MANAZAS

Yo, Be, me he cargado la plantilla milenaria de QaD por torpe y con un solo clic. Me autoflagelo ante mis copropietarias y me comprometo a dejarla lo más parecida posible, si no mejor. ¡Palabra!

jueves, febrero 25, 2010

Desafío Extremo en Cerezuela (*)(**)


Sabíamos que no sería fácil. Éramos conscientes del riesgo de nuestra aventura. Lo que no sabíamos era que viviríamos en primera persona una gran tormenta que amenazaría nuestras vidas.

Aunque algo nos habían comentado.

Miabuela: Pero hija, ¡que la casa lleva cerrada desde octubre! Está todo cubierto de nieve, ¡y en Cerezuela hace menos 19º! ¡Os vais a poner malas!

Pero nosotras confiamos en nuestras aptitudes y en el espíritu aventurero que nos guía. Así que partimos Punto de Luz, Coco, Xisca, Maya y yo. Cargadas de mochilas, maletas y paquetes de víveres.

Algunas saliamos directas de trabajar en la tele, así que nuestro atuendo es extremadamente desafiante: falda y botas altas. Pero ya habría tiempo de cambiarnos allí.

Miabuela tenía razón, para llegar el tren tiene que atravesar kilómetros de nieve y una vez allí los lugareños nos lo aseguran: en Cerezuela no se recuerda un invierno tan duro y largo desde hace décadas.

Tras cruzar bajo la nieve los 300 metros que separan la casa de la estación del tren, llegamos a nuestro destino.

La casa está en buenas condiciones y perfectamente decorada por Miabuela, pero no hay agua caliente y es imposible encontrar leña seca en toda la zona... la primera noche va a ser la más dura. Pero así es la vida de las aventureras extremas: el día a día en las expediciones es duro y muchas veces incomodísimo. Hay que esforzarse para que el frío, la incomodidad y los peligros no te desmoralicen.

Lo bueno es que con este frío los insectos no son un problema: están todos en sus casas. Congelados.

El hambre tampoco, porque vamos preparadas. Comimos sandwiches de queso, tortillas de patatas y tres pizzas: una semicruda, una casi quemada y una en su punto. Daba igual: nos hubiéramos comido cualquier cosa que estuviera caliente. No es un juego, es la única manera de supervivir.

Hace tanto frío que casi ni bebemos. Hasta que recuerdo que se supone que el Desafío es Extremo y digo:

Yo: ¡Vivamos peligrosamente! ¡Pásame la coca-light!

Y entonces la botella -sin abrir- de Sunny de naranja se cayó al suelo. Y todas sabíamos que nadie iba a ir a por él. Pero fuimos. Heroicamente. Y Xisca tuvo su Sunny.

Habíamos decicido encender la calefacción sólo en dos habitaciones: una el salón, donde las cinco estamos reunidas en torno a la mesa; otra, el dormitorio principal. Pero hasta que la casa se caliente, hace un frío terrible.

Tanto, que al ir al baño sale tanto vapor que nos da complejo de kettle. Tanto, que nos daría igual salir de la casa y hacer pis en el jardín.

Jugamos al Trivial para mantener la moral. Suena el teléfono.

StreetGirl: Hola chicas, llego después de comer.
Yo: Hola SG. No sabemos lo que nos espera mañana. Tormenta de nieve, osos polares... las condiciones son extremas.
StreetGirl: A eso de las cuatro. ¿Habéis conseguido un sherpa?

Por eso son mis amigas. Por su valor en todo tipo de situaciones.

En un momento de desespero lucidez decido pasar todo el día siguiente borracha, así que encargo a quien vaya a comprar el pan por la mañana que traiga también un par de botellas de Rioja.

Yo: Voy a ir a chupitos.

Si salimos de esta, nuestro único objetivo será llegar sanas y salvas a Madrid capital.

Pasamos la noche bastante bien: dos duermen en el salón, tres en el dormitorio principal (donde por cierto hace un calor tremendo y me despierto sofocada en mitad de la noche).

