MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

martes, marzo 23, 2010

Control (¡otro más!)

Y ya van cuatro: ya me han hecho cuatro controles antiestupefacientes en mi vida. Conozco a un montón de gente a la que jamás un policía o guardia civil les ha parado para preguntarles "¿porta usted alguna sustancia estupefaciente?". Yo me he debido llevar los controles que les corresponden según la media, porque yo ya llevo cuatro:

La primera vez, un policía buscó restos de cocaína en el salpicadero de mi coche con una linterna. Después me apuntó a los ojos con esa luz cegadora (¡como en las pelis!) y me interrogó.

La segunda fue en el aeropuerto de Praga. El señor policía checo palpó todas mis bragas (menos las que llevaba puestas, por suerte).

La tercera vez, fue camino a Segovia a comer cochinillo, con Perli, el Zagloso y el Anómalo.

La cuarta vez ha sido hace apenas unos días. Íbamos en Bichito y después de un peaje un guardia civil nos hizo señas para que parásemos en el arcén.

- Señorita, buenos días, esto es un control antiestupefacientes. ¿Lleva usted estupefacientes? - tono serio, cara de malas pulgas y hastío. Supongo que te destinen a un sitio tan fresquito como los montes de León, con la ventolera que hacía ese día, a hacer esa tarea tan gratificante que debe ser buscar droga entre las alfombrillas sucias de los coches no debe contribuir a tener un humor excelente.

- No.

- Salga usted de coche. Vacíese los bolsillos.

A estas alturas yo ya me sabía la historia: me vacié los bolsillos y les di la vuelta, como en el anterior control nos obligaron a hacer. El guardia civil me miró raro. "Esta tiene experiencia" debió pensar. Y con su compañero se metieron en mi coche, en mi bichito, y empezaron a buscar dentro del habitáculo mientras nos quedábamos oreándonos en medio de los montes de León, al fresco con un finísimo jersey. Pero a ver quién era la guapa que le decía "pordiosseñorbenemérito, déjeme coger el abrigo, que vamos a tener granizado de Misia", que seguro que se pensaban que las dronjas estaban en el forro del abrigo o algo así.

Mientras los señores guardias civiles buscaban dentro de mi coche y dentro de mi bolso, me di cuenta de que:

a) El coche estaba súper sucio: las pelusas de debajo de los asientos les morderían si disturbaban su paz.

b) En el hueco de debajo de la radio, había ido acumulando una decena de tickets arrugados de la ora. Y entre todos ellos, un kleenex usado en el que, para más inri, cinco minutos antes había escupido un chicle usado mientras conducía.

¿Qué me haría un señor guardia civil con cara de acelga y humor de perros si de repente metía sus dedillos entre babas ajenas pensando que eran hierbas olorosas?

- Este... señor agente, que tenga cuidado, que en el hueco de ahí hay un chicle... usado, yameentiendeusted. - El señor agente volvió a mirarme con cara rara y nada amistosa y siguió revolviendo mi bolso. Ups. Tragué salivilla, porque el señor me estaba dando un poco de canguelo, con su expresión de malas pulgas.

Finalmente se dieron por vencidos, salieron de mi coche y me mandaron seguir mi camino. Mientras se alejaban, y ya sé que va a sonar estúpido, pero no pude evitarlo, me dio una mala vena porque habían sido un par de bordes, le dije a mi chico:

- Porfa, mira mi cartera, a ver si está todo el dinero. - mi Anómalo me miró con cara de alucine - ¿qué pasa? ¿que estos pueden presuponer que yo he delinquido y yo de ellos no? - el viento leonés, el frío y las caras agrias sacan lo peor de mí, está claro. Y sí, os podéis reir, pero cada vez que lo he contado, a todo el mundo se les han ocurrido las mismas dos palabras: "Antonio David".

En fin, que de todo esto saco varias conclusiones.

La primera es que si tienes que llevar droga en el coche, la puedes llevar tranquilamente en el maletero: jamás lo miran. Si hubiera sido una narcotraficante que transportaba cinco kilos de heroína en la maleta, no me hubiera pasado nada. Si fuera una simple consumidora con una china de costo en el bolso, se me habría caído el pelo. No sé si es que tienen permitido mirarte el bolso pero no el maletero... vaya usted a saber.

La segunda, es que debo tener una cara rara. Decía el Zagloso que la culpa de que nos pararan aquella vez, cuando íbamos ávidos de cochinillo y no de costo, fue mía, porque tengo una cara "sospechosamente inocente". Yo eso lo llamo "cara de pardilla"... pero estoy empezando a pensar que realmente en los libros de la guardia civil debe haber una foto mía, con un pie que dice "especimen típico que se pone hasta las trancas de cualquier mierda". Mi no entender.

21 comentarios:

sheriff dijo...

Pues tienes toda la razón. A mi me pasa cuando tengo que dejar la mochila de la universidad en la entrada de cualquier sitio (por ejemplo en las tiendas de comics). Y me dan ganas de contestar como tu dices pero en fin... Y de registros hasta la p****, que aqui en USA, en cualquier disco lo primero que hacen es cachearte. Pero cualquiera le dice mu a uno de estos...

shopgirl dijo...

