y su perro si que es amistad... de verdad... de la buena. Lo demás... intentos vagos.

Saludos.

Edu-im dijo...

me gusta la teoría de los cafés de más. me la apuntaré. que la vaya a tener en cuenta ya es otra cosa.

Misia dijo...

Chache, se complementan, pero a veces cuando empiezas con alguien sin conocerle apenas es más complicado crear ese vínculo.

¡Susodicho!me anoto lo del besaco, jiji.

The inner girl, gracias, me alegro de que te haya gustado :)

Missmole, a veces es un palo decir ciertas cosas y buscamos cosas que las dulcifiquen.

Sr. Paquito, jo, el Pablo Motos de la radio y pre-hormiguero tenía su cosa. El de ahora... puf. El monólogo mola.

Illuminatus, es que a veces intentamos disfrazar la verdad para no hacer daño, aunque en realidad es peor. Lecciones que se aprenden con el tiempo...

Ana-ónima, es que lo del café de más es un asco. Luego es complicado hacer cambiar la perspectiva del otro.

Claradriel, jiji, sí... ¡ya era hora!

Anónimo, totalmente de acuerdo. Yo entiendo que la persona no correspondida se aleje, lo que no entiendo es que se quede y se dedique a tomarse pequeñas venganzas sobre su "ofensor".

Somo, en parte tienes razón... lo malo es que uno de los dos se enganche y no sea correspondido. Eso duele.

Juanra Diablo, jaja, ¡pues son un mogollón de kilos! ;)

Redronin1b, ¡otro gran clásico! es complicado decir ese tipo de cosas, ¿eh?

Ca_in, con el último párrafo lo saqué un poco, jaja.

Carlos Añejo, pero intentos muy satisfactorios.

¡¡Edu-im!!

Tako dijo...

Christina también lo ha dicho en su nuevo disco

http://es.youtube.com/watch?v=VAUChq5QlpQ

Pd.- No, no tengo comisión

Misia dijo...

Tako, jaja.