A la mañana siguente Coco, de la mano de Xisca y bajo el auspicio Antoñita (la santa de Miabuela, que nos cuida desde el llavero), ultima una expedición para buscar desayuno, wifi y aventura extrema. Lo encuentran.

No traen el Rioja, pero no hace falta porque las otras tres nos despertamos más tarde, a tiempo para la comida, deliciosa y acompañada de un vino estupendo, en un restaurante chupi y calentito. Allí, y ya medio pedo, nos encuentra StreetGirl, que se une a la sobremesa y recomienda "Into the woods" para preparar el proximo viaje. Yo he leído The Walden, así que considero que no me hace falta.

Los señores del restaurante nos invitan a licor de chocolate: recargamos el depósito de calor interno y salimos de expedición.

Coco y Xisca nos informan de que, durante su exploración de la mañana, han encontrado una tienda donde comprar leña, astillas y briquetas. Nos llegamos hasta allí, encargamos de todo y seguimos nuestro paseo mientras los señores nos lo llevan hasta la casa. Así que cuando volvemos lo encontramos todo esperándonos para el desafio definitivo: encender la chimenea.

Sí, amigos, finalmente conseguimos algo que nos parecía imposible y probablemente a vosotros también desde hace muchas líenas de post. Encendemos el fuego y pasamos en cuestión de 10 minutos de andar forradas de ropa a jugar a cosas en el salón en bragas y camiseta.

Fuera, nieva.

Dormimos calentitas (incluso más de la cuenta, me vuelvo a despertar acalorada) para encontrar de nuevo el jardín nevado. Esto nos anima, pues el tiempo se nos termina y queremos recordar la imagen blanca y fría de nuestra aventura en Cerezuela.

Volvemos a la estación, a coger un tren que nos lleve a casa a enfrentarnos a un nuevo y emocionante reto, el Cocido Anual En Mi Casa de Jónatan Sark. Desde el espeso caldo con fideos, hasta chorizo, jamón, morcillo, gallina y tocino, pasando por las patatas, judías, zanahorias y nabo, sin olvidar los garbanzos, un recorrido por los mejores ingredientes del tradicional plato, que devoramos.

Y así transcurrió el fin de semana pasado: ¡me ha costado tres días recuperarme!

Que nadie se preocupe, que es todo casi broma. Lo pasamos taaaan bien...

(*) En realidad no se llama Cerezuela, pero así lo llama Sark y así se quedó.
(**) Anarroseado leve y libremente de
este blog.

22 comentarios:

Er-Murazor dijo...

>>>>jugar a cosas en el salón en bragas y camiseta.

¡Yo quiero más detalles de esto! ¿A qué jugabais exactamente para necesitar poneros de esa guisa?

lironcillo dijo...

Ya sabía yo que los lectores masculinos sólo se iban a quedar con esa frase...

Jo, yo es que cada día soy más friolera. Casi me congelo leyendo tanta nieve y tanto frío. ¡Quiero que llegue el calorcito!

Javier dijo...

Parecen las pizzas de los tres ositos, una quemada, una normal y otra congelada.

Felisuco dijo...

Yo cuando he llegado a la parte de "bragas y camiseta" enseguida he pensado..."me da a mi que se de que se va a hablar en los comentarios..."

Todas esas aventuras en la nieve molan.Supongo que se envidia loque no se tiene,y por aqui por Almeria, aunque haga frio, eso de encerrarse con una chimenea con la casa rodeada de nieve....como que no.

Rune dijo...

Argh! no debí haber leído esto!!! Yo me voy a una casa en la sierra este sábado y me estaba dando susto de antes, ahora tengo mucho miedito de quedar atrapada en la nieve y morir congelada... ¿El alcohol es bueno para estar calentita si te quedas atrapada en la nieve? Hay unos chuchos muy monos que llevan un barrilito con... cosas... jijiji
Saludos!

Pal dijo...

Habéis sobrevivido!! pues ahora tienes otra misión, llevarles al pueblo en verano a las piscinas de agua del deshielo. A ver quien tiene h*¨v=s a quedarse ahí sin nadar media horita!!

Eso sí es como estar en el paraíso.

Conoces Casa Ángel? (creo que se llama así)

Cattz dijo...