Jajajajajaja vaya tela. A mí me hace gracia la pregunta: ¿Lleva usted estupefacientes?
¿Qué espera, que le digas que sí? Yo me reiría, qué quieres que te diga xDD
Y sí, la verdad es que el consumo de lo que sea te puede venir de quien menos te lo esperas, porque en mi clase había una chica gordita, con gafas, calladita... de las que piensas: mira esta, tiene que ser lo más pava que has visto nunca. Y luego te la ves trapicheando y diciendo que si no se fuma un porro no puede estudiar.

Fan dijo...

Da gracias que fue en León y no en Navarra...
Yo estuve viviendo una temporada en un pueblo de Zaragoza y lo más cerca que habia para comprar era un sitio en Navarra.
Lo normal era que te paran para pedirte los papeles y el carnet (día sí, día no), hasta que un día les dío por pararme.
Me registraron el coche entero (maletero incluido que tuve que abrir) y el bolso, no les dío por cachearme de milagro pero vamos a puntito(ahí sí que hubiera puesto reclamación), total que en esto me empieza a preguntar el Benemerito: - tú, ¿fumas drogas?, ya sabes ¿hachis? ¿costo?, yo: -no, Sr. Agente, -pero seguro, -que no.
Luego me entere (de esto hara 5 años), que si llevas una piedra ellos presupian que ibas conduciendo fumado y la multa eran 3.000 €, de hecho algunos llevaban la piedra y el papel en los calcetines (ahora con la nueva ley de trafico, no tengo ni idea de la sanción.
Debo tener cara de borracha por que me han hecho el test de alcoholemia unas 6 veces, en 7 años de carnet (no conozco a nadie que lleve semejante record).

Bruja Naranja dijo...

Más de 10 años de carnet de coche (y 3 años de moto) y nunca me han hecho un control de alcoholemia ni de estupefacientes.
Según tu teoría (o la de Zagloso), debo tener cara de camello :D

Carlos dijo...

Pues cuando buscan armas, sí que te miran el maletero, así que yo tampoco llevaría la droga ahí ;)

Simplemente Beuka dijo...

Pues estoy seguro de que yo con los nerviosa que me pongo a la pregunta de lleva usted estupefacientes hubiera contestado si y a continuacion es broma...

tribeca dijo...

Uy, a mí todavía no me ha tocado con la guardia civil. Con la poli de ciudad de México sí, que son muy simpáticos, van armados como robocop con armas de largo alcance y te traen a los perros para que los saludes y todo. Me hicieron apartarme de mi maleta como cinco metros y me robaron los mecheros¡¡¡ eso sí, sonriendo.
Un día de esto me tengo que animar a enviaron un chungo, que tengo unos cuantos... jo...

Besos a todas, me encantais¡¡

Illuminatus dijo...

Lo que cuenta Sheriff de las tiendas de cómics es de esas que me dan también paranoia a mí. En la mayoría no tienen nada parecido a lo de una consigna decente con chapitas y cosas así, así que todavía me veo que un día otro se lleve mis compras de otro sitio en una tienda de éstas.

JuanRa Diablo dijo...

Oye, oye, reparte un poco, unos sin ser estufactados nunca y otras tanto.
Bueno, reconoce que ese orearte al sano frio leonés te desintoxicó mucho de esas pelusas de tu coche que seguro que tienen vida propia. XD

Anónimo dijo...

A mí nunca me han parado para un control de esos de "estupefacienses", así que parece que alguno de los que has pasado, Misia, era el que me hubiera correspondido a mí.

Por mi parte, no sé que cara debo tener, pero hubo una temporada en la que me comí varios controles antiterroristas por carreteras navarras y vascas. Y ahí sí, te lo miran todo, mientras te apuntan "disimuladamente" con el arma y comprueban tu DNI.

Besos
Ana-ónima

(Oh! qué curioso! la palabra que tengo que teclear para verificar esto es "mocos". Las preparas tú, Misia?)

Anónimo dijo...

A mí nunca me han parado para un control de esos de "estupefacienses", así que parece que alguno de los que has pasado, Misia, era el que me hubiera correspondido a mí.

Por mi parte, no sé que cara debo tener, pero hubo una temporada en la que me comí varios controles antiterroristas por carreteras navarras y vascas. Y ahí sí, te lo miran todo, mientras te apuntan "disimuladamente" con el arma y comprueban tu DNI.

Besos
Ana-ónima

(Oh! qué curioso! la palabra que tengo que teclear para verificar esto es "mocos". Las preparas tú, Misia?)

La Inquieta dijo...

A mi sólo me han registrado el coche una vez en la vida.
Fue en la época en la que mi coche parecía mi tercera casa.
En la guantera encontraron una cartelera de cine y en la portada aparecía Torrente 3, je!
Me fui poniendo roja...
En el maletero en mi bolsa de viaje improvisada, aparecienron un par de bragas y unas cuantas compresas.
Ya estaba morada...
Después de estos dos descubrimientos se rindieron y no miraron más.

