MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

martes, octubre 21, 2008

La invasión perroflauta


No me gustan los perroflautas. Ni siquiera me hacen gracia. Mis padres me han criado en la higiene y los perroflautas me parecen unos guarros.

"Nuestros perros llevan una semana sin comer.
Nosotros llevamos desde ayer.
Y entre todos sumamos un año que no vemos una ducha"
Una de las cosas buenas de mi barrio es que no había perroflautas. Con toda la República Dominicana de juerga salvaje bachatera cada fin de semana en nuestras calles, ya tenemos bastante. Hasta ahora. Todo comenzó hace un mes... Primero vi a un perroflauta en mi calle y casi me da un pasmo.

"Ya estamos aquiiiiiiiiiii..."
Luego vi a dos y empecé a preocuparme. Después llegué a mi portal, metí la llave y los perroflautas empezaron a salir de mi bloque como ratas guiadas por el Flautista de Hamelín.

AAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!
EL HORROR CONFIRMADO: mis nuevos vecinos son perroflautas. En total deben de ser como unos cuatro o cinco pero os juro que yo veo docenas por cualquier sitio.

El primer incidente lo tuvimos hace una semana. Los perroflautas y yo compartimos un patio en el que tendemos la ropa. Mejor dicho: yo tiendo pantalones, camisetas, sábanas, ropa interior, etc y ellos sólo calcetines.

El caso es que un día de esos en el que tenía el tendedero a tope, oí unos ladridos en el patio. Salí cual rayo y allí esta el perroflauta, con los calcetines chorreando en la mano mientras su perro sarnoso olisqueaba mi ropa limpia.

Mi dulce cara se transformó en otra:

Ésta.
Noa: Perdona, ese perro es tuyo, ¿verdad?

Perroflauta: Sí.

Noa: Ya. Pues ésta es mi ropa limpia y me haría mucha ilusión que siguiera así.

Perroflauta: Vale, no te preocupes, que no se acerca a tu ropa.

Noa: Ya... Yo estaba pensando en que el animalito ni siquiera saliera al patio. Porque si tienes las manos ocupadas colgando calcetines, ¿cómo piensas sujetarlo?

Perroflauta: Uuuuuummmmm... ¿Y no te da pena?

Noa: Ninguna.

Perroflauta: Vale. Me llamo Kiko, encantado de conocerte.

Esto fue hace una semana. Ya casi me había olvidado de ellos hasta que el domingo sufrí un shock. Vi al perroflauta por la ventana de su baño, que da al patio común. Lo sé. No debí haber mirado. Pero lo hice. Lo vi de espaldas, en calzoncillos. Unos calzoncillos idénticos, en forma y color, a unos que tiene el chico con el que salgo.

Estoy traumatizada... Necesito cambiar de casa.

19 comentarios:

Be dijo...

Noa, cómo eres de nazi. Yo también odio a los perroflautas a-muer-te. Así, como colectivo. Si viviera en los estates me dirían que es odio racial.

Pero piensa en positivo: al menos esos no tendrán los pies negros.

¿¡No me digas que se han mudado a la casita del vecino buenorro!?

Van Hessa dijo...

No es ser nazi, BE. Y menos cuando se tienen de vecinos. A mí me parece también genial que vayan sin ducharse y como les dé la gana... Pero si viven en una 'comunidad', pues que intenten no molestar. Y me da igual cómo suene, pero se suben en el ascensor con ese aroma y empiezan las arcadas. Y no es agradable.

Be dijo...

Sí es ser nazi, teniendo la palabra "nazi" en este caso un significado totalmente positivo. No sé si se entiende que el resto de mi comment quería implicar que en esto yo también soy tela de nazi.

E. Martin dijo...

Los de aquí viven en el sur, en cuevas y tiendas de campaña alrededor de La Caleta, tan felices.

Luego hay una población nómada que vive en La Palma. En carnavales se vienen por aquí a tocar los cojones con los tambores y sacarse unas pelas haciendo trenzas y tatuajes de henna y cuando se acaban se vuelven para allá.

Anónimo dijo...

e.martin... ¿eso no son "jipis"?
¿Qué diferencia hay entre unos y otros? ¿El perro?

Eva Luna dijo...

Pues si es ser nazi, yo soy el fuhrer encantada, porque me parece estupendo que adores a tu perro tanto como para aceptar que apeste, que no te laves hace un decenio y que encima el buenrollismo sea tu mantra, pero tio, si eres feliz porque vives colocado por tu propio olor...VETE AL MEDIO EL CAMPO A CAG...!!
y deja a la civilización en paz, hombrecoñoya....

Noa dijo...

Sólo diré una cosa, aún a riesgo de que me detengan: VIVA EL NAZISMO

Pimkie dijo...

Tú necesitas cambiar de casa. Y tu novio necesita cambiar de calzoncillos. Inmediatamente. So pena de poner en peligro vuestras relaciones íntimas, y tú no quieres eso, ¿verdad?

Illuminatus dijo...

El jabón no es el heraldo de ninguna dictadura, sólo un elemento socializante y que contribuye a la salud dermatológica si se emplea en cantidades razonables.

Aunque tengo alguna amiga con rastas, en general no me gustan. Además, la mayoría de estos jipis de nuevo cuño tienen un origen jipijo que te cagas, algo de lo que sé bastante porque una facultad de biología es terreno abonado para estas criaturas.

De verdad, a mí que no me hablen de multiculturalidad, mestizaje y todos estos rollos si eso implica la saponofobia, que he podido tratar con gente de muchos sitios y sus creencias o cultura no suponían pelea alguna con una higiene personal adecuada.

Charles M. Towsend dijo...

Madre mía, de amor hermoso y bendito...
¡Las meadas fuera de tiesto que hay que oiros!

mariajesusparadela dijo...

hoy he leido, por primera vez el comic de Sandman. De tres a seis de la tarde...me encantó y vengo a darte las gracias.
Adoro a los perros, pero aunque tengo tres, nunca usaron calzoncillos (ni bragas), los muy indecentes...

Be dijo...

Maria Jesús, me parece que lo de Sandman es a mí, aunque este post sea de Noa. Pues de nada, guapa, me alegro de que haya gustado.

Somófrates dijo...

Fascinante.

De fascista, quiero decir, claro.

Siempre puede usted colgarse el loro muerto de los Monthy Python en la solapa y decirle aquello de "nosotras no usamos flauta".

Noa dijo...

Veeeeeeenga, la aclaración innecesaria del día va dedicada a todas esas almas sensibles y políticamente correctas que leen este blog

que siiii, que el nazismo estuvo mal, que los perroflautas son ciudadanos con derechos y que yo soy una bestia insensible.

venga, ya pasó...

Noa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Somófrates dijo...

En absoluto. De todas las bestias que he conocido es usted la más sensible de todas.

Es más, hasta que no hagan una pelicula de Indiana Jones luchando contra los perroflautas, los nazis siempre molarán mil veces más.

(Pausa "humor inteligente").

Mi desazón proviene de que tengo una vecina perroflauta, y fíjese que, lejos de oler mal, es la única medianamente maja y normal en varios metros a la redonda. Hasta su perro me cae bien, y mira que soy intransigente con las alimañas...

Zirie dijo...

Los bongoperros son peores.

Anónimo dijo...

esos gayumbos marcan....karakter. o le regalas otros a tu chico o pronto te obsequiará con un cachorrito lanudo

Gus dijo...

Juasssss me despollo!
Pero creo que lo mejor de todo, lo mas grandioso, no es el texto... sino la etiqueta del post