Me encantan las chimeneas, lo de mirar el fuego durante horas o tostar merengue en ellas, incluso cocinar en una, tiene un sabor especial.
¡Qué envidia!!

Obi-Coco dijo...

Si, sobrevivimos... y si la proxima vez en veranito, por favor!!!

i-boy dijo...

y no hubo motosierra?

molinos dijo...

Suena tannn divertido...que envidia.

Obi-Coco dijo...

esta vez no hubo motosierra, jejeje

_Xisca_ dijo...

La última noche, dormí sola en el salón iluminado por la luna que entraba por las ventanas y no vino ni un mísero psicopatilla de tres al cuarto por el jardín, claro, no le haría ilusión una resistencia pasiva sin motosierra ni minipimer ni ná, normal.

Be dijo...

Zor, pues al Trivial, que el "yo nunca" ya lo teníamos muy visto.

Lironcillo, pues si se quedan en eso se pierden lo mejor!! No sabes lo bien que se estaba al calorcito de la chimenea.

Javier sí!! XDDD Luego hice colacaos calentitos para todas, más ricos...

Felisuco, que no, que QaD tiene más chicha que hablar de ropa interior, hombre. A mí me da envidia tu mar, fíjate.

Rune, el alcohol es bueno, sobre todo, para que no te importe XDDD Pásatelo fenomenal, ¡y no te mueras!

Pal, me parece un planazo para este verano. ¡¡Y barato!! No conozco Casa Ángel, yo en "Cerezuela" voy a Gómez y a Los Frutales ^_^

Cattz, cuando vengas vamos otra vez, con el agua caliente arreglada y con Jona para que cocine algo en la chimenea.

Obi-Coco, sí!!!

i-boy, no hubo, que mi abuela me dio todas las llaves menos la del cobertizo...

Xisca, ¡con la ilu que te hubiera hecho que apareciera Bunbury caracterizado como en el vídeo de Frente a Frente! (Minipimer sí que había, pero no caí...)

Illuminatus dijo...

Joder, si nieva por lo menos no llueve. Claro que no creo que os importase mucho en esas condiciones. :P

D.Gallagher dijo...

Desde lo de Amundsen no leía un relato tan estremecedor. ¡Héroas, que sois unas héroas!

Pal dijo...

Pues nada éste verano os vais a dar un bañito y de camino a Madrid me hacéis una visita en el Frida y os termináis de relajar en las hamacas a la sombrita de la palmera!

Achab dijo...

Un problema claro d eintendencia. Si os hubiérais jamado el cocido al principio como reinas hubieráis estado.

i-boy dijo...

sabia mujer tu abuela!!!!
intentó disuadiros, y al ver que no conseguiría impedir que fueses con tus amigas, no te dió las llaves del cobertizo. Debió pensar que morir congeladas era más dulce que morir ensangrentadas y rebanadas ... ;-P
yo hubiese hecho igual que ella. Además, luego limpiar toda esa sangre debe ser horrible...
me alegro que estuviese bien...

Cattz dijo...

Creo que si voy a Madrid es poco probable que me dejen escaparme más de 5 horas por ahí. Tal vez cuando se normalice más la situación :)

Be dijo...

Illuminatus, yo prefiero que nieve, que lo deja todo mucho más bonito!

D.Gallagher, gracias, gracias, fue una experiencia muy dura y extrema, pero tremendamente enriquecedora.

Pal, me lo tienes que explicar bien, porque así en plan comment me parece un planazo.

Capitán, es que no era viable! El frío era desde el viernes y el cocido el domingo!

i-boy, mi abuela lo sabe todo. Aunque por su culpa, en lugar de con el hacha, estuvimos cortando leña con el cuchillo del pan...

Cattz, en tren se llega en nada. Podemos subir, comer, tirarnos unas bolas y bajar.

Be dijo...

Me había saltado a Molinos!! Nena, me acordé mucho de ti, porque para ir a Cerezuela hay que pasar por Los Molinos...

molinos dijo...

ohhh..menos mal..pensé que me estabas haciendo el vacio...

mmm..pasar por Los MOlinos..quiero detallez...