MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

martes, abril 22, 2008

Gatín

Desde que me fui a vivir con mi chico, todos los días tengo que escuchar la misma cantinela: "¡Quiero un gatoooo!". Yo, que no. Y él, que sí.

Primero trató de convencerme con argumentos sólidos y convincentes:

- El gatín te querrá.

- Ya, pero ¿qué hacemos con él cuando nos vayamos de viaje? ¡es una responsabilidad y una atadura!

- Pero te ayudará, y como sabrá artes marciales, te defenderá de los enemigos.

- ¿Enemigos? lo único que hará es cargarse la ropa tendida del vecino en el patio.

- Se pondrá contigo en el sillón y resolveréis juntos el pasapalabra. Y te hará masajitos en la espalda cuando llegues estresada.

- No, al que le va a hacer un masaje es al jamón, justo antes de zampárselo entero. Un día llegamos y nos lo encontramos con las dos zarpas en la paletilla y ñamñamñam. No hay gatín.

- Pero Misia, los gatos son animales muy limpios: el nuestro sacará la basura y pasará la aspiradora.

-¿Pero qué clase de enciclopedia de animales has consultado tú? ¡No hay gatín!

Como mi chico vio que las negociaciones pacíficas no bastaban, empezó a usar los métodos subliminales. De repente, en mi lista de la compra aparecían cosas raras ("leche, huevos, queso en lonchas, arena de gatín, guisantes, cerveza") o algo extraño se colaba en nuestras conversaciones ("pues podríamos ir hoy al cine, a ver "No es país para gatos", que se nos va a pasar. O "American catster").

Pero lo peor llegó por las noches. Noche sí, noche también, en ese plácido momento justo antes de caer dormida, cuando ya estaba más allá que acá, de repente empezaba a oír un susurro: "gatíiiiiiin... gatíiiiiin... gatíiiiiin". La que bufaba en esos momentos no era el gatín, creedme.

Pero vamos, que a mí todas estas tácticas me resbalan y no me afectan, que soy dura y cabezota como una roca. Si yo he dicho que no hay gatín, no hay gatín.

Em...

Bueno...

Lo dicho, gatín no. Gatina.


Hala, ya tenemos en casa al bicho

30 comentarios:

estrella dijo...

Oiiiiiiii!!!
(no se puede expresar mejor con palabras)

Chache dijo...

Joooo qué cochitaaa ¿por qué te hacías de rogar, malamuhé?

Achab dijo...

dan ganas d erascarla con un dedo en la barbilla.

Misimisimis...

Be dijo...

¡Oooooh! ¿Y cómo se llama la criatura?

Somófrates dijo...

¡Tu novio ha tenido un gatillazo contigo!

Mus dijo...

Me gustó mucho esta entrada. :)

marijelo dijo...

Oooooohhhh... qué moooooona.... y si además baja la basura y pasa el aspirador...
¿No sé cómo te has podido resistir tanto tiempo?

Sheena dijo...

bis bis bis bis, gatitaaaa, ven conmigo y deja a Misiaaaa. digoo, ¡¡que cosa más lindaaaaaaa!!
Felicidades.
besukis!!

davgard dijo...

Ooooh... qué aire de misterio y de estupefacción a la vez...quién fuera un malvado de James Bond para acariciarla, jojo...¿Ya tiene nombre?

¡Voto por Selina!

Hal Jordan dijo...

Qué cosa más ricaaaaa...hace que se nos enternezca el corazón a los tipos duros...y sgeuro que sabías que ibas a caer al final con la gatina... ;)

Zirie dijo...

Es tu momento para pedir algo que te haga ilusión como compensación. (aunque todos sabemos que la gatina es lo que más ilu te hace, aunque tu novio no tiene perqué saberlo, jeje!) miau, miau!

Ana Maria dijo...

una entrada muy divertida, yo tenía uno y se hizo el rey de la casa.que lo disfrutes!

Cattz dijo...

Uhhh, pasáis a ser sus esclavos, que lo sepáis. Babearéis ante cualquier tontería que se le ocurra hacer, sonreiréis ante cualquier maullido que os enternezca, dormiréis encogidos para que el bicho no se tenga que mover de ese lado de la cama...
Algún día los gatines dominarán el mundo, ya lo veréis.

E. Martin dijo...

Oooooohhh que cucada atigraditaaaaaaaaaahhh.

Y justo ahora está en la edad de explorar y meterse por todo hueco por el que quepa.

Luego crecerá y aprenderá a jugar a Sottex con el papel higiénico, a abrir cajones, a abrir la basura y tumbarla...

Lucía dijo...

Es monísima!!

Mucha paciencia que de pequeños son unos bichos!!

blondie dijo...

Esta monería en nada habrá conquistado tu coranzón. Qué ganas de achucharla!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

lorzagirl dijo...

Que monaaaa!

Sr. Paquito dijo...

Como de todo tiene que haber en esta vida, diré que a mí no me gustan los gatos, por no decir que casi los odio. Vaale, luego me encuentro con uno y hasta juego con él y todo, pero oficialmente los odio, mucho, me caen mal.

Venga, lapídenme, que yo me voy a hacer enemigos a otro sitio.

Charles M. Towsend dijo...

Yo cuando veo una cosa de estas, pienso en la Sra. Mooney.

Gato dijo...

Si le da diarrea no le hagáis caso. Éso es lo que despertó la rebelión de la mierda torta en Akira. Y que te diga la Perli...

El susodicho dijo...

Post totalmente impreciso e incierto.
Yo nunca apunto "guisantes" en la lista de la compra.
¡Habrase visto!

scnzft

PD Hoy se ha hecho el rosco entero, oiga.

kpi dijo...

jajaja q bella!! yo me voy mas por los perritos y tengo el mio desde mis 14años, momento en el que las elecciones eran totalmente diferentes a las de ahora... Coincido totalmente en que son "una responsabilidad y una atadura", eso sí te dan amor como nadie y yo amo al mio como a un hijito pero es como tenerlo de 3 años para siempre!!!
:-) suerte!!!

Illuminatus dijo...

Bienvenida al club de poseedores de pequeños felinos. A partir de ahora le darás cariño, comida, hogar y ella te permitirá vivir consigo.

Por cierto, aficiónate al IKEA a menos que compres y emplees contra ella un pulverizador de agua porque si no las tapicerías sufrirán un asalto que te cagas.

Misia dijo...

Ya le he leido los comentarios a la gatina y está encantada de la vida. Os manda un "miau" a todos.

Ah, la gatina se llama Mina.

Katherine dijo...

Que lindaaaaa!
Yo tambien tengo uno, muy parecido a esa, por cierto.
Está demasiado cuchi :-)
Saludos!! :-D

The Inner Girl dijo...

Ohhhhhhhhhhh... Qué cosita más linda.

Casi me hace ceder...

Pero nosotros sí que no tendremos un gatín ni una gatina ni nada. :)

La chica de ayer dijo...

Es una preciosidad!!!! Enhorabuena!!! Yo también tengo un antojo que mi Perico no quiere concederme: QUIERO UN DÁLMATA!!! Quizá algún día lo consiga.

Efe dijo...

¡Un gato, qué horror, ya no vuelvo a ir a tu casa!

¡Igghsss!

Hans dijo...

Siete años llevo aguantando la presión combinada de todos mis hijos para que admita un bicho en casa. Todavía resisto, todavía tengo fuerzas. No sé yo cuánto me queda...

Gradriana dijo...

Awwwww
Que cuchi, con ese poder de convencimiento no me podria resistir!!!
Oh por Dios, y eso que no me gustan los gatos, pero que linda esta!!!
=D