Misia dijo...

Sheriff, jo, qué incómodo debe ser vivir así. ¿Te acostumbras a eso?

Shopgirl, ¡la cara de pocos amigos del guardia hacía que se cortara la risa de cuajo! ¡y eso que estaba la mar de tranquila porque no iban a encontrar más que pelusas!

Fan, ¡menudo interrogatorio te hicieron! ¿sabes si te hacen la prueba antidroga antes de ponerte la multa? porque si siguen ese razonamiento, cuando vuelvo del carreful con un pack de cervezas en el coche, ¿debo estar conduciendo bebida? (por cierto, ¡¿6 veces?! ¡a mí sólo 3!)

Bruja Naranja, jaja, estaría bien preguntarle alguna vez a un guardia civil qué criterio siguen para elegir los registros. Quizás en la academia les digan que las brujas naranjas no consumen "sustancias" y no merece la pena pararlas.

Carlos, ¡oh! ¡pues menos mal que no me registraron en Madrid, porque suelo llevar en el maletero mi sable! (el que uso para baile).

Simplemente Beuka, yo estaba en principio tranquila porque no llevaba nada raro, pero aún así te entra una cosilla por el estómago...

Tribeca, ¡es que lo de México es flipante! cada vez que he atravesado su frontera he ido pelín acojonada. ¡Mándanos tu chungo, será recibido con los brazos abiertos! Un beso para ti (ya te dije eso de que te quedes a dormir, ¿verdad?).

Illuminatus, como yo soy mucho más cutre, eso mismo me pasa a mí en la tienda de chinos de mi barrio.

JuanRa Diablo, ¡ese viento leonés no puede ser sano! ¡me dio un dolor de cabeza de impresión!

Ana-ónima, jo, lo de apuntar disimuladamente da miedito...

La inquieta, jajajaja, si la culpa es suya, por meter las narices donde no les llaman. Bienvenida y quédate a dormir cuando quieras.

Belixario dijo...

Si se encuentran sustancias estupefacientes en un vehiculo pasan dos cosas:

Que la cantidad sea para "consumo propio", con lo que seria una falta administrativa y se impondria una sanción.

Que la cantidad (o este fraccionada o preparada para su venta) sea para tráfico, entonces detención e imputación de un delito contra la salud pública.

La cantidad que dirime una u otra opción depende de la droga en cuestión, para ello existe un baremo del M. de Interior al respecto.

Lo de encontrar droga y presuponer que el conductor va "fumado" es totalmente falso. Y lo de los 3000 euros de multa una invención sin base ninguna o directamente un bulo.

Saludos¡

Misia dijo...

Belixario, ¡gracias por la información! yo como lo único que transportaba era pelusas, estaba la mar de tranquila. Si las pelusas estuvieran penadas, llevaba tal cantidad que ni de coña las habrían considerado como consumo propio...

Fran dijo...

Pues a mi lo que me mosquea es si tienen derecho a tocarte las narices de esa manera. De acuerdo que te puedan perdir la documentación tuya y del coche, pero a partir de ahí:

¿Qué derecho tienen a preguntarte lo que llevas, de donde vienes, a donde vas, y encima a ponerte patas arriba el coche?

Algunos que conocen algo el tema de como funcionan estos capullos me han comentado que muchas veces te paran para cubrir el expediente. De sobre saben/intuyen que no llevas drogas ni nada, pero así rellenan papeles para justificar el turno cuando vuelven al cuartelillo.

En fin, paciencia.

Perlita de Huelga dijo...

A mí me tocó un control de alcoholemia que aprobé con buena nota: todo ceros. Y un control de estupefacientes camino de Segovia con Misia.

Que conste que delante de nosotros iba un porche que aquello si que era sospechosos.

Por cierto, que a Zagloso le dijo la guardia civil: dele la vuelta (refiriéndose a los bolsillos). Y se puso a girar sobre si mismo con una gracia...

Belixario dijo...

El tráfico de pelusas es una actividad poco perseguida :-)

De todas formas viene bien aportar un poco de información sobre el tema, porque entre rumores, opiniones, mitologias y falsas creencias se escuchan muchos disparates sobre el tema.

Por cierto sobre lo que pregunta Fran, si tienen derecho a registrarte el coche y a ti mismo, concretamente por la ley 1/92 de Seguridad Ciudadana. Otra cosa es que resulta molesto, pero ese es otro tema.

saludos¡

Misia dijo...

Fran, realmente a mí lo que me resultó molesto no fue el que me preguntaran o me miraran, sino la actitud borde y prepotente del tipo... puf, con eso no puedo.

Perli, fue grande ese control.

Belixario, de nuevo, muchas gracias por la información. ¡Te vamos a hacer asesor de seguridad del QaD!

Misia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Belixario dijo...

Nada, en lo que se pueda echar un cable aqui estamos :-).

Un saludo